Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Contralor Bermúdez e investigaciones por Espacio Riesco: “Se estarían pagando en dos contratos las mismas prestaciones”

El titular de la Contraloría General de la República desarrolló los argumentos que llevaron al ente fiscalizador a declarar ilegal uno de los contratos con el centro de eventos para la implementación del Centro Hospitalario Huechuraba. "Ya está pagando algunas cosas que parece que están repetidas acá en este contrato”, explicó Bermúdez en la comisión investigadora de la Cámara.

Diario UChile

  Martes 22 de septiembre 2020 8:39 hrs. 
file_20190606111442





Este lunes se desarrolló una nueva sesión de la comisión que investiga el contrato entre el Ministerio de Salud -a través de la Subsecretaría de Redes Asistenciales– y el Centro de Convenciones Santiago S.A., mejor conocido como Espacio Riesco, para la implementación del denominado Complejo Hospitalario Huechuraba, el que fue instalado en las inmediaciones del centro de eventos para apoyar la red asistencial en el contexto del combate contra la pandemia del COVID-19.

El convenio entre el Minsal y Espacio Riesco ha sido objeto de investigación no sólo por parte de la Cámara de Diputados, también ha hecho lo suyo la Contraloría General de la República, que ha encargado indagatorias y auditorias a los actos administrativos y contratos que derivaron de la prestación, dando cuenta de algunas irregularidades. La última de éstas, cuando el ente fiscalizador dio cuenta de que un segundo contrato que habían suscrito ambos era “ilegal”, debido a que habían prestaciones duplicadas y que se estaban, presuntamente, pagando dos veces.

Ante esto, ayer fue el turno del contralor Jorge Bermúdez de participar en la comisión que investiga los actos del Gobierno relacionados a la contratación de Espacio Riesco. Ahí, Bermúdez detalló el trabajo que han realizado hasta el momento y las observaciones que han hecho.

“Si uno tuviera que resumirla (situación con Espacio Riesco), diría que aparentemente se estarían pagando, en dos contratos, tanto en el de arriendo como en el de prestación de servicios, las mismas prestaciones”, sostuvo el Contralor. “La Contraloría tiene a la vista el contrato de arriendo y resulta que, en ese contrato, usted ya está pagando algunas cosas que parece que están repetidas acá en este contrato”, agregó.

El 7 de mayo el Centro Hospitalario Huechuraba comenzó a operar con 280 camas distribuidas en dos módulos. Sin embargo, según el contrato, el lugar estaba arrendado desde el 1 de abril. Foto: Agencia UNO.

El 7 de mayo el Centro Hospitalario Huechuraba comenzó a operar con 280 camas distribuidas en dos módulos. Sin embargo, según el contrato, el lugar estaba arrendado desde el 1 de abril. Foto: Agencia UNO.

Sobre los otros reparos presentados al documento, Bermúdez agregó que “luego se pone en tela de juicio que no se entregan antecedentes suficientes que sustenten los valores que se asignan a las distintas prestaciones que se detallan luego en ese mismo contrato” y que “en el punto 3 también la Contraloría objeta la cláusula de prórroga automática que se está estableciendo en el propio contrato”.

Pero también hay ciertos contratos de los que la Contraloría sí hizo toma de razón. Sobre éstos, Bermúdez detalló que si se comparan las prestaciones que están en ese contrato, con las obligaciones suscritas en el mismo, éstas últimas no pasaron por el trámite en el ente fiscalizador. “Y eso es algo que tiene que aclarar el Servicio de Salud todavía. Se supone que lo va a aclarar“, admitió.

“Por un lado, el contrato dice que el inmueble debe quedar en situación que sirva para el funcionamiento del recinto hospitalario, y luego el contrato de prestación de servicio dice que usted tiene que realizar una serie de instalaciones y mantención de esas instalaciones para el recinto hospitalario. Entonces, la verdad hay una declaración general y luego hay ciertas prestaciones específicas que están detalladas en el anexo”, añadió el Contralor General de la República.

En este punto, desarrolló dos de las observaciones realizadas a las prestaciones específicas: “Tiene que explicar cómo estas prestaciones no se superponen con las que ya están en el contrato de arriendo”, dijo en primer lugar. “Tiene que explicar por qué se paga este precio por esas prestaciones. Nosotros no estamos diciendo que no se pueda pagar un poco más, lo que estamos diciendo es que aclare cómo llegó a estos precios que está pagando para llegar a ese nivel de $1.600 millones”, añadió sobre el segundo punto.

En esa misma línea, detalló que “respecto al contrato de arriendo, a lo que se llega es un contrato de un determinado valor por metro cuadrado utilizado. Eso es lo que nosotros tenemos que ahora comprobar y es cuántos metros efectivamente se utilizaron”

El 7 de mayo el Centro Hospitalario Huechuraba comenzó a operar con 280 camas distribuidas en dos módulos. Sin embargo, según el contrato, el lugar estaba arrendado desde el 1 de abril. Foto: Agencia UNO.

El pasado 13 de agosto terminaron las labores del Centro Hospitalario Huechuraba y se decretó su cierre definitivo. Alcanzó a atender a un poco más de 800 pacientes y en su momento de mayor ocupación tuvo más de 200 pacientes al mismo tiempo. Foto: Agencia UNO.