Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 18 de enero de 2022

Escritorio MENÚ

“Con Marinovic y Cubillos no”: el quiebre que ronda a los constituyentes de Vamos por Chile

En la Convención Constitucional se estarían configurando dos corrientes en la derecha: la que está dispuesta a dialogar y la que no pretende dar su brazo a torcer, dentro de este último grupo estaría, por ejemplo, Marinovic, misma que, según varias fuentes de la propia derecha, “no puede ni ver” a varios de sus compañeros de bloque en la Convención.

Camilo Villa J.

  Miércoles 7 de julio 2021 16:14 hrs. 
1625418319_870651_1625418390_noticia_normal_recorte1


Ha llamado la atención el hermetismo de la derecha en la Convención Constitucional. Reacios a hablar con la prensa y con gran parte del resto de constituyentes, Vamos por Chile ha ido quedando aislado, nada menos que en el organismo encargado de redactar la nueva Carta Fundamental, texto que regirá al país, se presume, durante varias décadas por delante.

“Están medios perdidos, descolocados” se escucha entre los jardines del edificio del Congreso Nacional en Santiago, tanto entre constituyentes, funcionarios del recinto y la prensa acreditada.

Este miércoles, cuando la presidenta de la Mesa Directiva de la Convención, Elisa Loncón, recordó a Luisa Toledo, madre de los hermanos Vergara Toledo, gran parte de los constituyentes se pusieron de pie y aplaudieron. Casi todos, menos el bloque de Vamos por Chile.

Al respecto, Teresa Marinovic, cercana al Partido Republicano, criticó el homenaje a Luisa Toledo y pidió, en su lugar, “una manifestación clara en contra de la violencia”, haciendo alusión a la funa que recibió el constituyente Ruggero Cozzi por negar la existencia de los llamados presos políticos de la revuelta.

Ante la actitud de la derecha en la Convención, muchos aseguran que quedarán en la absoluta irrelevancia en la instancia, tal como lo sostuvo Jorge Baradit, constituyente del Comité Socialista.

“Si ellos siguen cerrados como ostra van a ser tan irrelevantes como el primer día. Estábamos todos almorzando en un sector y ellos se vinieron a arrinconar a otro, no puede ganar la derecha dura, hay un sector importante de la derecha que está abierta a conversar, que está dispuesta a debatir temas, pero si gana el sector duro de Marcela Cubillos, Teresa Marinovic en la derecha van a perder, van a caer en la irrelevancia absoluta”.

tere_m

Teresa Marinovic

Efectivamente, personalidades como las de Teresa Marinovic o Marcela Cubillos tienen bastante incómodos a varios constituyentes de Vamos por Chile. Según fuentes a las que accedió Radio y Diario Universidad de Chile dentro del bloque, estar del mismo lado que ellas solo desfavorecerá al oficialismo.

La presunta irrelevancia de la derecha ya es un tema que preocupa al sector. De hecho, el constituyente independiente con cupo UDI, Ricardo Neumann, aseguró que si la derecha no tiene voz ni opinión en la Convención, la Constitución no gozaría de legitimidad por no representar a todos, por lo tanto, no debiesen ser irrelevantes.

“Yo espero que no, porque finalmente para que la ciudadanía apruebe, en el plebiscito de salida, una Constitución que se considere legítima, creo que todos los sectores políticos deben estar incluidos, así como toda la ciudadanía, por lo tanto, por el bien de la legitimidad de una nueva Constitución que represente a todos y a todas, más allá de la correlación de mayorías políticas”, sostuvo.

Ante la encrucijada del sector, se estarían configurando dos corrientes en la derecha: la que está dispuesta a dialogar y la que no pretende dar su brazo a torcer. Dentro de este último grupo estaría, por ejemplo, Marinovic, misma que, según varias fuentes de la propia derecha, “no puede ni ver” a varios de sus compañeros de bloque en la Convención, específicamente a los bautizados como “pelucones”, la disidencia de Vamos por Chile.

Quienes conforman los llamados “pelucones” serían Luciano Silva, Paulina Veloso, Manuel José Ossandón Lira, Raúl Celis, Roberto Vega y Ruggero Cozzi, sin embargo, ellos mismos no descartan que se vayan sumando más.

De hecho, en el grupo de Wathsapp del oficialismo ya habrían criticas cruzadas y diferencias claras entre los convencionales. Hasta ahora las discrepancias no han sido muy notables, pero todo apunta que se irán acrecentando porque varios constituyentes han asegurado a este medio que no se alinearán necesariamente con los partidos de Chile Vamos y actuarán de acuerdo a su independencia.

No sucedió así a la hora de votar por el Presidente de la Convención, pues el oficialismo se alineó con Harry Jürgensen, aunque muchos no votaron convencidos. De hecho, la orden de votar por él bajó desde la UDI, la que no todos obedecieron al pie de la letra, pues el independiente con cupo Evopoli, Bernardo de la Maza, votó por Agustín Squella y, en segunda vuelta, los independientes por lista RN, Luciano Silva y Paulina Veloso, dieron su voto a Patricia Politzer.

Algunos constituyentes de derecha ya advirtieron a sus compañeros que solo votaron alineados con los partidos durante la sesión inaugural para no dar muestras de fraccionamientos, sin embargo, desde entonces, votarán y actuarán según sus convicciones.

Y es que desde “los díscolos” de Vamos por Chile critican que el bloque oficialista no ha sido capaz de leer al país actual y, muestra de ello, fue la propia votación por Jürgensen; un hombre, cuando la intención de varios -díscolos y no díscolos- era votar por una mujer, tal como, dicen, lo pedía la gente.

Según comentan los constituyentes de centro y de izquierda, el fraccionamiento de la derecha es evidente y, de hecho, muchos afirman que el quiebre es inminente.  Si bien los constituyentes oficialistas esperan que eso no suceda, no descartan aquello.

Lo cierto es que la cercanía en el bloque la tienen la UDI y Evopoli, mientras que varios constituyentes de RN se han distanciado de esas dos colectividades.

De hecho hay quienes, incluso, reconocen que tienen coincidencia con convencionales de La Lista del Pueblo, bloque tildado como el más a la izquierda dentro de la instancia.

Ante la inminencia de un quiebre, algunos constituyentes de derecha no descartan acercarse más al centro político de la Convención, y no precisamente por no ser de derecha, sino porque este sector no estaría dispuesto a dialogar y negociar con el resto de los convencionales.