Diario y Radio U Chile

Año XII, 10 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Salud sexual y reproductiva en pandemia: 1 de cada 3 mujeres no dispuso de anticonceptivos en cuarentena

La segunda Encuesta de Acceso a Salud Sexual y Reproductiva realizada por Corporación Miles reveló que en la crisis sanitaria continúan los problemas para acceder a diversas atenciones.

Diario UChile

  Jueves 23 de julio 2020 16:50 hrs. 
salud sexual





En abril de este año, a partir de un primer monitoreo, Corporación Miles alertó sobre la preocupante situación de la salud sexual y reproductiva en tiempos de pandemia. Entonces el diagnóstico evidenció que 4 de cada 10 personas tuvieron alguna dificultad para acceder a servicios de salud en este ámbito.

La ONG realizó un segundo monitoreo, el que incluyó esta vez el período de cuarentena total. Según los resultados presentados, el 45% de los encuestados presentó dificultades para acceder a servicios de salud sexual y reproductiva, mientras que un 56% de las mujeres no pudo acceder a métodos anticonceptivos.

Además, la segunda Encuesta de Acceso a Salud Sexual y Reproductiva reveló que un 70,8% de quienes consumen métodos anticonceptivos, como píldoras, inyecciones y/o preservativos, percibió un aumento en los precios de estos.

Según informó Corporación Miles, el estudio también evidenció la preocupación de la población a contagiarse, puesto que muchos de los encuestados prefirieron no acceder a salud sexual y reproductiva para evitar el contacto social que significa asistir a un recinto hospitalario. Esto se ve reflejado en las razones que dieron para no haber accedido, en algunos casos, al examen de VIH o del Papanicolau.

“Es urgente crear mecanismos para darle tranquilidad y seguridad a la población de no contagiarse y asegurar que la atención en salud sexual y reproductiva no signifique que la persona deba acudir a una atención médica presencial. Por eso se hace necesario implementar telemedicina en recintos públicos, atención domiciliaria o el envío de exámenes para que la gente pueda acceder a estos servicios sin temor al contagio”, recomienda Anita Peña, directora ejecutiva de Corporación Miles.

Por su parte, la abogada de Corporación Miles, Javiera Canales, comentó que “estamos muy preocupadas por los resultados de ambas encuestas, por cómo esto ha ido creciendo, no ha habido un control, ni una política de Estado robusta que disminuya los efectos secundarios de la falta de servicios sobre prestaciones de salud sexual y salud reproductiva. Desde la Corporación hemos estado acompañando varios recursos de protección en distintas regiones del país de aquellas personas que han visto vulnerado, por ejemplo, el acceso a sus tratamientos de inmunodeficiencia, personas que viven con VIH. En este sentido, podemos acompañar a todas aquellas personas que vean vulnerado el acceso, por ejemplo, a interrupción voluntaria del embarazo, incluso a métodos anticonceptivos”.

Javiera Canales Miles

Javiera Canales, abogada de Corporación Miles. Créditos: Corporación Miles.

Asimismo, sobre el acceso a métodos anticonceptivos, Canales comentó que “los resultados de esta encuesta son tremendamente graves, ya que impactan directamente la vida de las personas y sus proyectos de vida. De acuerdo a cifras de organizaciones internacionales, se establece que incluso la falta de acceso a métodos anticonceptivos en pandemia puede provocar hasta 7 millones de embarazos no deseados, y el 35 por ciento de estos embarazos no deseados se proyectan en América Latina”.

“Es muy importante recordar que los derechos sexuales y los derechos reproductivos son derechos humanos, derechos humanos que están plenamente consagrados en nuestra Constitución y que deben ser exigidos a las autoridades”, añadió.

Ante tal panorama, Corporación Miles han hecho un llamado a las personas que se han visto vulneradas a que se acerquen a la ONG para buscar una solución a su falta de acceso, asimismo aseguraron que seguirán emplazando a las autoridades para que garanticen el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva en tiempos de pandemia.

Principales resultados 

La encuesta revela que la principal dificultad observada es el acceso a los métodos anticonceptivos, alcanzando un 74% de los encuestados. La principal razón que dieron las personas encuestadas es que no se estaba prestando el servicio (41%), había una falta de stock (39%) o no pudieron acceder porque habían subido de precio (38%). Un 56% de quienes tuvieron problemas, finalmente no pudo acceder a ellos.

Además, un 70,8% de las personas que consumen píldoras, inyecciones y/o preservativos percibe un aumento en los precios de los métodos anticonceptivos. De ellos, un 34% estima que el alza de precio es de hasta un 20% más.

En cuanto al examen PAP, el 32% de las personas tuvo dificultades. La principal razón se debió a que no se estaba realizando el servicio (45%) y en segundo lugar a que las personas no estaban yendo a los centros de salud por temor al contagio (41%). Un 89% de las personas que declaró haber presentado esta dificultad, no se realizó el examen.

anticonceptivos

En tercer lugar se observa una dificultad en la realización del examen VIH. Del total de personas que declararon obstáculos, un 24% fue para realizarse el examen que detecta el VIH. La principal razón es que los servicios no están realizando la prueba (49%) y luego porque las personas tienen temor a contagiarse de COVID- 19 (46%).

Por otra parte, en el acceso a condones un 23,5% de las personas declaró no haber podido acceder a condones peneanos y/o vaginales, esto principalmente por no querer acudir a los servicios de salud por temor al contagio de COVID-19 (48%) y luego porque estos no se estaban entregando (38%). Es importante visibilizar que un 57% de las personas que tuvo este problema declaran no haberlo podido resolver.

En lo que refiere a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, un 4.2% tuvo problemas para acceder a la Ley,  debido a falta de stock (60%) y/o por temor a contagiarse (50%). De ellas, un 60% no pudo resolver su necesidad.

Por otra parte, la encuesta indica que en 14% tuvo problemas para conseguir productos de higiene menstrual, esto por un aumento de precio (45%) y por temor al contagio (38%).