Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Juan Gabriel Valdés: “El Partido Republicano tiene miedo al proceso estructural que vive Estados Unidos”

En conversación con nuestro medio, el excanciller analizó el panorama político de Estados Unidos ad portas de las elecciones de noviembre. En un contexto de cambios, según dijo, el partido republicano atravesó durante muchos años un proceso de “aislamiento creciente”.

Diario Uchile

  Jueves 20 de agosto 2020 20:21 hrs. 
Juan Gabriel Valdés.





Es particular y cambiante el escenario político estadounidense a pocos meses de las elecciones presidenciales donde, por un lado, Donald Trump, pretende reconfirmar el éxito de la estrategia utilizada en la anterior campaña, y por el otro, Joe Biden se presenta como la cara de un país que no le teme a la diversidad.

Para analizar esto, nuestro medio conversó con el excanciller e investigador del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Juan Gabriel Valdés, quien indicó que un buen punto de partida para entender el actual proceso electoral es recordar que Donald Trump -pese a haber sido superado en cantidad de votos por Hillary Clinton en la última contienda- logró tener un “alto nivel de adhesión de una minoría consolidada y dura”.

Esto, sin embargo, no es garantía suficiente para vaticinar un triunfo de Trump en noviembre, puesto que, aunque sigue teniendo un importante número de votantes, la apertura de Biden hacia toda la diversidad norteamericana podría hacer tambalear esto mismo.

Donald Trump.

Este escenario de cambios, para Valdés, es también una respuesta al “sistema institucional norteamericano, que fue diseñado para un país homogéneo no para un país heterogéneo. Había un conjunto de personas que participaban en el sistema -hombres, blancos, protestantes, de origen anglosajón- que eran los que organizaron el sistema. Este sistema se fue haciendo cada vez más heterodoxo con ingresos de inmigrantes, sectores afroamericanos y el mundo latino”.

Mientras tanto, agregó el analista, “el Partido Republicano es un partido con miedo al proceso estructural que vive Estados Unidos, con una sensación de aislamiento creciente, con una sensación que, si efectivamente suelta el poder, fatalmente el poder va a ir a un partido demócrata que está recogiendo una votación enorme de esos sectores heterogéneos y distintos”.

Parte de esta estrategia republicana ha tenido que ver con aseverar los dichos de Trump, en los que, en un afán “latinoamericanista”, vaticina un futuro estadounidense muy similar a la realidad venezolana, en el caso de ganar Biden; algo que, para Valdés, es sui generis en el discurso y sumamente descabellado.

1

“Esa sensación es absurda, pero efectivamente muestra que hay una relación entre los fenómenos latinoamericanos y lo que está pasando en Estados Unidos. Trump ha aparecido varias veces como uno de los dictadores centroamericanos que conocimos: el tipo de fenómeno bananero que significa su preocupación por sus campos de golf o la manera en cómo insulta a sus adversarios, el tipo de conspiraciones que cree ver alrededor suyo, la manera en cómo trata a la prensa, son de los típicos personajes que hicieron novelas en América Latina”, explicó.

Ante esta arremetida, aparece el personaje de Joe Biden, que, según Valdés, resulta también ser otro de los fenómenos peculiares de este proceso electoral, principalmente por su edad y la forma en la que se abre a acoger en sus filas a diversos sectores, además de canalizar las diversas demandas sociales de los últimos años.

Joe Biden.

“Lo más notable en los Estados Unidos desde un punto de vista estrictamente político es Bernie Sanders, y es la movilización social que se ha producido desde la base, con grupos de jóvenes organizados, mujeres que lideran la lucha social, parlamentarias de diversos orígenes que representan causas progresistas de distintas naturalezas. Y lo sorprendente es que ese movimiento hoy día sea liderado por un hombre de 78 años, que es Bernie Sanders, y que termine canalizándose a través de un candidato convencional, un senador con 40 años en el Senado de Estados Unidos que también tiene 77”, comentó.

Finalmente, sobre hacia dónde debería estar enfocada la política estadounidense en el próximo Gobierno, Valdés precisó que ni si quiera Biden puede cambiar el rumbo que ya ha tomado la hegemonía de China a nivel mundial, pero que esto mismo, debería replantear la mirada hacia una política más interna y no preocupada por querer ser protagonista de todas las crisis en el mundo. “Es un presupuesto militar que no tiene sentido porque ya las disputas no son militares en el sentido arcaico de la palabra”, sentenció.