Diario y Radio U Chile

Año XII, 14 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Víctimas del clasismo, el encierro y la cesantía: las trabajadoras de casa particular a cinco meses de la pandemia

Para la presidenta del Sindicato de la Región Metropolitana, Luz Vidal, ni la sociedad ni el Estado le han dado la importancia que merece este rubro en la actual contingencia. “Los datos los tienen las autoridades y parece no importarles”, aseguró en conversación con nuestro medio.

Eduardo Andrade

  Sábado 25 de julio 2020 16:15 hrs. 
1





Luz Vidal es tajante con el tema concerniente a los dichos en redes sociales que denostaban a la labor de las trabajadoras de casa particular, y que además hicieron eco de una publicación lanzada en el 2017 llamada “Vivir sin nana”.

“Como gremio no le vamos a dar relevancia a ese tema”, aseguró en conversación con nuestro medio la presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular de la Región Metropolitana.

Para ella, son otras las prioridades que le competen y que están relacionadas con la realidad de las trabajadoras de dicho rubro en medio de la crisis sanitaria, así como las iniciativas legislativas que existen para campear la crisis. Con respecto a la polémica desatada semanas atrás en redes sociales, Vidal recalcó que, “lo único que podemos decir es que refleja lo que nosotros hemos denunciado siempre, una sociedad clasista y discriminadora”.

Luz Vidal.

Luz Vidal.

Pero esta situación no solo se limita a la mirada que tiene parte de la sociedad sobre la labor desarrollada por las trabajadoras de casa particular, sino que bien podría extrapolarse a la actitud que ha tenido el Estado para con el rubro.

Al respecto, según Vidal, la poca ayuda estatal que existe para enfrentar la pandemia es criticable en el sentido de que las cifras, desde mucho antes de la crisis, daban cuenta de la vulnerabilidad de las mujeres que se desempeñan como asesoras del hogar.

“A este trabajo, pese al impacto que tiene en la sociedad y en el desarrollo de la economía familiar, no se le ha dado importancia ni en la sociedad ni el Estado. No en vano, la Dirección del Trabajo, sabiendo la realidad que había, nunca hizo nada. No puede ser que un gremio tan importante a nivel social tenga un 53 por ciento de informalidad. Los datos los tienen las autoridades y parece no importarles”, señaló.

3

Pese a que meses atrás, apenas iniciada la pandemia, la dirigenta había dado cuenta a nuestro medio de la compleja situación que vivían algunas trabajadoras que eran obligadas a pasar cuarentena en sus centros de trabajo, hoy, con cinco meses de crisis sanitaria, Vidal asegura que la situación se ha complicado aún más y que podría dejar graves secuelas en la salud mental.

“¿Cuáles van a ser las consecuencias de estas trabajadoras? Mañana, la misma prensa será quien las condene. Cuando una trabajadora, producto del estrés laboral a lo mejor va a tener un arrebato con un niño, una reacción que no debería tener, van a ser criminalizadas, pero hoy que estamos denunciando esto, ¿quién se hace cargo?”, cuestionó.

Aunque Vidal indicó que la mayor cantidad de trabajadoras sindicalizadas no han perdido su empleo, en el contexto actual es necesario que el Estado pueda garantizar un ingreso mínimo para este rubro, sobre todo tomando en cuenta el nivel de informalidad que existe allí.

2

Al respecto, la dirigenta dio detalles de una iniciativa legislativa que fue lanzada un mes después de la pandemia, y que hoy requiere de urgencia para acelerar su trámite.

Cuida a quien te cuida es un proyecto de Claudia Mix y Maite Orsini y patrocinado por otras parlamentarias, todas mujeres, conscientes de que son otras mujeres quienes muchas veces van a reemplazar una de las funciones que por la definición de roles que la sociedad tiene, son trabajos designados a las mujeres. Tienen confianza de que otra mujer cumpla ese trabajo de trabajo para que ellas puedan desarrollarse laboralmente fuera”, explicó.

Pese a iniciativas como el Bono COVID-19 y el Ingreso Familiar de Emergencia, Vidal recalcó que ninguno de estos proyectos tuvo una consideración especial para con las trabajadoras de casa particular, razón por la cual muchas de ellas no han accedido a tales beneficios. La situación se complejiza aún más, agregó, en el caso de las trabajadoras migrantes, lo que hace necesario una focalización más efectiva de los recursos entregados.