Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de septiembre de 2022

Escritorio

Oposición y oficialismo de cara a la campaña plebiscitaria: ¿quién llega más aunado a la contienda?

Variantes en la bancada de Renovación Nacional y elecciones internas en Evópoli son parte del escenario oficialista con miras al 25 de octubre. Mientras tanto, en la oposición, aún hay dudas respecto de que la unidad mostrada en iniciativas como el retiro previsional, repercutirá en la conformación de un comando único por el apruebo.

Eduardo Andrade

  Sábado 15 de agosto 2020 16:09 hrs. 
3

Compartir en

Queda poco menos de dos semanas para el inicio de la campaña correspondiente al plebiscito constitucional, y el escenario político, tanto en la oposición como en el oficialismo, no solo es de lucha contra el tiempo para llevar de la mejor forma los mensajes a favor del apruebo o el rechazo, sino que también se topa con dificultades respecto de aunar posturas internas antes de dicho proceso.

Del lado del oficialismo, aunque Evópoli tenía en enero mayoría de voces a favor del apruebo, esto mismo fue cambiando durante el mes de julio, y hoy, fuentes en la interna del partido, prefieren esperar el resultado de las elecciones de dicha colectividad (este 15 y 16 de agosto) antes de dar una vocería oficial respecto de la postura que mantendrán.

Mientras tanto, allí cerca, en Renovación Nacional, los comandos tanto del apruebo como del rechazo se mantienen, aunque con algunas variantes que responden a los cambios dentro de su bancada tras los llamamientos para el gabinete presidencial.

Tomás Fuentes.

Tomás Fuentes.

Así, uno de los ascendidos a diputado e integrante de la campaña por el rechazo, Tomás Fuentes, asegura que antes de partir con la campaña, la preocupación de su comando tiene que ver con que la actual crisis sanitaria dificulte la participación en el plebiscito constitucional, lo cual, según dice, cuestionaría la legitimidad del proceso en términos de alcance.

Pese a esto, en conversación con nuestro medio, Fuentes aseguró que la campaña como tal sigue su curso y que, en el caso de su comando, toman como partida el hecho de que el acuerdo del 15 de noviembre no logró acabar con la revuelta, algo que, al menos momentáneamente, sí consiguió la pandemia.

Esto mismo, según el parlamentario, abre un espectro grande en la oposición respecto de lo que se quiere lograr con la idea del apruebo, razón por la cual, dijo, “no creo que todos vayan a converger en un apruebo común porque de ser así, lo podrían haber hecho ya con la constitución y con el congreso actual”.

Ya respecto del sentido de la campaña que integra, Fuentes precisó que la idea es “explicar de una buena manera qué significa rechazar, y el rechazar en lo que estamos comunicando ahora no significa inamovilidad, no significa que no se requieren ciertos cambios. Obviamente hay que hacerlos, pero de forma segura, sin partir de una hoja en blanco, sin saltos al vacío, y esos cambios pueden ser incluso las respuestas de muchas personas que hoy día están por el apruebo”.

En el balance del diputado oficialista, el escenario de apoyo a la opción del rechazo es sumamente distinto a lo que mostraban los estudios realizados por su comando en enero, y que daban cuenta de una interpretación ciudadana que relacionaba la opción del rechazo con una posible nueva ola de violencia.

“Yo podría señalar del apruebo, que es un conjunto de múltiples expectativas, que, si no se cumplen, ¿acaso no van a traer una ola de violencia? Creo que el contexto de la violencia, estando algunos por el apruebo y otros por el rechazo, es lo que tenemos que sacar de la discusión y ver cuáles son los cambios que necesitamos, que no es el constitucional, si eso nunca estuvo en la preocupación de la ciudadanía”, señaló.

El panorama de la oposición

Del otro bando, aunque al parecer existe un ánimo de unidad expresado en la aprobación de propuestas que fueron golpes para el oficialismo, como el retiro del 10 por ciento de los fondos previsionales, esto mismo se ha intentado proyectar hacia la contienda plebiscitaria. Ejemplo de esto viene a ser la última cumbre de la oposición, realizada en la semana pasada, y en la que, en opinión del presidente del partido Comunes, Jorge Ramírez, sí se lograron acuerdos importantes.

Jorge Ramírez.

Jorge Ramírez.

Vamos a hacer una campaña común sobre el plebiscito seguro y participativo, ya que ni el Servel ni el Gobierno están dando las condiciones para poder asegurar que la ciudadanía salga a votar sin miedo. Segundo, reconocemos que ninguno por sí solo es capaz de tener apoderados de mesa en todas las mesas escrutadoras de Chile, por tanto, vamos a tener una red de apoderados comunes. Y lo tercero es que vamos a tener una coordinación, una vez a la semana, donde se van a juntar los comandos, que van a mantener su autonomía y legítimas diferencias, a ponerse de acuerdo en hitos comunes que por sí solos no somos capaces de aguantar”, explicó.

Este último detalle, el de la conformación de un comando único, según el vicepresidente de la Democracia Cristiana, Humberto Burotto, no le roba el sueño a la oposición, y más bien, en conversación con nuestro medio, insistió en que, lo principal ahora, es garantizar la correcta realización del proceso electoral.

“Hay quienes creemos que es factible conformar un comando único, pero si no todos consideran eso, es muy importante que todos los comandos se coordinen para lograr un plebiscito. Allí es donde hay mucha preocupación unánime, en la necesidad de dar las garantías de seguridad a la ciudadanía para participar y de que el voto universal es una exigencia que nosotros vamos a mantener en pie hasta lograrlo”, resaltó.

Humberto Burotto.

Humberto Burotto.

No obstante, según Burotto, el plebiscito no es la única contienda en la que se le tiene que emitir un mensaje al oficialismo, sino que también, como oposición, necesitan aunar fuerzas de cara al calendario electoral de 2021.

“No solo hay un plebiscito a la constitución el 25 de octubre, también con las elecciones de gobernadores, alcaldes y concejales, va a haber un plebiscito al Gobierno, que merece el veredicto popular de rechazo por su ineficiencia, por su insensibilidad y fundamentalmente porque no están marcando las necesidades de la reconstrucción futura que vienen después de la pandemia”, sostuvo.

Para tales objetivos, el reto de la oposición es aún más ambicioso y, en el caso gane la opción del apruebo, tendrá que ir acompañada de un trabajo en conjunto para lograr los cambios propuestos en el órgano constituyente. Sumado a esto, seguramente habrá que empezar a discutir un programa de gobierno y definir, sobre todo, los liderazgos que les permitan ser una alternativa tangible para la derecha.

Síguenos en