Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de octubre de 2022

Escritorio

Luis Eduardo Thayer: “El Estado utiliza a los migrantes para justificar su inoperancia frente al narcotráfico”

El académico de la Cátedra Racismos y Migraciones Contemporáneas de nuestra universidad, realizó un balance sobre la situación de la migración en nuestro país e hizo énfasis en los discursos y relatos que desde el Gobierno intentan vincular a los inmigrantes con el crimen organizado.

Gonzalo Castillo

  Sábado 26 de diciembre 2020 15:11 hrs. 
Luis Eduardo Thayer.

Compartir en

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el sociólogo y académico de la Cátedra de Racismos y Migraciones de la Universidad de Chile Luis Eduardo Thayer realizó un balance sobre el fenómeno migratorio en Chile este 2020, con hitos fundamentales como la promulgación de la Ley de Migraciones por el Congreso, y el endurecimiento de las restricciones fronterizas producto de la pandemia del Covid-19 que han afectado a las personas que quieren ingresar al país de manera permanente.

Thayer señaló que el aumento de los flujos migratorios es una dinámica que se ha dado en toda Latinoamérica desde 2015, alimentada principalmente por la diáspora venezolana, se mantendrá, al menos en el mediano plazo. Al mismo tiempo que se verifica una intensificación de las restricciones para los accesos a migrantes en este 2020, en contexto de pandemia.

“Eso está, de alguna manera, generando una mayor precariedad en el ingreso. Y al mismo tiempo, las políticas deficientes, en el caso de Chile, hacen que las personas migrantes que entran regularmente al país, pierdan el estatus legal, caigan en la irregularidad por las dificultades para hacer los trámites migratorios, por los costos de la multas, entonces hay muchas medidas que se han tomado que tienden a generar irregularidad”.

MIGRAR

Para el caso chileno en específico, el también ex presidente del Consejo Consultivo Nacional de Migraciones señaló que se han implementado tres líneas de trabajo desde el Estado, “que han venido a empeorar las condiciones de vida de las personas migrantes”: en primer lugar están las nuevas restricciones fronterizas lo que ha disparado los ingresos clandestinos; en segundo lugar está la aprobación por parte del Congreso de la Ley de Migraciones, “que no tiene enfoque de derechos y que es una ley que va a crear muchos, desde mi punto de vista, problemas para que las personas extranjeras puedan tener trayectorias que los conduzcan hacia el bienestar”, sostuvo.

“El tercer aspecto que ocurrió en 2020, es que se consolida un relato, un discurso y un tratamiento público de la migración como problema. Se consolida esta idea del migrante como chivo expiatorio de los males que genera el modelo de desarrollo, por ejemplo asociados a la precariedad del empleo que se le imputa al migrante. Hace unas semanas aparece una de las principales cabezas de la PDI asociando migración y narcotráfico, a los problemas del sistema sanitario. Entonces, este relato del migrante como un problema, como un chivo expiatorio, como responsable de los males de la sociedad se consolida como elemento de esta política racista que ha implementado el Gobierno de Chile”.

La inmigración como chivo expiatorio

“Hay un racismo que opera en distintos niveles, que en el caso de los haitianos, y con distinto contenido, distintas manifestaciones, en el caso de ellos, el tema de la suciedad aparece como un discurso y un relato racista”. Con estas palabras, Luis Eduardo Thayer se refirió a los comentarios en redes sociales que en los últimos días han apuntado la migración haitiana como responsable de la suciedad en las calles de Estación Central.

Para el sociólogo, estos comentarios forman parte de un discurso mayor que desde el Estado se ha utilizado para sus justificar sus propias incapacidades, tal como fueron las declaraciones del jefe antidrogas de la Policía de Investigaciones (PDI) cuando señaló a Radio Bío-Bío que “el panorama del narcotráfico cambió con el fenómeno de la inmigración”.

chile-inmigrantes

“Hoy día el Estado chileno está siendo evidentemente desbordado -lo dicen los expertos en la materia- por el fenómeno del narcotráfico, entonces una manera de administrar esa incapacidad que se ha tenido para controlar eso hacia el resto de la población, es imputarle el delito al migrante, que se están regulando las fronteras, que hay una nueva ley (…) Esto es una práctica racista en si misma porque utiliza al sujeto más débil, al que no tiene voz, el que no tiene capacidad para defenderse, se le utiliza de esta manera”.

En este sentido, Eduardo Thayer también calificó como nefasto a algunos medios de comunicación que tienden a replicar estos discursos y relatos que bajan desde la autoridad de manera acrítica, y de esta manera ayudan a perpetuar los estereotipos sobre la inmigración.

Narcotráfico e Inmigración: Vínculo espurio 

Así calificó el académico de la Universidad de Chile los intentos por ligar las actividades del narcotráfico con la inmigración, toda vez que la abrumadora mayoría de las personas que vienen a vivir a Chile de manera permanente lo hacen con la intención de buscar un trabajo para insertarse de manera legal en nuestra sociedad.

Thayer acusó una “utilización intencionada” de parte de algunas autoridades de vincular a la inmigración con el narco, cuestión que desde su punto de vista responde a los problemas de credibilidad y popularidad de los personeros de Gobierno quienes buscan aumentar “sus márgenes de adhesión ciudadana que están muy bajos hoy, por parte del Gobierno”,  a través de la generación de relatos y normas que endurecen las restricciones a la migración: “Se transmite la idea de que los responsables son los migrantes y se los está controlando”, sostuvo.

Rol del jefe de Extranjería

Luis Eduardo Thayer se refirió a la labor realizada hasta ahora por el jefe del Departamento de Extranjería, Álvaro Bellolio, quien a su juicio ha cumplido un rol secundario por ejemplo en la tramitación de la Ley de Migraciones, proceso en el cual ha ejercido labores como aclarar datos o entregar ciertas apreciaciones puntuales, pero que en ningún caso ha liderado la discusión.

Desde la perspectiva administrativa, el sociólogo señaló que durante el período de Bellolio al frente del Departamento de Extranjería, las filas que se verificaban a las puerteas de la repartición pública, ahora se han trasladado al sitio web, lo que profundiza la deficiente calificación de su gestión.

Bellolio Alvaro

“Y las declaraciones que hace Bellolio cada tanto, son también nefastas y contribuyen y están alineadas con convertir al migrante -es una política, en el fondo- en un problema, en el principal causante de los males de la sociedad. No se habla nunca bien de la migración desde el Gobierno si no es para decir que hay buenos y malos migrantes”, planteó. 

Proyecciones del fenómeno migratorio 

De cara al 2021, el académico de la Cátedra Racismos y Migraciones Contemporáneas de la Universidad de Chile, sostuvo que las dinámicas se deberían mantener en el mediano plazo, merced a las permanentes crisis que viven algunos países en América Latina, y que generan flujos migratorios hacia los países vecinos.

Thayer cree que la situación tanto en Haití como en Venezuela, principales fuentes de migración de personas hacia Chile, se mantendrán básicamente de la misma forma que en la actualidad, manteniendo la presión migratoria hacia el resto de Latinoamérica, y se mantendrán a su vez, las políticas migratorias restrictivas en Chile.

“Esto, naturalmente, va a seguir operando y va a perpetuar las precariedades de la población migrante, precariedades que dificultan el acceso efectivo a condiciones de vida dignas, salarios, vivienda, y al mismo tiempo se va a mantener este relato racista y xenofóbico respecto de los migrantes. Yo no veo que vaya a cambiar el panorama, más bien se va a intensificar, ya que el contexto de la pandemia legitima en la ciudadanía, un mayor fortalecimiento del control fronterizo”, concluyó. 

 

Síguenos en