Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 21 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

Marco Kremerman: “Hay una disociación entre lo que el Gobierno considera clase media y lo que existe, que es clase trabajadora”

Nuestro medio conversó con el economista de Fundación Sol respecto de lo que el Gobierno considera clase media, esto, a raíz de los numerosos reclamos que se han registrado producto de que el bono no llegó a gran parte de la gente que dice necesitarlo.

Diario Uchile

  Domingo 18 de abril 2021 16:00 hrs. 
Marco-Kremerman


Desde este sábado ya se puede solicitar el Bono Clase Media, anunciado por el propio Presidente Sebastián Piñera. Un monto de 500 mil pesos, no reembolsable, destinado a ayudar a aquellos trabajadores formales que hayan visto disminuidos sus ingresos a partir de un 20 por ciento.

Todo parecía ir viento en popa, pero este fin de semana las redes sociales se han llenado de reclamos, fotos y memes porque gran parte de quienes se sienten “clase media” han sido rechazados para obtener el monto prometido.

Ante los reclamos de la gente, fue el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, quien hizo una defensa a la medida, indicando que, a la fecha, el número de postulaciones aceptadas es de 1.240.000 postulaciones.

“Este es un número muy relevante, porque es similar al número de personas que recibió el bono 2020, pero también es importante enfatizar, y éste es el llamado al resto de nuestros compatriotas, que nosotros todavía esperamos llegar a prácticamente 2 millones de bonos, eso quiere decir que todavía quedan disponibles cerca de 800 mil bonos”, sostuvo el secretario de Estado.

Más allá de la defensa de La Moneda, el bono Case Media ya ha sido criticado -como se dijo- por las redes y por diversos políticos de oposición ante su aparente escasa cobertura.

Para conversar del tema, Radio y Diario Universidad de Chile se contactó con el economista de la Fundación Sol, Marco Kremerman, quien enfatizó en la disociación que en su opinión tiene el Gobierno entre el concepto de clase media y la realidad de los trabajadores chilenos.

“En cuanto al concepto de clase media, el Gobierno siempre ha imaginado y, en general, la clase política durante las últimas décadas, que en Chile hay una cantidad importante de hogares, que podría ser el 60 o 70 por ciento de los hogares del país, que serían parte de esta clase media, vale decir, que en el imaginario corresponderían a personas que con los ingresos de sus trabajos llegan a fin de mes, no pueden darse grandes lujos pero pueden satisfacer sus necesidades sin apoyos estatales. En cambio, lo que existe en Chile, y ha existido, son sectores medios, muy precarios, que viven de su trabajo y que se tienen que endeudar obligatoriamente para llegar a fin de mes“.

En ese sentido, el el economista explicó con cifras que la clase media referida por el Gobierno es, en realidad, un sector precario que apenas alcanza a cubrir las necesidades básicas.

“Según los datos que teníamos antes de la pandemia, a fines del 2019, un 80 por ciento de los hogares en Chile vive con menos de 1.411.000 pesos, y el 70 por ciento con menos de un millón de pesos al mes. Cuando uno realiza los cálculos de los gastos básicos que requiere una familia promedio, entre tres y cuatro personas, según los datos de la encuesta de Presupuestos Familiares del INE, uno llega, justamente, a ese millón cuatrocientos mil con las cosas básicas: alimentación, transporte, gastos básicos de vivienda, salud, educación, vestuario, entre otros. Entonces hay, claramente, una disociación entre el imaginario del Gobierno sobre lo que considera un hogar de clase media y lo que existe en la práctica, que son clases trabajadoras, sectores medios muy precarios que tienen que recurrir al endeudamiento de manera obligatoria para satisfacer sus necesidades”.

Mucho se discute sobre qué es la clase media. Al respecto, el experto explicó que es un concepto que aun está en disputa pero que, al menos en Chile, pareciera tener un denominador común: son trabajadores a los que no les alcanzan sus ingresos.

“Es un concepto que está en disputa, muy controversial, y cuando uno ve cuáles son las similitudes de los hogares chilenos, más que una clase media lo que uno encuentra aquí son clases trabajadoras que viven de su trabajo. El común denominador de esta cantidad importante de hogares es que, a pesar de que trabajan jornada completa, a pesar de que trabajan mucho, no pueden llegar a fin de mes con los ingresos que generan con sus trabajos, no pueden satisfacer sus necesidades básicas“.

Más allá del debate de clase media y la idea que se ha hecho el Gobierno al respecto, Kremerman criticó el bono en cuestión porque, efectivamente, no llega a quienes lo necesitan. Por lo mismo, lo calificó de una “mala política pública” y señaló dos puntos importantes para poder entregar bonos y ayuda eficientes a la población: la cobertura y el monto monetario.

Que las políticas implementadas sean universales, para que no estén mediadas por la burocracia o los errores administrativos en la entrega o no de un bono o una transferencia, y que el monto sea suficiente, porque tú puedes entregar un bono universal pero cuyo monto es testimonial. Si es que no se implementan medidas que consideren estos dos principios -universalidad y suficiencia- no serán buenas políticas públicas y será muy, muy difícil que las cuarentenas sean efectivas y que se pueda controlar la pandemia lo más rápido posible”.

Según el experto, mientras las autoridades no logren entender la importancia de estos dos puntos, tendrán que seguir lidiando con iniciativas malas, pero que representan una ayuda efectiva a la gente, como es el caso del tercer retiro del diez por ciento de los fondos de las AFPs.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.