Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Ruth Olate, candidata: “Es importante que el pueblo esté luchando por una Constitución que sea para el pueblo”

La que fuera por once años presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular dice que concentrará su campaña en tres puntos básicos: trabajo, salud y mujeres. Aunque hasta el momento el panorama para las candidaturas independientes parece cuesta arriba, Olate dice que luchará por mantener esa postura porque “así no estoy sujeta a lo que me digan que debe tener esta Constitución”.

Eduardo Andrade

  Domingo 22 de noviembre 2020 17:51 hrs. 
Ruth Olate



Esta no es la primera vez que Ruth Olate está inmersa en un proceso constituyente. A finales del 2015, en medio de las primeras etapas del proyecto de la expresidenta Michelle Bachelet para tener una nueva Constitución, la en ese entonces presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular (Sintracap) fue llamada a formar parte de un Consejo Ciudadano de Observadores, cuyo principal objetivo era garantizar la participación de la población en lo que serían los Diálogos Ciudadanos.

Ese año, sin embargo, a Olate le fue detectado un cáncer de mama que le impidió estar al cien por ciento en una instancia que compartió con personajes de todo rubro, como el hoy director de América Solidaria, Benito Baranda, el periodista Patricio Fernández y el futbolista Jean Beausejour. Cinco años después, la también secretaria general de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (Conlactraho), no quiere perderse la oportunidad de volcar su experiencia de 11 años en uno de los sindicatos más importantes del país en la escritura de una nueva Constitución.

“Fui una de las que levantó la bandera para que tuviéramos una jornada laboral como cualquier otro trabajador, con un sueldo mínimo -porque nosotras teníamos el 25 por ciento menos del sueldo mínimo nacional-, y también el no uso de uniforme en lugares públicos”, asegura Olate en conversación con nuestro medio, pero advierte que aún falta mucho más.

Olate 2

¿Qué impresión le queda sobre lo que ha afectado la pandemia a las trabajadoras de casa particular?

Ha sido tan difícil para ellas porque muchas han tenido que quedarse en casa y no pudieron efectuar su trabajo, sobre todo puertas afuera. Yo vivo en Santa Juana, en la región del Biobío, y las compañeras, mayoritariamente, viajan de Santa a Juana a Concepción para poder ejercer el trabajo, y con esta pandemia se les ha hecho muy difícil también. Otras han quedado sin remuneración, entonces ha significado un caos para nosotras.

¿En regiones la situación es aún más complicada?

Es más fuerte porque allí la mayoría de las trabajan puertas afuera. Es muy raro que haya trabajadoras puertas adentro como en Santiago. Y yo creo que, dentro de todo, ha sido mejor para las trabajadoras puertas adentro, aunque muchas se han quedado que estuvieron encerradas por cuatro o cinco meses. Hemos tenido que llegar a ese punto para cuidarnos nosotras mismas y no estar expuestas llevando y trayendo el virus. Como nos movilizamos en el transporte público, mayor cuidado no hay.

¿Cree que se pudo enfrentar mejor esta situación? ¿Qué tipo de apoyos hubieran sido indispensables para el rubro?

Principalmente tener buenas políticas públicas para apoyarnos, pero no solo a nosotras sino también a otras mujeres, como las temporeras, las manipuladoras de alimentos, mujeres que también están sufriendo los efectos más duros de la pandemia.

Casa particular

En ese sentido imagino que se sustenta su motivación para ir a la Convención Constituyente.

La Constituyente para mí es importante porque, en su momento, la presidenta Michelle Bachelet me invitó a ser parte de un Consejo Ciudadano de Observadores para una nueva Constitución. Yo caí enferma en ese entonces, estuve unos meses fuera, pero no renuncié porque para mí es importante que el pueblo esté luchando para una Constitución que sea para el pueblo.

¿Qué recuerda de ese Consejo? ¿cómo se vivió la idea de tener una nueva Constitución?

Fue bien difícil alinearnos todos porque no éramos todos de una misma línea. Había derecha, izquierda, centro izquierda, y para poder equilibrarnos había que tener muchas conversaciones. Había incluso abogados que imponían sus propias ideas y había que estarlos bajando, por la sencilla razón que esto no era solo para una clase de personas, las élites, sino para todos las trabajadoras y trabajadores chilenos. Ahora estamos trabajando para eso y desde el principio de res líneas: trabajo, mujer y salud. Hay otros importantes, pero con estos tres nosotros abrimos nuestra campaña para la Constitución.

Menciona algo clave, el academicismo y su distancia con el pueblo. En su lanzamiento de campaña en redes usó la frase: “Una nana puede escribir una constitución” ¿por qué es importante darle voz a la propia ciudadanía?

Me sumé a esto porque mi idea es trabajar por el pueblo, no por una constitución tan apretada como lo es la de hoy día, y para que no sea escrita por unos cuantos. Tenemos que recoger lo que dice el pueblo, saber cuáles son las necesidades que tiene cada uno y cuan grandes son. Yo, que soy de región, conozco mucho mi pueblo y sé lo que es ser trabajadora de casa particular, sé lo que es sufrir, ser discriminada, creo que nosotras debiéramos ser un aporte para esta nueva Constitución.

Aunque como independiente todo parece cuesta arriba, ¿cómo ha visto ese panorama y sus dificultades?

Como tengo problemas de salud no me puedo movilizar mucho para poder recoger todas aquellas firmas que piden, que son muchas. Tendría que recorrer todo el distrito, porque para mí es importante ir por el distrito 20, que es mi pueblo, y que es bastante grande. Yo me negué también a que me apoye un partido, decidí ser totalmente independiente. Son varios los partidos que me han llamado para ser parte, pero les he dicho que no y que ojalá respeten ese punto, así no estoy sujeta a lo que me digan que debe tener esta Constitución.

¿Qué expectativas tiene para este proceso? Sobre todo en cuanto a lo que necesitan las trabajadoras de casa particular.  

Nosotras tenemos buenas leyes para las trabajadoras de casa particular porque las luchamos por años. Pero lo que necesitamos ahora es una fiscalización efectiva, porque donde hay una relación de trabajo, donde existe un contrato escrito, tiene que existir también la fiscalización, y necesitamos que sea efectiva para que los empleadores puedan acatar las leyes que ya existen en el país. También tenemos un convenio internacional de la OIT, que fue un trabajo arduo que hizo la Conlactraho para todas las trabajadoras y trabajadores del mundo, y que debe respetarse.