Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 28 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Agenda Constituyente, semanas 5 y 6: “Participación popular”

Una cuestión que nos debe llamar poderosamente la atención y estar felices, es el tremendo interés que ha habido por participar en las discusiones por parte de la sociedad civil. La Convención ha informado que se han recibido 1.200 peticiones de audiencias públicas para participar en las distintas comisiones. No hay duda de que este es un respaldo importante para el trabajo de la Convención.

Claudio Nash

  Lunes 16 de agosto 2021 10:43 hrs. 
Convencion


Previamente en Agenda Constituyente

“Agenda Constituyente” es un espacio para dar seguimiento al trabajo de la Convención Constitucional (CC). Este proyecto va alternando sesiones a través de la radio (lunes 07:40 hrs) y columnas de opinión como las que usted tiene a la vista en estos momentos.

En nuestra columna anterior hablamos sobre el proceso de ampliación de la mesa con nuevas vicepresidencias y el inicio del trabajo de las comisiones.

A continuación, vamos a comentar los sucesos más importantes de las últimas dos semanas (02 al 13 de agosto).

Los plenarios

Una cuestión a la que debemos irnos acostumbrando es a entender que el trabajo más político de la Convención se desarrolla a través de los plenarios (que se están realizando los martes) y que el trabajo más técnico/político (ya aprendimos que en la CC nada es puramente “técnico”) se desarrolla en las comisiones de trabajo.

Estas semanas ha habido dos plenarios donde se han tomado importantes decisiones. El martes 03 de agosto el pleno aprobó (128 votos) la integración del Comité Externo de Asignaciones que será el organismo encargado de controlar el uso de las asignaciones necesarias para el trabajo de les constituyentes. Es interesante el hecho que este organismo quedó integrado por personal técnico de instituciones permanentes de la república. Asimismo, en esta sesión del pleno se aprobó (154 votos) que intertanto se aprueba el reglamento de Ética de la Convención, se aplicará provisoriamente el que regula a la Cámara de Diputados/as.

La sesión del pleno del 10 de agosto estuvo bastante movida. En esta se aprobó (111 votos) el Reglamento de Asignaciones y Gastos (documentos) lo que implicó un duro debate entre les constituyentes de derecha y el resto del pleno. El tema de fondo era si el monto de las asignaciones y su distribución implicaba un aumento del “sueldo” de les constituyentes. Es evidente que este es un nuevo debate en la campaña que algunos sectores están impulsando en contra de la Convención. Así, es necesario tener en cuenta que los montos aprobados corresponden a un 30% del ítem presupuestario con el que cuenta los diputados/as para realizar sus labores. Estas asignaciones corresponden a viáticos, asesores y gastos de movilidad imprescindibles para que les constituyentes realicen adecuadamente sus labores. Lo importante, es que los gastos sean controlados (de ahí el rol del Comité Externo), transparentes y que se rinda cuenta y se sancione un posible mal uso.

Otra materia que fue discutida y aprobada en el pleno fue establecer un calendario unificado para las comisiones (no todas fueron creadas la misma fecha por lo que el plazo de 30 días tenía diferentes vencimientos). En síntesis, las comisiones tendrán funcionamiento hasta el 28 de agosto y el reglamento deberá estar aprobado el 10 de septiembre. Esto permitiría iniciar el trabajo de redacción constitucional a partir del 13 de septiembre. Todo un mérito si se logra un acuerdo reglamentario en un poco más de un mes de debate.

Una última cuestión que debemos comentar es que en el pleno del 10 de agosto, las vicepresidencias, a través de la constituyente Rapa Nui, Tiare Aguilera Hey, compartieron algunas reflexiones sobre derechos humanos y en particular, sobre la necesidad de superar las expresiones de racismo que se han hecho una constante en algunos constituyentes.

En síntesis, estamos ante un pleno que se va consolidando como el espacio de las grandes decisiones y reflexiones de la Convención Constitucional. Asimismo, podemos ver que más allá de la sana intensidad de los debates, los acuerdos son posibles y por amplias mayorías.

Las comisiones

Estas semanas las comisiones de la CC han estado muy activas. Todas las comisiones lograron en las primeras semanas dotarse de coordinaciones y reglamentos de trabajo. Ello les ha permitido entrar a los temas para los cuales han sido creadas. Sin duda, la comisión donde están centradas todas las miradas es la de Reglamento ya que de ahí saldrán las normas que permitirán tomar los acuerdos para tener una propuesta de Constitución en los plazos establecidos. Esta comisión se dividió en sub-comisiones que han desarrollado sus labores en las instalaciones de la Casa Central de la Universidad de Chile. Esto motivó un nuevo conflicto con el gobierno que sigue incapaz de generar las condiciones adecuadas de funcionamiento lo que motivó un nuevo cambio en la coordinación (salió Catalina Parot y entró Matías Cox, fiscal de la Segpres).

Una cuestión que nos debe llamar poderosamente la atención y estar felices, es el tremendo interés que ha habido por participar en las discusiones por parte de la sociedad civil. La Convención ha informado que se han recibido 1.200 peticiones de audiencias públicas para participar en las distintas comisiones.  No hay duda de que este es un respaldo importante para el trabajo de la Convención. No podemos olvidar que la legitimidad de la propuesta constitucional que le formule al país la Convención Constitucional no solo dirá relación con el texto que se proponga a aprobación plebiscitaria, sino que también con lo participativo y transparente del proceso de debate constituyente. De ahí que la participación social sea un elemento fundamental.

De la misma forma, es relevante la decisión que ha tomado la Comisión de Descentralización de sesionar en regiones. Sin duda, este será un primer paso en lo que -esperemos- sea una práctica constante de la Convención.

Comisión de DDHH

Como siempre, hacemos una especial referencia a la Comisión de Derechos Humanos, donde han pasado algunas cuestiones interesantes. A fin de cumplir con uno de los mandatos del pleno al aprobar el Reglamentos de las comisiones: “7. Documentar los antecedentes recabados por la Comisión sobre las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado, para ser puesto a disposición de la ciudadanía”, la Comisión inició una serie de audiencias públicas a fin de escuchar a representantes de los pueblos originales y del pueblo tribal afrodescendiente. Estas constituyeron jornadas históricas donde, por primera vez un poder constituyente en Chile, se escuchaban las voces que dan cuenta del genocidio sufridos por muchos pueblos y la violencia institucional que hasta el día de hoy viven los pueblos en manos del Estado de Chile. Solo desde este reconocimiento es posible pensar en un nuevo acuerdo constitucional que se haga cargo de esta historia y proyecte un nuevo futuro de convivencia desde la igualdad y no discriminación, la plurinacionalidad y la interculturalidad.

También ha estado presente en la Convención ha sido el debate en torno a la figura de un constituyente, ex – edecán de Pinochet y ex Almirante de la Armada. Su presencia en la Comisión de Derechos Humanos ha generado un intenso debate. Sin duda este es un debate comprensible atendida la impunidad que ha existido en Chile respecto de quienes detentaron altos cargos en dictadura. Al no haber adoptado medidas oportunas y haber normalizado que quienes tuvieron importantes responsabilidades en un gobierno criminal podían ser parte activa de las instituciones democráticas nos pasa la cuenta hoy. La cuestión relevante es que este debate no desvíe la atención del gran trabajo que está realizando la Comisión de Derechos Humanos.

Una discusión interesante que ha surgido estas semanas es el uso del término “república” en el marco de la discusión reglamentaria. La cuestión es que una sub-comisión (Estructura y Funcionamiento de la Convención) aprobó una norma donde se eliminaba el término “República de Chile” cuando se hace referencia a que la Convención es de los pueblos de Chile y no de la República de Chile. Se le ha intentado dar un cariz más allá de lo que se discutió en la sub-comisión y trasladarlo a si está en riesgo que Chile se defina como República (forma de gobierno donde es el pueblo quien detenta el poder, a diferencia de las monarquías, donde el poder radica en el monarca). Si bien este ha sido un debate exagerado, es interesante comenzar a replantearnos cuestiones que parecían “indiscutibles”. La Convención Constitucional es un espacio para, precisamente, discutir las grandes definiciones e instituciones. Eso es sano. La tradición de que hay cuestiones que no podemos revisar en nuestra institucionalidad es bien lejana a la virtud “republicana”. Abramos el debate, discutamos y decidamos. De eso se trata la deliberación constitucional.

No puedo dejar de mencionar que el viernes 13 de agosto fui invitado a exponer a la Comisión de Derechos Humanos. El tema fue la relación entre Derechos Humanos y Constitución y la forma de estructurar el debate de la Comisión (documentos). Ha sido un largo camino llegar a ver en funciones la Convención y ser parte de este proceso, emociona.

A qué debemos prestar atención

Estas semanas estarán centradas en el trabajo de las comisiones. Debemos estar atentos a quiénes participan y cuáles son los temas que se están planteando. De seguro para nuestra próxima columna, ya tendremos cuáles se perfilan como algunas novedades del futuro Reglamento de la Convención Constitucional.

Santiago, 16 de agosto de 2021