Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 4 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Jorge Flies, gobernador electo de Magallanes: “Se mantiene un enquiste del centralismo en el delegado presidencial”

En conversación con Radio Universidad de Chile la autoridad electa analizó los desafíos de su administración, junto con proyectar la convivencia con el delegado presidencial: "La discusión que viene será, sin dudas, las atribuciones a nivel local y, probablemente, ello lleve a la desaparición del cargo de delegado presidencial o su jibarización ya que en un mismo territorio no puede haber dos cabezas para un mismo sombrero" expresó.

Diario Uchile

  Martes 15 de junio 2021 13:03 hrs. 
jorge flies


Este martes, en la primera edición de Radioanálisis, Jorge Flies, gobernador electo por la Región de Magallanes y la Antártica chilena, analizó los desafíos que implica la asunción de este nuevo cargo y proyectó la primera etapa de instalación de esta nueva autoridad. Según el médico cirujano, se trata de un desafío histórico para las regiones pues es un primer paso definitivo para el proceso de descentralización.

“En nuestra larga historia republicana, esta es la primera vez que el centro entrega poder concreto lo que, sin lugar a dudas, será un cambio del eje del poder político en Chile”, señaló.

La electa autoridad se refirió también a los roles que cumplía el intendente en tanto representante de la Presidencia de la República en la región y cómo manejaba los recursos e inversiones a través del Fondo de Desarrollo Regional, además de tener a su cargo la seguridad interior del Estado y la supervigilancia de los servicios públicos. Eso, a partir del 14 de julio, dejará de existir debido a la entrada en funcionamiento de las autoridades electas que estarán a cargo de la administración superior del gobierno regional.

“Sin embargo se mantiene un enquiste del centralismo en el delegado presidencial que tendrá a cargo la seguridad interior y la supervigilancia de los servicios centralizados y, en caso de emergencia, será quien decida decretar un estado de excepción. En ese aspecto, lo que tenemos por delante es que los gobernadores deberemos aprovechar al máximo nuestras atribuciones entregadas por la ley de gobiernos regionales que data del año 94 y, en la medida que aparezca en la discusión constitucional de la Convención, o en las propuestas de los candidatos a diputados y senadores o en las presidenciales, la discusión que viene será, sin dudas, las atribuciones a nivel local de los municipios y regional de los gobiernos y, probablemente, ello lleve a la desaparición del cargo de delegado presidencial o su jibarización ya que en un mismo territorio no puede haber dos cabezas para un mismo sombrero”.

En materia de la instalación y convivencia con el representante del poder central en la región, Flies manifestó que el tiempo de ejercicio se recortó debido al cambio de fecha de las elecciones por la pandemia, por lo tanto, ese proceso deberá llevarse a cabo con celeridad.

“Nos toca convivir con un gobierno saliente en medio de una derrota electoral gigantesca, y con consejos regionales que tienen su propio proceso eleccionario en noviembre. Ese es un proceso complejo en sí, pero creo que existe voluntad de cooperación de parte del Gobierno con las nuevas autoridades para el proceso de instalación y limar asperezas cuando haya tope de funciones. Acá tiene que haber una voluntad republicana de quienes estemos asumiendo y quienes están dejando los cargos.

Ha habido gestos, por ejemplo, la semana pasada durante la indicación de protocolos regionales, el Gobierno señaló que las máximas autoridades regionales son los nuevos gobernadores electos. Eso ya marca un hito desde el punto vista relacional y, otro detalle que no es menor, es que ante la divergencia entre gobernador y delegado, tales conflictos se pueden subsanar pues cuando una autoridad está legitimada por el voto popular, se puede contactar al Ejecutivo en orden a llegar a acuerdos con rapidez”.

Durante la conversación con Juanita Rojas y Claudio Medrano, el gobernador electo en primera vuelta analizó cómo durante las elecciones de las autoridades regionales se centró en la llamada “batalla de Santiago”, pese a que el impacto real de esta nueva institucionalidad se da precisamente fuera de la zona metropolitana.

“Eso se repite en temas cotidianos y, lo que hemos insistido permanentemente en esta zona extrema que es Magallanes es que, aunque entendemos que Chile es un país unitario, en esa unidad es fundamental reconocer las diferencias. Si somos capaces de reconocer las legítimas diferencias territoriales, de distancia, de particularidades del territorio, de la población y las culturales, probablemente podamos avanzar en un país más justo, igualitario y con mayor dignidad. Una de las cosas que se omite en el discurso es que la desigualdad en Chile tiene que ver en un punto muy importante con la desigualdad territorial y la falta de descentralización como norma heredada de la colonia”.

Consultado sobre los proyectos de ley que se tramitan en el Congreso que entregaría nuevas atribuciones a los gobernadores regionales y qué aspectos requieren una rápida resolución para el manejo de la región, la autoridad electa por Magallanes indicó que es en materia de rentas regionales donde se pueden encontrar elementos de equidad distributiva de los procesos y recursos del Estado.

“La Subdere distribuye de manera discrecional grandes fondos a las regiones y hay inversiones de decisión ministerial que siguen centralizadas en vez de darse en los territorios. Esos proyectos son sensibles para los gobiernos regionales al igual que la ley corta que apunta a los alcances de atribuciones y que propone, entre otras cosas, que sea la Contraloría quien dirima ante estos topes. Eso sería muy importante de tener resuelto en las próximas semanas para que justamente exista un árbitro en caso de discusiones”.