Diario y Radio U Chile

Año XIII, 17 de junio de 2021

Escritorio MENÚ

Constanza Valdés : “Es difícil que la temática trans quede afuera, aparte les conviene poner el tema sobre la mesa”

Radio Universidad de Chile, conversó con la abogada y excandidata a constituyente, Constanza Valdés, quien comentó los desafíos de la disidencia trans en este proceso constituyente y como podrán plasmar sus intereses pese a no formar parte de la composición oficial.

Héctor Gabriel Campos

  Miércoles 2 de junio 2021 10:26 hrs. 
138712117_102474261824883_7735060090760179216_n


Una de las grandes novedades que dejaron las pasadas elecciones fue que las  candidatas y candidatos de la comunidad LGBTIQ+ , lograron una convocatoria histórica alcanzando siete escaños en la Convención Constitucional. Sin embargo, la comunidad trans no pudo obtener ningún  constituyente, ya sea por la aplicación del arrastre o la paridad de género, dejando a la representación de esta disidencia fuera de la redacción de la Nueva Constitución.

Para analizar esta situación, Radio Universidad de Chile, conversó con Constanza Valdés, destacada activista trans y excandidata a la Convención Constitucional por el distrito 7, quien comentó los nuevos desafíos que tienen como sector a la hora de encontrar  una manera de participar en el debate constitucional y más importante aún, lograr  que sus intereses sean plasmados en la nueva Carta Magna.

Constanza Florencia Valdés, abogada y activista de 30 años, comenzó a tener una gran relevancia en el escenario político en 2016 cuando logró ser una de las activistas más influyentes en la tramitación  de la Ley de Identidad de Género. Después, continuó  su carrera como vocera del Frente Amplio y en 2018 se convirtió en asesora legislativa de diputada Claudia Mix.

Con este trabajo y un progresivo – pero difícil- trayecto para abrirse camino en la política chilena, Constanza decidió aceptar la convocatoria para ser candidata a la Convención Constitucional  por la lista Apruebo Dignidad en el distrito 7, recibiendo un cantidad considerable de votos. Sin embargo, quedó fuera de los electos porque la paridad de género fue aplicada por el pacto y no por la lista.

¿Por qué crees que era tan importante que gente de la disidencia estuviera en la Convención Constitucional?

 Yo creo que la Convención Constitucional tiene el gran desafío de representar a una gran mayoría de personas que componen la sociedad y, sobre todo, a esos sectores que han sido históricamente marginados y discriminados respecto a la creación y aplicación de las leyes. A eso agrégale que hemos sido un país donde ha habido una insurrección fuerte, quizás ayudado por la película “Una mujer fantástica” y lo que fue la Ley de Identidad de Género. Pero también, hemos visto el surgimiento de mujeres trans en el mundo político y en ese sentido, son muy pocos los países que han ido avanzado en esa materia. Además tenemos problemas con la representación y tiene que ver con abrir las puertas de los espacios públicos y que los niños y niñas trans nos vean como ejemplo.

En ese sentido, esa era importancia de tener personas trans en la convención, pensado que hemos sido unas de las personas más afectadas en el ámbito de la comunidad, porque no solamente tenemos problemas para acceder al trabajo, a la vivienda o con la discriminación, sino que también tenemos que luchar constantemente por el reconocimiento mismo de nuestra identidad y eso es importante a la hora de los debates, de dar soluciones a nuestras problemáticas. Por eso hemos sido muy críticas de cómo se dio la composición en la ausencia de personas trans en la convección, sino que también cómo se dio este  fenómeno de cómo la coalición que le gusta flamear nuestra bandera, pero tampoco tuvo la solidaridad suficiente para colocar o instalar a personas trans en el rol electoral, –me refiero a Apruebo Dignidad-, donde existió un aspecto más bien de negociación respecto a quien tiene la mayor cantidad de cupos, en vez de tener la conversación de a quién vamos a llevar a la elección, que no solo esté en la papeleta. No hubo la fuerza necesaria, los estándares de representación que se esperaban era mucho más altos y la coalición entera quedó al debe.

Constanza Valdés, en su campaña a constituyente por el distrito 7.

Constanza Valdés, en su campaña a constituyente por el distrito 7.

¿Sientes que el resto de los constituyentes electos de la comunidad LGBTIQ +, pueden representar bien los intereses de la comunidad trans? ¿Ha podido conversar con ellos?

Mira la verdad es que no he tenido ninguna conversación en general con nadie de los representantes de las disidencias, o de la población LGBTIQ+ en la convención. Aunque si bien no hay personas trans, yo creo que sí van a recoger el guante y ahí va a haber la relevancia necesaria como para empezar a colocar los puntos.

Ahora, también era súper importante eso mismo, por eso hablaba en la pregunta anterior sobre la representación, ya que en general esas conversaciones se irán dando en qué es lo que se necesita, cómo se ve de esta forma. Entonces, de nuevo traspasar esa información hacia una persona que la releve directamente sin nuestra población, hablar directamente de las mismas problemáticas. Ahora, bajo la misma lógica, pensando también en el contexto, en la visibilización de las demandas, yo creo que sin duda se van a empezar a realizar, pensando ya en que tenemos una representación histórica en el ámbito de la convención. Nunca antes habíamos tenido tanta representación en un espacio político tan importante como la convención, nunca antes habíamos tenido personas del ámbito de las disidencias que hubieran podido entrar gracias a un sistema, ya sea político o electoral proporcional o binominal.

Yo pienso que este es un argumento muy importante a destacar y ahora el solo hecho de que haya habido una ausencia de personas trans y que se haya colocado en tela de juicio o en la discusión pública, va a hacer que exista también un pronunciamiento mayor, pero también que exista un trabajo en conjunto en lo que significa esta misma temática. Por supuesto, va a haber un trabajo, yo soy optimista, confío mucho más en la representación del sector de las disidencias que en los otros sectores.

¿Se puede hacer un buen trabajo?

Sí, se puede hacer un trabajo concreto. Yo creo que es algo que se ha ido visibilizando, entonces bajo ese punto de vista, no nos debemos quedar con él “oh! no tenemos personas trans, vamos a perder todo”, no. Porque efectivamente lo que hay que hacer con mayor razón es, primero, de los sectores que somos mucho más cercanos en el ámbito de las disidencias, saber cómo tener esas conversaciones, después con los demás sectores que puedan ser mucho más cercanos en el ámbito del feminismo, y el paso siguiente es también la interpelación a los otros grupos, y el diálogo con los sectores que pudieran ser o más lejanos a la materia o un poquito más conservadores, y sobre todo, pensando también que, más allá de que esto es un ambiente político, también son aspectos estratégicos. ¿Por qué? Porque son 104 votos los que necesitas para agregar ciertos aspectos en la Nueva Constitución. Así que, más allá de la constante interpelación, es súper importante cómo se colocan los temas en la mesa y cómo se pueden lograr aprobar, porque ahí va estar el gran desafío, y todo lo demás va a ser exclusivamente discusiones políticas, teóricas y abstractas, pero el gran desafío va a ser el cómo plasmamos esto en un texto.

 ¿No tienes miedo de que, de alguna manera, haya un apropiamiento cultural por parte de sus consignas, específicamente del mundo de la izquierda que es bastante bueno para alzar banderas que quizás conocen poco?

La verdad es que sí. La izquierda tradicionalmente ha sido la gran discusión, ¿Por qué peleamos tanto  en general con  personas LGTBQ de derecha? Es porque generalmente su sector nunca ha votado, nunca ha estado a favor de estas personas. Ahora, eso no significa que la izquierda siempre ha sido muy progresista, es decir,  no siempre ha estado muy presente con nuestra lucha, pero también ha sido el sector político donde tradicionalmente han estado mucho más llanos a escuchar. Sin embargo, aparece el concepto de instrumentalización, lo que fue ahora en el contexto eleccionario, también fue una instrumentalización de como también a un sector político le convenía, necesitaba hablar mucho para llevar la mayor cantidad de disidencias. Pero muy pocas de esas personas en Apruebo Dignidad fueron electas, si no me equivoco, una de 20 o 30, que es Jennifer Mella, que salió electa. O sea en ese sentido, la discusión constante ha sido cortar la instrumentalización de la izquierda en torno a esas banderas.

Incluso, también ha sido una interpelación constante en cuanto a cómo la izquierda instrumentaliza otras banderas, como lo es el feminismo, como lo es también otras luchas históricamente excluidas, siendo también un sector que carece mucho de representatividad, de incorporación de estas demandas políticas y vemos generalmente hombres, vemos generalmente mujeres de la elite que conversan estas temáticas.

Entonces yo creo que la verdad siempre ha estado ese temor y también esa rabia constantemente de la instrumentalización de lo que significan nuestras banderas de luchas, nuestras demandas, nuestras perspectivas.

IMG-20210121-WA0094

 

 ¿Cómo te gustaría que la comunidad estuviese representada, cómo crees que puedan participar de manera concreta?

Mira, en este sentido, las principales conversaciones las hemos tenido con la Emilia (Schneider), no solamente porque somos amigas y parte del mismo partido, sino que también fuimos las que los primeros días empezamos a hacer mucho ruido, y sobre todo, porque también quedó la sensación de que el mismo sistema electoral fue el que nos dejó afuera, en el caso de la Emilia por el sistema de arrastre, en el caso mío porque la paridad se aplicó por el pacto y no por la lista entera. Entonces en ese sentido hemos tenido muchas conversaciones.

Más allá de no haber sido electas, ya es un tema que está en la agenda política, es difícil que la temática trans vaya a quedar afuera, al mirar la composición de la convención, aparte les conviene poner el tema sobre la mesa. Todos los ojos van a estar puestos en la convención y esa presión social va a provocar que muchas temáticas se posesionen, no solamente esta. Por lo mismo soy optimista.

¿Cuáles son los aspectos que, sí o sí deben estar en la Nueva Constitución, en la relación a los intereses de la comunidad trans?

Son muchos los pilares, porque somos una población a la que el sistema afecta mucho más fuerte que al normal de las personas, entonces, para nosotros en primer lugar, es importante que esta Constitución reconozca el derecho a la identidad, no solamente en relación a la Ley de Identidad de Género, por lo que significa para una persona que se reconozca su identidad misma y no solo el género, sino que también cultural o étnica.

El segundo pilar, tiene que ver con que el Estado asuma un rol fuerte en la prevención, sanción y persecución hacia la violencia de género, crímenes de odio y discriminación. Tiene que quedar plasmado en la esfera política y en la de las instituciones.

La tercera arista, tiene relación con los derechos económicos, sociales y culturales, desde una perspectiva de cómo la población trans lo vive. Ahora en el ámbito del trabajo, empujar entorno a un cupo laboral, avanzar en lo que significa la no violencia en los espacios laborales. Una educación sexual integrada. No solo basta con decir que no va haber discriminación, necesitamos avanzar en una educación sexual, donde se erradique el acoso y la violencia, situar a la diversidad como algo muy propio de la humanidad, y entorno a eso también, lo que significa la vivienda, como afecta eso a la población trans. En todo lo que se discuta ese debe ser el enfoque y ver la posibilidad de constitucionalizarlo.

Y en lo que afecta a la población general, es la democratización de los espacios y la participación real, me refiero a que cuando tratábamos de avanzar en la Ley de Identidad de Género, como comunidad tuvimos muchas trabas para incorporar cosas que realmente nos afectan. En ese sentido, debe mejorarse no solamente la promoción popular de leyes, se debe promocionar el fortalecimiento de la organización por lo que la Constitución debe reconocer lo importante que son para la democracia las organizaciones para que la sociedad pueda intervenir y materializar políticas públicas.

FOTOS : Constanza Valdés

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.