Diario y Radio U Chile

Año XIII, 12 de mayo de 2021

Escritorio MENÚ
Denisse Parra, Irene Muñoz y Rossanna Povis

Ley de muerte digna: “Mátenme porque no tengo derecho a cuidados paliativos”

Denisse Parra, Irene Muñoz y Rossanna Povis | Miércoles 21 de abril 2021 11:33 hrs.


“Por favor, ¡inyécteme algo para morir!”, pidió con desesperación la paciente al ver entrar a alguien en su habitación. “¿Por qué? – le pregunté- no soporto estos dolores, no quiero ser una carga y, al final, igual me voy a morir. Esta petición es habitual de escucharse en pacientes que sufren a causa de una enfermedad avanzada, progresiva, limitante e incurable.

El 30 de marzo de 2021 la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprueba proyecto de Ley sobre “muerte digna y cuidados paliativos” que modifica la Modifica la Ley N°20.584. Tiene por objetivo, según refiere: consagrar el respeto y cumplimiento de la voluntad del paciente, su derecho a no padecer dolores o sufrimientos intolerables, evitar la prolongación artificial de la vida y a solicitar asistencia médica para morir1.

Lo primero que establece este proyecto, son los requisitos y condiciones para optar a este derecho, siendo el primero, haber sido diagnosticado de un problema de salud grave e irremediable1. En Cuidados Paliativos, son comunes el dolor físico, psíquico, espiritual o existencial profundo que la persona en esa condición vive y que hace comprensible su solicitud de muerte anticipada; por lo cual, necesita ser aliviada y contenida en sus síntomas integralmente2. La paciente anteriormente mencionada, sufría de una enfermedad no oncológica, sin derecho a acceder a cuidados paliativos en Chile, dado que, éstos solo están garantizados para personas con cáncer avanzado o dolor oncológico severo3.

Frente a esto, cabe preguntarse si el proyecto de ley impulsado este año, y discutido el pasado 14 de abril por la cámara de diputados, podría facultar al equipo de salud a adelantar la muerte esta paciente, pero ¿se garantiza con eso su muerte digna?: No. Desde el principio ético de justicia, parece ser inadecuado que, así como este caso, muchos chilenos no puedan tener más que una sola opción para morir verdaderamente con dignidad, como sí lo brinda los Cuidados Paliativos: sin dolor ni otros síntomas, acompañados de sus seres queridos, con la tranquilidad de haber dejado “todo en orden” y en un ambiente de contención amorosa4.

Con estos antecedentes, deseamos aclarar a la población en forma enfática que este proyecto de ley NO es un proyecto de “muerte digna y cuidados paliativos” como dice su título; debido a que, en su presentación actual, no incorpora en su contenido la implementación de recursos para los cuidados paliativos, convirtiéndose en un proyecto de aprobación de eutanasia. Los Cuidados Paliativos afirman la vida y aceptan la muerte en forma natural2, NO intencional, haciendo todo lo médica y humanamente posible para mejorar la calidad de vida de la persona y familia.

La discusión en el parlamento debería centrarse en garantizar la cobertura universal paliativa de todos los chilenos, independiente de la edad o de la enfermedad, antes de discutir sobre la despenalización del suicidio asistido, lo cual es inadmisible para la deontología en salud.

De esta forma, la paciente de este caso pueda recibir morfina u otro opioide cada seis horas para su dolor muscular y óseo, mantenga asistencia regular por un equipo multidisciplinario de salud de cuidados paliativos junto a su familia, y no tenga que volver a pedir una inyección para morir para dejar de sufrir.

En conclusión, si este proyecto de ley, erradamente llamado de muerte digna fuese aprobada, los chilenos más que dignificar su muerte, estarían optando a su adelanto sin derecho a elegir.

Denisse Parra-Giordano, Departamento de Enfermería Universidad de Chile.

Irene Muñoz Pino, Escuela de Enfermería Universidad Andrés Bello.

Rosanna Povis, Enfermera Paliativista del Sector Público. Capítulo de Enfermería Paliativa Chile.