Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 15 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Felipe Berríos por presos del estallido: “Yo no pido regalos ni indultos, pido justicia para ellos”

El sacerdote jesuita abordó las largas prisiones preventivas que han tenido que enfrentar decenas de jóvenes a nivel nacional, varios de los cuales ya han comenzado huelgas de hambre para presionar a la justicia a resolver sus causas a la brevedad.

Diario UChile

  Miércoles 31 de marzo 2021 10:13 hrs. 
Berrios


En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el sacerdote jesuita Felipe Berríos abordó los largos periodos de prisión preventiva que han tenido que enfrentar quienes fueron detenidos en el marco del estallido social, muchos jóvenes que aún esperan que se realicen juicios para resolver su situación.

Al respecto, Berríos señaló que el Gobierno ha hecho una campaña “muy buena” para posicionar a estas personas como culpables de todo lo sucedido, acusándolos de delincuentes, cuando “en realidad son jóvenes que la mayoría que estudia o trabaja, muchos de ellos adolescentes y que no se les ha juzgado porque las pruebas que hay son insuficientes, muchas veces testigos protegidos y como no tienen pruebas suficientes para hacer un juicio van postergando, y la mayoría de estos jóvenes ya lleva más de un año en prisión preventiva y en tiempos de pandemia donde no reciben visitas”.

Además, el sacerdote explicó que muchos han optado por declararse culpables al ver que es la única salida que tienen para dejar la cárcel en un corto plazo, mientras que otros han tratado de suicidarse o han iniciado huelgas de hambre en señal de protesta y presión para sus causas, incluso un joven decidió coser sus labios como parte de esta huelga.

“Lo que se propone es que ojalá la presidenta del Senado pida al Colegio de Abogados o a alguna fundación que se hagan cargo de hacer un informe de cuántos chiquillos son los que están presos en el país, en qué situación física y psicológica se encuentran, y en qué situación jurídica, incluso los que ya se han juzgado. Yo no pido que se les declare libres así no más, sino que se haga justicia con ellos porque no se ha hecho, eso es lo que más violenta”.

Presos de la revuelta RUCH (5)

Además, expresó que la forma en que se han prolongado las prisiones preventivas, para él son un tipo de tortura, dado que no se aplica la misma fuerza de medidas cautelares en otras personas que cometen delitos violentos.

En opinión del sacerdote si se va a comenzar un proceso constituyente que generará las bases para un nuevo Chile, es importante que se comience el diálogo con la revisión de estas causas que tienen una gran injusticia de fondo.

En tanto, sobre la discusión de si son o no presos políticos, Felipe Berríos señaló que cuando se genera ese debate se pierde el foco pues se centra en la discusión académica de la prisión política, sin verse que lo realmente importante es que este tema requiere una solución política.

“Obviamente esto tiene un ingrediente político. Yo pongo el ejemplo que es obvio, los camioneros del sur se tomaron las carreteras con ley anti barricadas, cometieron como cinco delitos delante de todos en plena pandemia (…) Y ni siquiera tuvieron un parte, el Gobierno no aplicó la justicia porque se dio cuenta que había en el fondo un problema político y buscó una solución política, esto otro es lo mismo. No es que se pusieron a tirar piedras porque sí, había un contexto en el país en que no se aguantaba más el tipo de trato que había”.

Además, Berríos explicó estos jóvenes representan a esa parte de la sociedad chilena que ha sido olvidada por el Estado, que ha visto en primera persona la desigualdad del país afectándolos a ellos y sus familias y es desde ahí desde donde nació también su motivación para manifestarse a partir de octubre de 2019.

Berríos

“Uno podrá decir yo no estoy de acuerdo en que rompan cosas y todo eso, pero la mayoría de las veces los que han quemado iglesias, o roto cosas, o saqueado son grupos organizados, y de esos no han agarrado a ninguno. Estos son chiquillos que ni siquiera militan y se han sacado los pillos con ellos, son chiquillos que han ido a protestar pero son chiquillos valiosos”, dijo.

“Yo no pido regalos, no pido indultos, pido justicia para ellos”, comentó.

Finalmente, el sacerdote señaló que si bien el país está sujeto a múltiples contingencias, que han dejado este tema en un segundo plano, es importante no olvidar a estas personas privadas de libertad, dado que sus situaciones son de extrema gravedad.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.