Diario y Radio U Chile

Año XIII, 16 de mayo de 2021

Escritorio MENÚ

Carolina Garrido: “El feminismo tiene que ser la columna vertebral de la nueva Constitución”

La politóloga y actual candidata constituyente feminista comenta cuáles son los desafíos y principales temas que se deberían abordar en la próxima carta fundamental, donde en su opinión la igualdad de género no debe ser un tema, sino un criterio transversal.

Rocío Olivares Mardones

  Viernes 22 de enero 2021 19:57 hrs. 
Observatorio de Género y Equidad


Carolina Garrido Silva (36), politóloga socialista, fue una de las mujeres que jugó un rol en el debate sobre la paridad en el órgano constituyente, ya que formó parte del equipo de expertas que diseñó la fórmula que garantiza una composición paritaria del cuerpo redactor de la próxima Carta Fundamental.

De pequeña Carolina estuvo cercana a la participación política, realizó sus estudios secundarios en el Liceo 1 de Santiago, donde integró parte del centro de alumnos. Al egresar de educación secundaria, ingresó a estudiar ciencias políticas en la Universidad Diego Portales, establecimiento donde fue presidenta del Centro de Estudiantes de su carrera, para luego convertirse en la presidenta de la Federación, durante el periodo del 2004-2005

En entrevista con Radio y Diario U. Chile, Garrido comentó los principales desafíos, temas a abordar y dificultades que enfrentan las mujeres en este camino a una nueva Constitución.

¿Cómo observó el proceso de la paridad de género para la Convención Constitucional?

Cuando los partidos políticos llegan y firman este acuerdo, estableciendo que el sistema electoral iba a ser el mismo para elegir a los convencionales que para elegir los diputados y diputadas, muchas feministas alzamos la voz y dijimos que eso no era suficiente, porque con ese sistema electoral las mujeres solo seríamos un 20%  o un  25% de la Convención Constitucional, y nosotros necesitamos que sea 50 y 50. Está super evidenciado qué cuando hay grupos que no participan en los diseños institucionales, como las mujeres, los pueblos indígenas, los grupos oprimidos en general, sus derechos se ven vulnerados, porque no quedan redactados y no quedan plasmados en la institución, en este caso la Constitución, por lo tanto se siguen perpetuando las desigualdades. Por eso era tan importante que estuviéramos presentes, y ahí nos movimos muy rápido y, además, nos apuramos porque podía venir otro estallido o podría venir algún conflicto social y político que nos podía impedir o hacer mucho más compleja la discusión en el Congreso y por eso nos apuramos en sacarla lo antes posible, Bueno, teníamos razón no porque llegó el estallido sino porque llegó la pandemia, que hubiera frenado la difusión de la paridad considerando la otra prioridad que tenía el país.

¿Cuáles cree que son los principales desafíos que enfrentas como constituyente de cara a la escritura de una nueva constitución?

El principal desafío que enfrentamos es entender que la Convención Constitucional entera comprenda de que la nueva constitución tiene que ser escrita con perspectiva de género. El feminismo no es un artículo, no basta con que digamos que hay igualdad entre hombres y mujeres, sino que cada tema que abordemos desde los derechos sociales, hasta la redistribución del poder, lo veamos con perspectiva de género, es decir, asumiendo, haciéndonos cargo y analizando las desigualdades que existen en la sociedad, que no solamente son de género, también de clase, de raza, de orientación sexual. Haciéndonos cargo de eso es que se  puede escribir una constitución inclusiva, justa y solidaria. Es importante que entendamos que la perspectiva de género, que el feminismo no es un artículo sino que algo transversal, es decir, el feminismo tiene que ser la columna vertebral de la nueva constitución.

Y el segundo desafío obviamente van a ser algunos temas que van a costar mucho más que otros, por ejemplo, es muy probable que cuando analicemos los derechos sexuales y reproductivos, sean mucho más complejos que otros y que haya mucha más resistencia en esos temas que otros. Entonces ahí tenemos una importante lucha que dar respecto a los derechos fundamentales y sobre todo lo que tiene relación con los derechos de plena autonomía de las mujeres.

¿Cuáles cree que son los temas fundamentales a abordar en la escritura de la Constitución en materia de paridad de género y feminismo? ¿Qué debe quedar establecido en esta Carta Fundamental?

A mí no me gusta decir que hay un tema más importante que otro. Me parece que es relevante destacar de que todos los temas que abordemos en la Constitución tienen que ser con enfoque de género. Hay un tema particular sobre el que no se habla mucho, en general la discusión constitucional esta super centrada en los derechos fundamentales, en los derechos sociales y políticos que tiene que quedar garantizado en la Constitución, pero poco hablamos de la redistribución del poder, del sistema político, del régimen político, de las relaciones de los equilibrios de los poderes, y yo considero que cuando lo discutamos tiene que ser bajo una nueva concepción de democracia paritaria. Y eso que logramos en el órgano constitucional, es decir que la Convención Constitucional sea paritaria. Tenemos que extenderla a todas las esferas de toma de decisiones.

Lo segundo debe ser el mandato. Las mujeres somos diversas, al igual que los hombres, la sociedad es muy diversa y por lo tanto es importante que las instrucciones tengan un mandato para legislar, para realizar o para implementar políticas públicas, con perspectiva de género. A a mí eso me parece esencial que lo discutamos, y por supuesto cuando discutamos los derechos fundamentales, ambientales, el derecho a la ciudad, el derecho a la salud, a la seguridad social, todos esos temas tienen que ser elaborados con perspectiva de género. Por ejemplo, cuando hablemos de seguridad social, tenemos que hacernos cargo de la desigualdad que existe, pues hoy  mayoritariamente son las mujeres las que se encargan de las labores domésticas y de cuidado o labores, labores que no son remuneradas, y eso claramente impacta en la seguridad social.

Otro ejemplo es la salud reproductiva, o la contaminación, por ejemplo afecta de manera diferenciada a hombres y mujeres. Cuando hablemos del derecho a la ciudad, hombres y mujeres la vivimos de diferente manera, especialmente cuando pensamos en la seguridad. Todos los temas tienen que tener perspectiva de género, y yo creo que lo último que mencionaría, porque me parece esencial, es avanzar en la corresponsabilidad domestica y de cuidados, porque es una de las formas que nos va a permitir dar un salto importante en igualdad y permitirá que las mujeres puedan acceder y participar en muchos espacios laborales, políticos, sociales, entre otros.

¿Cree que existen desigualdades y barreras que impiden a las mujeres trabajar en política? ¿Cuáles son?

Si, existe una desigualdad y muchas barreras de entrada, una de ellas es que las mujeres tienen a su cargo las labores domésticas y de cuidado, por lo tanto eso impacta en que participen menos en política, dado que tienen esta responsabilidad y no solamente son las labores de cuidado de sus hijos o sus hijas, también son los enfermos, son los padres, son las madres, entre otros. Históricamente, la mujer fue confinada al espacio privado, es decir, a cuidar a los hijos, a las hijas y encargarse de las labores domesticas, una esfera que además por mucho tiempo fue considerada inferior y eso permitió que los hombres pudieran salir de su casa, dedicarse a la política y, por lo tanto, a esta esfera pública que claramente e históricamente fue considerada superior.

La segunda entrada esta relacionada con el proceso de socialización, a las mujeres nos socializan con menos ambición política, y obviamente esto nos impacta en la decisión de involucrarse o no en la política. A esto se suman los estereotipos que tenemos en la sociedad y se que se ven respaldados por los medios de comunicación. Por ejemplo, cuando le piden a a las mujeres ir a hablar sobre un tema, siempre son temáticas como salud, maternidad e infancia, o sea de nuevo en el rol de cuidado. Las mujeres también tienen tienen menos acceso a recursos, a educación, a tiempo de ocio, hay muchas que aún dependen económicamente de hombres, esto también afecta en las decisiones que ellas toman respecto a su vida.

Entonces son muchas barreras y están todas relacionadas, hacen que sea mucho más difícil para las mujeres poder dedicarse a la policía y, por lo mismo, ésas son las que tenemos que eliminar para que tengamos una igualdad de oportunidades para poder participar.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.