Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Donald Trump condena el asalto al Capitolio y acepta su derrota en medio de creciente exigencia de su destitución

Los líderes demócratas de la Cámara de Representantes y del Senado han exigido al Ejecutivo que declaren vacante el cargo de Presidente por la incapacidad de Trump para "cumplir con los poderes y deberes de su cargo". Pese al cambio de tono del aún mandatario estadounidense, la presión aumenta para que su salida de la Casa Blanca sea antes de cumplir totalmente su periodo.

Claudia Carvajal G.

  Viernes 8 de enero 2021 8:01 hrs. 
_foto37210881_34260a82


Aunque la elección fue el 3 de noviembre, debieron pasar más de dos meses para que el presidente en ejercicio de Estados Unidos, Donald Trump, reconociera su derrota y aceptara que su nombre vino a engrosar la lista de los ahora once mandatarios que no han sido reelectos para un segundo periodo en la historia de Estados Unidos.

Nuevamente a través de su cuenta de Twitter, una vez que fue reabierta a publicaciones, el mandatario expresó su condena al asalto de sus propios partidarios al edificio del capitolio y aseguró que en el tiempo que le queda en la Casa Blanca, se enfocará en organizar la transición al nuevo gobierno, sin nombrar al presidente electo, Joe Biden.

“El Congreso ha certificado el resultado (de las elecciones). Una nueva Administración llegará al poder el 20 de enero. Ahora me centraré en asegurar una transición de poder tranquila, ordenada y sin problemas. Este momento llama a la sanación y a la reconciliación”.

“A todos mis maravillosos seguidores, sé que están decepcionados, pero también quiero que sepan que nuestro increíble viaje apenas está comenzando”, agregó en una frase que ha sido interpretada como un anuncio de una nueva candidatura en 4 años más.

 

Pero estos llamados con tono conciliador no parecen estar surtiendo efectos en bajar la presión que se cierra sobre él, pues cada vez se levanta con más fuerza la idea de destituir a Donald Trump ya sea a través de un impeachment o juicio político o de la aplicación de la Enmienda número 25 que declara la vacancia del cargo debido a su incapacidad para “cumplir con los poderes y deberes de su cargo”.

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un punto de prensa realizado ayer por la tarde, condenó los que calificó como actos sediciosos e intento de golpe instigado por Trump el miércoles en Washington y, además, manifestó su adhesión al llamado del líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, para que el vicepresidente Pence implemente la Enmienda 25 y destituya a este presidente de forma inmediata debido a que se trata de “una persona muy peligrosa que no debería continuar en el cargo”.

“La justicia se aplicará a quienes llevaron a cabo estos actos que fueron actos de sedición y cobardía. A aquellos cuyo propósito era impedirnos de ejercer nuestra responsabilidad: han fracasado. No lograron desviar al Congreso de su solemne propósito constitucional que es validar el abrumador resultado de la elección que determinó que Joe Biden y Kamala Harris sean Presidente y Vice presidenta de Estados Unidos.

A pesar de lo sucedido ayer en el Capitolio, nos paramos frente al país y el mundo para hacer valer nuestro principio fundamental: que el pueblo es soberano y detenta el poder de elegir sus líderes a través del voto, rechazando este atentado de golpe instigado por el presidente Trump”, manifestó la demócrata ante los medios de prensa, para luego exigir la actuación del vicepresidente aplicando la Enmienda 25, insinuando que de lo contrario, será deber del Legislativo el iniciar un juicio político para sacar al controvertido jefe de Estado del Salón Oval.

pelosi

Pero.  ¿Qué es lo que prescribe la enmienda 25? Es un mecanismo excepcional que permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

La sección número 4 de dicha enmienda permite al vicepresidente y a la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desempeñar su cargo. Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes. Su utilización de esta manera no tiene precedentes en la historia del país nortemericano y de decidirse su invocación, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empieza el mandato de Biden.

Uno de los argumentos que se ha usado en favor de esta opción es que, en la práctica, desde que Donald Trump decidió judicializar la elección, ha sido efectivamente Mike Pence quien ha dirigido a la que se considera la nación más poderosa del mundo. El Fiscal jefe de Washington, Karl Racine, en una entrevista con NBC News fue uno de quienes señaló este hecho y aseguró que la destitución del mandatario es un asunto que incluso los gremios de comercio consideran apropiada.

“Le pediría al Vicepresidente que por favor vaya un paso más adelante. Cumpla con su deber constitucional, proteja Estados Unidos, defienda la democracia e invoque la vigésimo quinta Enmienda. Sé que distintos grupos, entre ellos la Sociedad Nacional de Manufactura que no es una organización liberal o progresista, están solicitando la invocación de esta enmienda. Este es un asunto muy serio, por eso hago un llamado al vicepresidente a actuar”.

Hasta el momento, el Ejecutivo para estar haciendo oídos sordos a estos llamados, pese a que desde el Congreso los legisladores insisten en que, si Mike Pence no solicita la aplicación de la vigésimo quinta enmienda, entonces debe llevarse adelante un nuevo proceso de impeachment, esta vez acotado solo a la votación dada la gravedad y publicidad de los antecedentes que apuntan al Presidente como responsable de incitar a un rebelión de la extrema derecha sin precedentes.

En cuanto a la administración, en las últimas 24 horas ya han renunciado a su cargo dos secretarias de Estado, Elaine Chao de Transportes,  y de Educación, Betsy de Vos quien culpó al mandatario de inflamar las ya fuertes tensiones en la ciudadanía.

No hay duda del impacto que su retórica tuvo en la situación, y es el punto de inflexión para mí”, dijo la ahora ex integrante del gabinete en su carta de dimisión.

A esas salidas se agregó en las últimas horas, la de Steven Sund, jefe de la Policía del Capitolio quien fue responsabilizado por las brechas de seguridad en el edificio que permitieron el ingreso de los trumpistas el miércoles recién pasado en un violento asalto que dejó cinco muertos, incluido Brian D. Sicknick, un policía que falleció la noche del jueves (madrugada chilena) producto de las heridas sufridas en el intento de repeler a los partidarios del aún Presidente de Estados Unidos.

 

Foto @Mandal Ngan/AFP