Diario y Radio U Chile

Año XIII, 24 de julio de 2021

Escritorio MENÚ
Claudio Nash

Agenda constituyente, Semanas 1 y 2: “La instalación”

Claudio Nash | Lunes 19 de julio 2021 14:48 hrs.

La mesa tuvo un difícil inicio de labores porque se encontró con un complejo escenario, ya que el gobierno no había generado las condiciones mínimas, ni logísticas ni tecnológicas ni sanitarias, para el correcto funcionamiento de la Convención. Esto obligó a suspender las primeras sesiones y solo a mitad de semana se pudo instalar efectivamente la CC y comenzar a trabajar.


Objetivos de estos artículos

“Agenda Constituyente” es un espacio para dar seguimiento al trabajo de la Convención Constitucional (CC). Este proyecto, que ira alternando sesiones a través de la radio (lunes 07:40 hrs) y columnas de opinión como las que usted tiene a la vista en estos momentos,  lo concebimos como un aporte a la participación popular en el proceso de deliberación constitucional que Chile ha conquistado a partir de la demanda de millones de personas que se volcaron a las calles en octubre de 2019. La participación en dicho proceso excede con mucho la sola posibilidad de votar en los plebiscitos de entrada (octubre de 2020) y salida (cuando se apruebe o rechace el texto elaborado por la CC) o elegir a les constituyentes. Participación real implica controlar la labor de nuestros representantes, ser parte de la discusión sustantiva, proponer temas de debate y ser escuchados y tomados efectivamente en consideración. Para que eso sea una realidad es imprescindible estar informadas de lo que ocurre en la constituyente, comprender los alcances de las discusiones que se dan al interior de la CC y ahí es donde queremos realizar un aporte.

Cada semana iremos informando los avances en el debate constitucional, poniendo en perspectiva algunas de las materias discutidos y relevares las cuestiones sobre las que debemos prestar especial atención. Al ir combinando la difusión radial y escrita queremos abrir las posibilidades para que todes quienes tienen interés en este debate puedan acceder a él en forma oportuna y accesible. En estas columnas, además, se irán acompañando algunos documentos que le permitan a los lectores arribar a sus propias conclusiones.

Este no es un espacio “neutral”, tiene un profundo compromiso con una Constitución basada en los derechos humanos, tanto en sus contenidos como en el proceso de deliberación. A partir de dichas convicciones se evaluará el debate constituyente. Habrá una visión crítica y constructiva, ese es el compromiso.

La difícil instalación de la Convención Constitucional

El Presidente Sebastián Piñera, en cumplimiento del mandato constitucional, convocó a una sesión de instalación de la Convención Constitucional para el 04 de julio de 2021, eligiendo esa fecha en conmemoración de la instalación del primer congreso nacional de la república en 1811.  Esta ceremonia tenía dos objetivos: que les constituyentes o convencionales constituyentes, aceptaran el cargo (no había en estricto rigor un  “juramento”) y la elección de la mesa (presidencia y vicepresidencia) que contempla la Constitución (art. 133 inciso 2º).

El procedimiento de aceptación de los cargos fue mucho más complejo que lo imaginado. La jornada comenzó muy temprano en diversos sectores de la capital, donde diversos colectivos políticos y sociales acompañaron a sus constituyentes para que concurrieran al edificio del ex – Congreso para participar en la ceremonia. Llegando al edificio había efervescencia en las calles aledañas al lugar de la ceremonia y en el entorno de la Plaza de Armas comienzan algunos disturbios y se desata la represión policial. Las noticias de que había represión en las afueras del ex – Congreso comienzan a llegar a los celulares de les constituyentes. Esto ocurría en momentos en que doña Carmen Gloria Valladares, relatora del Tricel encargada de leer el decreto de instalación y dirigir la elección de la presidencia de la CC, iniciaba la ceremonia. Ello motivó que un grupo de constituyentes interrumpiera el acto y durante largos minutos estuviera suspendida la ceremonia hasta que cesó la represión en las calles.

Superado el momento, les constituyentes asumieron formalmente el encargo otorgado por la ciudadanía y se procedió a la elección de la mesa. En primer lugar, se eligió la presidencia. Luego de dos vueltas, fue elegida Elisa Loncón (96 votos). La elección de una mujer, mapuche, académica y electa en uno de los cupos reservados al pueblo mapuche debe ser uno de los mensajes políticos y culturales más interesantes de la historia de Chile. No solo se elegía una constituyente paritaria, con cupos reservados a los pueblos indígenas o primeras nacionales y con una importante participación de independientes, sino que era presidida por una mujer mapuche.

Luego, vino la elección de la vicepresidencia que fue interesante porque mostró las alianzas en la constituyente que ya no eran las tradicionales de la política binominal en Chile. Así, vimos la unidad entre Frente Amplio y el Partido Comunista (Apruebo Dignidad); las vocerías de los pueblos (Lista del Pueblo) que incluían a representantes de primeras naciones ejerciendo un liderazgo importante en la discusión; los Independientes No Neutrales, actuando conjuntamente pero con escasa capacidad de hacer alianzas; la derecha relegada a un rol marginal y sin capacidad de negociación; y, los representante de la concertación (PPD, DC) sin relevancia, pero los constituyentes vinculados al Partido Socialista, actuando con bastante autonomía. Luego de tres vueltas, es elegido el académico de la Universidad de Valparaíso, Jaime Bassa (Apruebo Dignidad)

La mesa tuvo un difícil inicio de labores porque se encontró con un complejo escenario, ya que el gobierno no había generado las condiciones mínimas, ni logísticas ni tecnológicas ni sanitarias, para el correcto funcionamiento de la Convención. Esto obligó a suspender las primeras sesiones y solo a mitad de semana se pudo instalar efectivamente la CC y comenzar a trabajar. En este desaguisado fue clave la figura del secretaria ejecutivo de la Convención, Francisco Encina, quien tenía la obligación de generar las condiciones para el correcto funcionamiento de la CC. La secretaría ejecutiva es un cargo creado por el Presidente Piñera, a través de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres) a cargo del Ministro Juan José Ossa, a fin de cumplir con la obligación constitucional de prestar todo el apoyo técnico, administrativo y financiero para el funcionamiento de la Convención (art. 133 CPR). Frente a los problemas, el ejecutivo cambia al secretario Encina y nombra a Catalina Parot, dando cuenta de que este es un cargo claramente político y que la relación entre el ejecutivo y la CC no será un espacio consensuado.

La primera medida adoptada por la CC fue ampliar la mesa a 9 vicepresidencias (dos de ellas reservadas a pueblos indígenas). Estas aún no han sido electas y será interesante ver cómo se distribuyen. Los criterios pueden ser los políticos tradicionales o nuevas formas de agrupación (temáticas). Veremos qué camino elige la constituyente.

La Declaración sobre los prisión política y militarización en Wallmapu

El jueves 08 de julio, luego del primer debate sustantivo en la CC, se aprobó una declaración sobre la prisión política en Chile y la militarización del Wallmapu. Esta declaración da cuenta de algunas cuestiones que es interesante tener presentes. En primer lugar, la relevancia del contexto de las violaciones de derechos humanos en Chile para el trabajo de la Convención, es decir, para una amplia mayoría de los constituyentes (105 votos a favor de la declaración) el proceso constituyente no puede darse a espaldas de la violencia represiva desatada por el Estado a partir del 18 de octubre de 2019 y de la violencia contra el pueblo mapuche. Segundo, la CC tiene claros cuáles son sus límites y se esfuma el fantasma de una constituyente asumiendo funciones que no le son propias; así, lo que hace la declaración es un gesto político al “demandar” de los otros poderes adoptar medidas que corrijan situaciones que “contravienen el espíritu que guía su trabajo”. Tercero, que en cuestiones relevantes y conflictivas, es posible lograr altos quórums de acuerdo que incluso superan los 2/3.

Las Comisiones

En las última semana de trabajo (12 al 15 de julio), la CC aprobó un reglamento provisorio con normas básicas funcionamiento y una serie de comisiones de trabajo. Tres son comisiones que le permitirán el trabajo organizado: Reglamento, Ética y Presupuesto. Además, se creó un Comité externo de asignaciones.

Asimismo, se crearon 6 comisiones sustantivas provisorias que trabajarán durante 30 días, hasta que se defina la forma definitiva de funcionamiento de la CC. Las comisiones creadas son: a) Derechos Humanos, Comunicación, b) Información y Transparencia, c) Participación Ciudadana, d) Participación y Consulta con los Pueblos Originarios, e) Participación Plurinacional y Educación Popular, Social y Territorial, y f) Descentralización.

A qué debemos prestar atención

La Convención está instalada. Ahora, comienza el trabajo y debemos estar atentos estas semanas a varias cuestiones. Por una parte, cómo van a funcionar las comisiones y de qué forma van a organizar su trabajo y, en este sentido, será fundamental cómo se abrirán los cauces de participación a la ciudadanía. Asimismo, al definir los alcances de las comisiones se podrán ir configurando algunas ideas de cuáles serán los contenidos prioritarios en aspectos sustantivos de la futura Constitución.

Desde una mirada más política, será importante ver cómo quedarán constituidas las vicepresidencias de la Convención. La forma de su integración dará cuenta  de las formas en que se configurarán las alianzas al interior de la CC, que no son las tradicionales de la política en Chile.

Finalmente, en esta etapa es relevante ver cómo se seguirá entendiendo la CC con los otros poderes del Estado. La relación con el ejecutivo sigue tensionada por los problemas de la instalación y será necesario mirar de cerca la relación con el legislativo y el judicial luego de la declaración del 08 de julio.

Por último, habrá que dar seguimiento a la discusión del Reglamento definitivo, que puede tomar un tiempo entre 30 y 90 días, en particular, la forma en que se resolverá el tema del quórum de los 2/3, cuestión que sigue generando tensión al interior de la Constituyente y en diversos sectores políticos.

En definitiva, estamos teniendo el privilegio que no toda generación tiene, ver cómo se constituye y actúa un poder constituyente. Vemos un órganos que comienza a mostrar su poder y eso generará tensiones con los poderes constituidos. Veremos.

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.