Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 29 de mayo de 2022

Escritorio

Carlos Ruiz: “Debemos terminar con el régimen de responsabilidad individual que impide la defensa asociativa”

El sociólogo y presidente de Nodo XXI enfatizó en la necesidad de que las personas se involucren políticamente en el proceso que se abrió después del plebiscito del 25 de octubre, y que en particular las fuerzas progresistas conduzcan la discusión hacia los “nudos temáticos” que permitan abrir caminos de transformación política.  

Diario Uchile

  Martes 10 de noviembre 2020 11:11 hrs. 
carlos ruiz

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el académico de esta casa de estudios y presidente de Nodo XXI, se refirió a la forma en que las dirigencias políticas están procesando el nuevo escenario generado a partir de los resultados del reciente plebiscito. En este sentido, Ruiz sostuvo que en lo medular quedó claro que la gente quiere cambios, y el desafío de la política es la de encauzarlos a través de una vía institucional, “porque nadie quiere más mutilados ni más muertos”.

Otro de los desafíos que, en este caso, deberán sortear las fuerzas progresistas es la dispersión en demandas específicas frente a las facciones conservadoras que siendo un tercio pueden transformar ese número en la Convención Constituyente en un 51 por ciento.  

En este sentido, para Ruiz el planteamiento de los temas y contenidos será muy importante, por lo tanto habrá que buscar una discusión sobre los nudos temáticos, que permitan abrir caminos de transformación política, por ejemplo la democratización de las instituciones que dirigen el proceso económico, para buscar mayor integración social, por ejemplo lo que él llama “la independencia malentendida del Banco Central”.  

Pero más importante aún sería, desde su perspectiva, terminar con lo que él llama el régimen de responsabilidad individual, “que impide la defensa de tipo asociativa”. Así, el individuo se siente abandonado, y tiende a paliar los déficits de derechos sociales, por ejemplo, con el crédito. 

“Se termina pagando con la tarjeta de Falabella la atención médica, y después eso termina en un conflicto que carece de procesamiento y de estructuras de derechos y termina, por tanto, en tribunales, termina siendo judicializado. Es un individuo que carece de instituciones asociativas y también carece de una definición de derechos porque está sometido a un régimen de responsabilidad individual”.

Ruiz señala que aún parte de la esfera política no se acostumbra a deliberar de cara a la sociedad y hay que seguir interpelándola para que esto ocurra, y apuntar específicamente a los temas y elementos comunes a las fuerzas progresistas, por ejemplo la diversificación de las formas y regímenes de propiedad.

Lo que deberíamos entender, señala el presidente de Nodo XXI, es cómo organizarnos para ejecutar la lucha contra los cerrojos constitucionales que impiden el desarrollo de las temáticas específicas que distintos grupos de interés tienen.

“Podríamos entender que desde la defensa de los glaciares hasta la nación mapuche o hasta otro tipo de elementos, pueden y deben, para poder instalarse, derribar ciertos cerrojos que son comunes, no sólo aquellos que lo hacen por acción, sino que en la Constitución lo hacen por omisión. Entonces, hay una serie de cuestiones sobre las cuales yo tengo la impresión de que sentarnos a dialogar habría mucho menos problema, que si se instala esta perspectiva desde los cupos que están pensando en otro tipo de carrera, que no puede devorar la oportunidad histórica de redefinir la Constitución que nos rige y el modelo de desarrollo que prescribe”.

Respecto de los discursos contra la política, Ruiz fue enfático en señalar que sin los partidos políticos ni estructuras políticas es difícil conducir el proceso actual, y en lo empalmó con las propuestas sobre lo que llamó “falsos independientes”, por lo plantea apuntar en cambio a la “burocratización de la política” en donde “se constituyen ciertas castas que viven solamente de profesionalizar una condición instalada”.

“Tenemos el riesgo de que esa burocratización de la política induzca a cierta frustración del proceso de transformación que tenemos por delante. Por eso apuntamos a las dificultades que vemos y creo que una forma de solucionar eso es identificar ciertos nudos desde los cuales se pueden irradiar después una serie de discusiones y abrir aperturas hacia una serie de demandas específicas”.

Carlos Ruiz insistió en superar la satanización de los militantes y, por otro lado, la sacralización de los independientes. Es más, a su juicio la militancia política es una condición que hay que enaltecer, y la única forma de resolver los elementos más profundos de la crisis social es a través de la deliberación política.

El académico de la Universidad de Chile, ejemplificó en cómo una parte de la derecha entendió que era mejor insertarse en la dinámica del apruebo -desde un pedestal de independencia política- para, desde dentro, generar las condiciones de cierto acomodo elitario que apunta a mantener las estructuras políticas y económicas. Es por esto, que quienes no forman parte de esa élite, deben organizarse políticamente para contrarrestarlos.

“Los que no tenemos nada, los desposeídos, los que no somos los dueños de los grandes recursos económicos y los grandes medios de comunicación, no tenemos otra esfera para resolver esto y abrirnos paso en las relaciones de poder que no sea a través de la política. En cambio, ellos tienen esos grandes medios de comunicación, tienen esas grandes empresas, tienen esa capacidad de capturar la política estatal por la propia fuerza de facto que tienen a partir de esos elementos, y por lo tanto lo que apuestan es a reducir o a confundir la esfera de la política”.

Finalmente, Carlos Ruiz se refirió  a una posible postulación a la Convención Constitucional. Si bien reconoció que es muy difícil postular por fuera de las estructuras políticas, declaró estar disponible para asumir el compromiso de participar, y de, a la larga, tomar parte del desafío de terminar con el régimen neoliberal en Chile.