Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Covid-19: ¿Por qué se retrasa la entrega de las vacunas?

La falta de vacunas en todo el mundo está provocando una ralentización en las campañas de vacunación. En Europa crece el descontento por el retraso anunciado en las entregas de las dosis de AstraZeneca y Pfizer. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha pedido transparencia a las farmacéuticas.

RFI

  Lunes 25 de enero 2021 11:18 hrs. 
pexels-polina-tankilevitch-3735780


Para conseguir la inmunidad de grupo para todo el Planeta, hay que vacunar al 70% de la población mundial, es decir, a 6.000 millones de personas, lo que requiere al menos 6.000 millones de dosis, o incluso el doble, ya que la mayoría de las vacunas que se comercializan actualmente requieren dos dosis. Una misión imposible de aquí a 2021 desde el punto de vista industrial: este año se fabricarán 2.000 millones de dosis, explica Anne Bucher, ex directora de Salud de la Comisión Europea, en una nota publicada por el think tank francés Terra Nova. Hay suficiente para satisfacer las necesidades de los primeros en comprar, es decir, los países ricos. Hicieron la mitad de los pedidos (51%) cuando sólo representan el 14% de la población. Una de cada cuatro personas en el mundo tendrá que esperar hasta el próximo año para ser vacunada.

Muy lejos de la vacuna universal recomendada por la OMS

El desarrollo de la vacuna, o más bien de las vacunas contra la covid -hay más de una docena de ellas y otros cientos de proyectos en fase de prueba- ha sido un éxito mundial, basado en una cooperación real y acelerada entre los sectores público y privado y entre los países que han participado en los ensayos, pero en esta proeza tecnológica y en esta carrera a menudo mezclada con el nacionalismo, la ley del más fuerte ha prevalecido sobre la visión del bien común. Estados Unidos, capaz de poner 10.000 millones de dólares sobre la mesa para asumir el riesgo y apoyar a los laboratorios esta primavera, está mejor servido. Europa, que sólo ha pagado 3.000 millones de dólares, ya está sufriendo las consecuencias. Sus fabricantes, que también tienen problemas industriales que resolver, están retrasando sus entregas. Después de la estadounidense Pfizer, ahora es la británica Astra Zeneca la que anuncia nuevos retrasos.

Esta carrera desenfrenada por las vacunas en los países ricos también está teniendo un impacto negativo en el precio de las dosis en los países del Sur

Sudáfrica tiene que pagar el doble que los europeos por la Astra Zeneca que encargó en directo para acelerar el ritmo de la vacunación, ya que ahora se enfrenta a una variante del coronavirus aún más virulenta que su predecesora. Sin embargo, la vacuna británica es una de las únicas que se venden a precio de coste, a 2 euros 50 la de 27, según una indiscreción del Ministro de Sanidad belga. El precio se duplica para Sudáfrica porque no contribuyó, como los europeos, a los gastos de desarrollo haciendo un pedido previo, explicó el ministro en cuestión. Muchos países de renta media, como Sudáfrica, hacen su pedido solos.

La OMS ha hablado de una catástrofe moral, pero también se avecina una catástrofe económica

Y es de nuevo la OMS la que da la voz de alarma. En un estudio que se publica este lunes, los economistas calculan el coste de retrasar la campaña mundial de inmunización. Los países de renta media que no se vacunen al mismo tiempo que los demás se verán obligados a prolongar el confinamiento y, por tanto, participarán menos en el comercio mundial. Con repercusiones muy negativas en los países avanzados, según este estudio: un 3,5% menos de crecimiento respecto al nivel anterior a la pandemia debido a la interrupción del comercio. Todavía hay formas de evitar este desastre sanitario y económico, entre otras cosas dando más recursos a la alianza Covax, encargada de abastecer a los países más pobres; todavía le faltan 27.000 millones de dólares. Esto es suficiente para comprar el 10% de las necesidades de vacunas del mundo.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.