Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Alexei Navalny, opositor ruso, es trasladado a un hospital en Alemania

El político se encuentra en estado de coma después de que sus allegados afirmaran que fue víctima de un “envenenamiento intencionado”. Al respecto, la Unión Europea pidió una investigación "rápida, independiente y transparente".

RFI

  Sábado 22 de agosto 2020 10:23 hrs. 
alexei





El avión medicalizado que transportaba al líder opositor ruso Alexéi Navalni, en coma después de que sus allegados afirmaran que fue víctima de un “envenenamiento intencionado”, aterrizó el sábado por la mañana en Berlín.

El avión privado había despegado de la ciudad de Omsk, en Siberia, tras largas y difíciles negociaciones para lograr su traslado. El aparato, fletado por una ONG, aterrizó a las 08H47 locales (06H47 GMT) en el aeropuerto Tegel, en el noroeste de Berlín, según la página web de información del tráfico aéreo Flightradar24.

El estado de Aléxei Navalni es estable“, dijo a la AFP Jaka Bizilj, dirigente de la ONG alemana Cinema for peace, que fletó el avión para su traslado a Berlín.

Navalni, de 44 años, está en un estado grave y será inmediatamente transportado al hospital de la Charité, uno de los más prestigiosos de Europa. La ONG alemana aseguró que financiaba este traslado con fondos privados, pero no quiso precisar su procedencia.

El hospital ruso en el que había sido ingresado el opositor el jueves autorizó el viernes el traslado de Navalni a Alemania, afirmando que su estado era “estable”, tras haberse opuesto en un principio.

“Gracias a todos por su perseverancia. ¡Sin su apoyo, no hubiéramos podido llevárnoslo!”, publicó en Instagram la esposa del opositor, Yulia Navalnaya, que lo acompañó en el vuelo.

Navalni viajaba el jueves desde Tomsk, en Siberia, hacia Moscú en avión cuando empezó a sentirse muy mal. El avión tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Omsk. El opositor fue ingresado en el hospital de aquella ciudad, en cuidados intensivos.

Su entorno mantiene que fue víctima de un “envenenamiento intencionado” con “algo mezclado en su té“. Sin embargo, los médicos rusos aseguraron que no detectaron “ningún veneno” ni en la sangre ni en la orina de Navalni y afirmaron que la hipótesis que privilegiaban era la de un “desequilibrio glucémico” provocado por una bajada del nivel de azúcar en la sangre.

En el hospital de la Charité de Berlín también fue tratado otro opositor ruso, Piotr Verzilov, transportado allí por la misma ONG. Este último, ya curado, también denunció haber sido envenenado.

Varios adversarios a las autoridades rusas han sufrido envenenamientos en los últimos años, en Rusia o en el extranjero. Las autoridades rusas siempre han negado cualquier responsabilidad.

(CON AFP)