Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Hacia un epistolario colectivo: artista devela el relato ciudadano del estallido social

Durante octubre y noviembre de 2019, la dramaturga y actriz Paula Aros Gho comenzó a recolectar los testimonios vinculados al movimiento social. En ese camino, recolectó más de 200 cartas que serán presentadas por medio de diferentes acciones y a través de las plataformas del Centro Cultural GAM y el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Abril Becerra

  Jueves 22 de octubre 2020 20:09 hrs. 
CARTA AL FUTURO PORTADA



Espero Carolina que cuando leas esta carta sonrías y sepas que pudiste contribuir en la construcción de un nuevo Chile, donde nadie se robe el derecho de vivir en paz, donde las personas no mueran de cáncer por no tener plata, donde el pueblo mapuche reciba las disculpas que merece”. Carolina Llantén, 3 de noviembre de 2019.

Este es uno de los tantos fragmentos presentes en el proyecto de memoria Cartas al Futuro, Octubre 2020 de la actriz y dramaturga Paula Aros Gho, quien hace cuatro años comenzó a trabajar con cartas escritas a mano con el objetivo de generar un relato íntimo y capaz revivir una tradición muy poco frecuente en nuestros días. 

Esta iniciativa surgió durante los días del estallido social y fue desarrollada entre octubre y noviembre de 2019 en diversos espacios públicos como el Centro Cultural GAM, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, el Teatro Camilo Henríquez, Matucana 100, Plaza Ñuñoa, Colegio Francisco Varela y cabildos ciudadanos. En regiones, el proyecto fue replicado en la Plaza de Antofagasta y  en la Estación de trenes de Puerto Varas. 

De esa manera, la artista reunió 250 cartas que respondieron preguntas tales como dónde estarás en un año más, con quién y haciendo qué, así como cuáles serían los cambios para el país en este periodo de tiempo. Entonces, la invitación fue dedicarse una carta que sería descubierta en un año más. 

Carta al Futuro 5

Paula Aros indicó que por medio de este ejercicio se generó un epistolario ciudadano y personal respecto del movimiento social: “Estos relatos escriben la historia del país desde la intimidad. No tienes que ser académica o tener muchos conocimientos teóricos para hacer este testimonio que, efectivamente, puede ser parte de la escritura oficial de la historia. Sólo necesitas un papel, un lápiz y no ser analfabeta”. 

“A nivel artístico es sumamente importante entender que esta obra de arte no sólo se genera a partir de los materiales de la ciudadanía, es decir, como artista soy una persona que está componiendo los materiales y facilitando que esto se transforme en una obra de arte, pero sin la participación de la ciudadanía esto no existiría”, comentó.  

El proyecto también fue una oportunidad para revivir la escritura de cartas. Para Paula Aros este ejercicio le otorga un valor distinto al objeto, sobre todo por las marcas personales que van dejando los participantes en los documentos: “La carta me parece un modo de registro que hoy toma un valor distinto y muy profundo debido a toda la virtualización que hemos tenido de las comunicaciones y la escritura. Hay un tema con la grafología, con ciertos dibujos. No es lo mismo si lo haces mediante un computador o un celular”, dijo. 

Del mismo modo, indicó que en el proyecto existen relatos que develan demandas vinculadas a la desigualdad, la reacción del gobierno frente a los derechos humanos, la desesperanza en los cambios sociales y el miedo. Estas apreciaciones, según detalló, se relacionaron, principalmente, a temas como la salud, la educación y las pensiones. 

“Estas sensaciones están siempre acompañadas por una necesidad de tener calidad de vida, tiempo para estar con la familia, para disfrutar la vida. En todo el rango etario juvenil hay mucho ánimos de luchar y de seguir adelante. Después, tenemos el rango más adulto que está más preocupado de tener que trabajar para poder mantener a las familias y que está como más metidos en el sistema. En los adultos mayores, la tercera edad, hay recuerdos de la dictadura, de lo que fueron las persecuciones. En todo el rango etario infantil hay mucha demanda sobre el planeta. Mucha demanda sobre ecología, sobre la basura, sobre el aire limpio, los árboles, los animales”, dijo. 

Carta al Futuro 4

Este trabajo ya tuvo un primer lanzamiento el pasado 18 de octubre cuando se presentó una primera parte del proyecto por medio de las plataformas del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Entonces, bajo la iniciativa Epistolario Sonoro, se dio a conocer una serie auditiva de 3 capítulos compuesta por extractos de cartas vinculadas al estallido social. 

Este sábado 24 de octubre se realizará una segunda entrega dedicada a las demandas y, finalmente, el 31 de octubre se presentarán los testimonios sobre una nueva Constitución. A su vez, el 31 de octubre se realizará una conversación en GAM sobre el proyecto y se exhibirá la acción audiovisual “Carta al Futuro”. Esta bajada de la iniciativa busca develar las cartas, tal como si fuera un coro ciudadano. 

“El Epistolario Sonoro nació desde la contingencia, porque el origen del proyecto tenía como foco hacer una lectura masiva de las cartas y buscando llegar a cumplir esta promesa que hace el proyecto de hacer esta lectura a un año, llegamos a la acción audiovisual en donde se está haciendo esta grabación en que las cartas como objetos representan a las personas que participaron”, dijo Karen Green, productora del proyecto. 

Green también indicó que lanzar el proyecto, en este marco, es significativo ya que frente a un debate constituyente deben escucharse las múltiples voces de la ciudadanía, ejercicio develado en este trabajo: “Para mi es dar espacio a las voces que escribieron para que sean escuchadas. A un año del estallido, el contexto sigue siendo difícil porque está lleno de demandas, sueños, anhelos de un país mejor, de un cambio. Es el momento para que estas voces se abran y sean escuchadas”, recalcó. 

Carta al Futuro 2

Esta no es la primera iniciativa vinculada a la escritura de cartas. Recientemente, el Museo de la Memoria presentó un trabajo en el que recogió los testimonios de los nietos y nietas de las víctimas de la dictadura. No obstante, lo cierto es que este tipo de ejercicios contribuye a generar un relato colectivo y, paradójicamente íntimo que crece al alero de cualquier narración oficial. De ahí su importancia y fuerza, advirtieron las gestoras de este proyecto.