Diario y Radio U Chile

Año XIII, 14 de mayo de 2021

Escritorio MENÚ

Patricio Fernández, candidato por el distrito 11: “Estoy convencido de que los hijos de los que votaron Rechazo están hartos del conservadurismo”

En una entrevista con nuestro medio, el candidato de la "Lista del Apruebo" afirma que sus ejes principales de campaña giran en torno a un nuevo pacto social, una nueva democracia, pluralidad, integración y recuperación de los recursos naturales, entre otros temas.

Rocío Olivares Mardones

  Sábado 27 de febrero 2021 14:55 hrs. 
Señal 3 de la Victoria


Patricio Fernández, escritor, filósofo, analista político, fundador y exdirector del The Clinic, es actualmente candidato a constituyente por el distrito 11, que comprende las comunas de Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén.

En 2015, la presidenta Michelle Bachelet lo invitó a formar parte del Consejo de Observadores Constitucionales y realizó diversas visitas en las casas de muchos habitantes del país, donde pudo escuchar de primera fuente los deseos que las personas albergaban para una nueva constitución. Desde entonces que, afirma, se interesó por darle continuidad a estos anhelos.

Fue así como en una entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, comentó cuales son sus principales propósitos y la oportunidad que ve en este proceso de crear un nuevo Chile.

¿Cuáles son sus principales propuestas, considerando que su distrito abarca comunas muy grandes y muy diversas?

Primero hay que aclarar que lo que ofrece un constituyente no es lo mismo que ofrece un concejal, por lo tanto de algún modo lo que yo le oferto a una persona de los sectores más carentes de Peñalolén, es lo mismo que le quiero proponer a los más pudientes de Vitacura. Hay que entender que una constitución es un ente orgánico y armónico, no simplemente una suma de propuestas. Si yo tuviera que partir diciendo algo creo que seria que esta nueva constitución debe conseguir un cambio en el eje que fundó a la carta magna anterior; donde el emprendimiento individual funciona como matriz,  lo que se puede mencionar como el modelo neoliberal.

Esto no significa que termina el capitalismo y pasamos al socialismo, sino que al fin se pone al  centro la colaboración, la convivencia y la búsqueda de una cierta armonía entre todos los miembros de la comunidad. Claramente eso requiere varias transformaciones, donde garantizamos como piso mínimo para todo el pueblo chileno, un Estado que se comprometa a generarles al menos el derecho a la salud, a la educación, a las pensiones y a la vivienda.

En este nuevo pacto social queremos que a nadie le falte salud, educación, pensiones y vivienda, que el pilar fundamental de nuestra sociedad se mida con nuestro éxito como país con criterios más amplios que el crecimiento económico. Quiero garantizar la conectividad a la web y permitir la participación de la comunidad en la deliberación de asuntos públicos hasta hoy reservados a muy pocos.

Debemos restablecer los equilibrios, convivir sustentablemente entre nosotros y con nuestro medio ambiente, procurando la perpetuación y valorización de las maravillas naturales de Chile, debemos volver a ser dueños de nuestros recursos. Sobre todo, cambiar el concepto de ciudad y entorno que tenemos, generando lugares de encuentro y no simples mercados de suelo.

Creo que también es fundamental sobre en este despertar social que se arrastra hace años el respetar la diversidad, la cual nos permitirá emprender proyectos innovadores, inventar convivencias más productivas, desarrollar nuestras inteligencias y cambiar el miedo a la democracia por su goce y su fomento.

¿Qué lo diferencia de los otros candidatos de su distrito? ¿Por qué sus electores debieran interesarse en sus propuestas, considerando que cómo usted lo que señaló en una entrevista, “el D11 es el feudo de la derecha”, dónde además algunas comunas que lo componen votaron mayoritariamente Rechazo?

Bueno para partir, tres de las comunas en las que me estoy postulando son aquellas únicas que votaron por el rechazo. Marcela Cubillos hoy día puede aparecer presentándose como la máxima interesada en él diálogo y en determinados cambios, pero hay que recordar que ella no sólo fue rostro de la campaña pinochetista el año 88, sino que fue la gran representante de la opción del Rechazo.

Yo quiero creer que en esas comunas los hijos de muchos de los se resisten al cambio, que han venido defendiendo la constitución del 80, que no se abren a este mundo nuevo, que no reconocen los cambios tecnológicos, las diferencias de género y la inmensa realidad que relatamos, estarán hartos de esta especie de conservadurismo.

Un mundo diferente, donde la pluralidad se experimenta todo el tiempo, donde el encuentro con la diferencia pasa a formar parte de sus vidas, les llevará a ellos mismos a empujar también la transformación, porque el miedo de sus padres a una amenaza comunista, a una guerra fría, ya pasó.

Quiero creer que mucha de esa gente que votó Rechazo, hoy se dio cuenta donde estamos y habrá visto que sus padres y esas personas están en otro curso de la historia. Por eso mi invitación, nuestra invitación, es a no perderse este cambio y subirse a este carro.

A raíz de su libro “Notas sobre el estallido” ¿Qué fue lo que más le impactó del 18 O? ¿Qué cree que se logró durante este estallido social? ¿Qué demandas del estallido cree que son fundamentales incorporar en la nueva constitución?

Lo principal que se logró es esto que estamos conversando, el camino a una nueva constitución. Ése es el gran logro del estallido social,  forzar a un mundo político muy anquilosado, que protegía las costumbres del siglo XX, a hablar de este nuevo acuerdo. El que hoy se requiere lo vamos a hacer quienes habitamos el mundo presente, o sea, el reto que tenemos por delante es un acuerdo en el que nosotros somos protagonistas. Las nuevas generaciones, todas las nuevas realidades.

Lo principal que yo vi en el estallido social tiene que ver qué tiene que ver con estas juventudes cambiantes, con este distrito que tiene tres comunas del Rechazo, pero que también tiene dos comunas del Apruebo y con un amplio margen. Creo que lo rescatable es que no solamente estaba de telón de fondo una serie de demandas sociales, como ayuda social, pensiones, educación, etcétera; que por cierto son muy centrales en lo que vamos a tener que discutir. Lo que se estaba poniendo ahí en escena eran un un montón de culturas nuevas,  generaciones con nuevos sentires.

Este proceso constituyente consiguió que esa comunidad impusiera a este mundo del poder anquilosado la necesidad de generar una nueva legitimidad.

Usted ha dicho que se deberían incorporar mecanismos de participación ciudadana en la nueva constitución. ¿Cuáles a su juicio son esos mecanismos y de qué manera se podría plasmar eso en la constitución?

Yo creo que una de las cosas más importantes que vamos a tener que hacer es abrir procesos de participación ciudadana durante el proceso constituyente, o sea debiéramos seguir un proceso de escucha muy activa de esa comunidad a la que le fuimos a pedir el voto y ojalá de manera vinculante o lo más cercano posible, ir rindiendo cuentas, generando la posibilidad de que la ciudadanía pueda reunirse,  hacer proyectos, normas constitucionales. Es más yo creo que debiéramos sesionar no solamente en Santiago, sino por lo menos tener unos tres lugares más.

Creo que nosotros debiéramos generar maneras de mantenernos en contacto, proponer espacios para discusión y participación,  que podrían ser por ejemplo a través de plataformas online; en serio a mí por lo menos me gustaría mucho dar esa pelea.

El mecanismo de participación debiera reflejarse después, también, en algunas posibilidades de participación ciudadana establecidos en la Constitución, por ejemplo proponer iniciativas de ley, en algunos casos participación en la determinación de determinados presupuestos. Creo que estamos viviendo en un mundo  tan interconectado, que limitar ese tipo de participación me parece que es una forma de contradecir los tiempos.

Como director y fundador del The Clinic ¿Qué opina sobre la crisis que están viviendo los medios de comunicación?  

En el terreno constitucional me importa profundamente dejar establecida la libertad de expresión como un valor inclaudicable, creo que ahí tenemos un reto muy importante.

Otra cosa es lo que está sucediendo en la evolución de los medios en el mundo entero, o sea el sistema de medios como lo conocimos no da para más, no es el que era antes. Los medios que están subsistiendo son algunos y en muchos casos los más grandes porque algún poderoso los mantiene en pie. El mecanismo de la financiamiento de los medios está en crisis y las redes sociales han abierto la posibilidad de hacer un periodismo llevado a cabo por civiles, o donde periodistas avalados por su propio nombre y experiencia tienen más credibilidad muchas veces que medios completos.

Estamos en medio de una corriente donde vamos a tener que seguir encontrando la respuesta en el camino. No creo que toda esta respuesta esté en el día de hoy, estamos en una gran revolución al respecto. Lo importante es rescatar algunos valores a proteger mientras esto se produce.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.