Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Entre cuchillos y bordados: Catalina Mena llega al Bellas Artes para resignificar los objetos domésticos

A través de una instalación que comprende cerca de 400 cuchillos que cuelgan sobre la Venus arrodillada de Ernesto Gazzeri, la artista nacional reflexiona sobre el sentido de las palabras, el espacio doméstico, la violencia de género y las materialidades de nuestro cotidiano.

Abril Becerra

  Miércoles 10 de marzo 2021 11:08 hrs. 
obra mena


Hace poco más de diez años la artista nacional Catalina Mena Ürményi comenzó a trabajar en una instalación llamada Léxico Doméstico. La idea era rescatar una serie de cuchillos para inscribir en sus hojas mensajes de autoras como Alejandra Pizarnik y Gabriela Mistral. 

No obstante, el lunes recién pasado, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos de la Mujer, la artista presentó la instalación en el hall del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), pero de una forma muy distinta a la develada en años anteriores.

En esta oportunidad, Mena decidió colgar los cuchillos, que ahora portan palabras como “culpa”, “familia” y “mujer”, sobre la Venus arrodillada de Ernesto Gazzeri. ¿El objetivo? Instar a la reflexión en torno al sentido de las palabras, el espacio doméstico, la violencia de género y los objetos que van surgiendo en nuestro cotidiano. 

“Es una obra polisémica. Habla de muchas cosas a la vez. Siempre me había parecido inquietante tener los cuchillos sobre la mesa. Para nosotros, los occidentales, es común sentarnos con los cuchillos sobre la mesa, pero para los orientales es imposible. Para alguien del Medio Oriente también. En la Edad Media las armas quedaban fuera de la mesa, fuera del lugar donde uno está con otros. Esto también habla de nuestra manera de coexistir y relacionarnos”, explica la artista sobre la instalación. 

“Ahí empecé a hablar del léxico, la palabra, la comunicación. Había una cosa que se relacionaba con el cuchillo, el filo y la palabra. Tenía que ver con poner atención para que nos diéramos cuenta de la importancia de las palabras y su posibilidad de herir”, dice. 

Al mismo tiempo, la expositora sostuvo que al colocar la obra sobre la Venus arrodillada se colocaron en diálogo distintas ideas: “Siempre me ha conmovido cómo una escultura de mármol, una piedra tan dura, puede aludir a la sensación táctil y de piel. Además, esta escultura de mármol, que tampoco es tan grande, daba una sensación muy ligada a lo femenino, a la mujer, al cuidado, la intimidad. En contraposición con el Léxico Doméstico, que son estos más de 400 cuchillos que están pendiendo del techo, se generaba un diálogo muy intenso”. 

Para la realización de la obra, Mena debió perforar los cuchillos. Así pudo bordar las palabras seleccionadas en las hojas de estos objetos. De esa manera, la instalación exhibe navajas, cuyos mensajes permiten singularizar un elemento de otro. Mientras, la selección de cuchillos da cuenta de un universo cercano como si cada uno de ellos hubiese sido sacado de una cocina familiar.  

“Como que creemos que la casa es un lugar de refugio, pero al final también es nuestro primer lugar de entendimiento, de compresión y también está ligado a muchas contradicciones. Siempre me ha interesado entender la fragilidad en la que vivimos y cómo vivimos a través del objeto doméstico”, señala Mena. 

“Generalmente, las mujeres somos las más relegadas a la casa. Entonces, quería darle cierto valor a ese mundo doméstico. No le vemos la importancia que debiera tener. No olvidemos que el cuchillo puede ser un arma, pero es lo que nos posibilita la elaboración de alimentos. Al interrogar todos esos objetos con los que vivimos podemos entender y hablar de muchas cosas”, añade la artista. 

La instalación Léxico Doméstico podrá visitarse hasta finales de marzo en el Museo Nacional de Bellas Artes. El público podrá disfrutar de la obra de martes a jueves en los bloques de 10:00, 12:00 y 15:00 horas previa inscripción.