Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Histórico: primera misión espacial civil orbita la tierra

La cápsula de SpaceX con cuatro cosmonautas no profesionales, lanzada este miércoles desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, está orbitando la Tierra a 28.160 kilómetros por hora y completa una órbita alrededor del planeta cada 90 minutos. El periplo durará hasta el sábado 18 de septiembre y alcanzará los 575 km. de altura, unos 160 kilómetros más allá de la Estación Espacial Internacional, más lejos que cualquier otro vuelo espacial humano desde las misiones del Hubble.

Luis Hernán Schwaner

  Viernes 17 de septiembre 2021 9:05 hrs. 
thumbs_b_c_5da56493ba56a3c9567a5f93d4c800b2


Todo comenzó este miércoles 15 de septiembre, cuando despegó desde Cabo Cañaveral el cohete Falcon 9 de SpaceX, cuya primera etapa se desprendió y fue recuperada íntegra en el mar para su reutilización. Luego, la cápsula Dragon, con cuatro turistas espaciales y ningún astronauta profesional a bordo, entró en órbita de la Tierra, según anunció la compañía de Elon Musk. La distancia a la que llegará el SpaceX también es superior a la de los viajes suborbitales que realizaron este mismo año los millonarios Jeff Bezos y Richard Branson a bordo de sendas naves de sus respectivas compañías espaciales privadas, en otro hito en el mercado del turismo espacial que está experimentando un resurgimiento tras una pausa de diez años. Los tripulantes son el multimillonario Jared Isaacman, el ingeniero aeronáutico Chris Sembroski, la asistente médica Hayley Arceneaux, quien es sobreviviente de cáncer, y la científica, piloto y educadora Sian Proctor, todos entrenados durante seis meses para esta misión científica. ¿Pero quiénes son estas personas, estos civiles, y cómo llegaron al espacio? Jared Isaacman, de 38 años, hizo su fortuna desarrollando Shift4, una empresa que brinda servicios de procesamiento de pagos con tarjeta de crédito. Fue quien financió el
proyecto, invitando al viaje espacial a personas con historias inspiradoras. Como por ejemplo, Hayley Arceneaux, de Memphis, Tennessee, quien sobrevivió a un cáncer de huesos cuando era niña y que ahora, a sus 29 años, retornó a trabajar para al hospital Saint Jude que la curó como una forma de devolver la mano ayudando a otros niños
con cáncer. Hayley es la primera persona con una prótesis en viajar al espacio.

También es de la partida la comunicadora y geocientífica Sian Proctor, de 51 años, quien estuvo cerca de ser astronauta de la NASA en 2009, pero no alcanzó entonces a la última ronda de selección. El último de los tripulantes, Chris Sembroski, hizo una donación al hospital Saint Jude, lo que le dio la posibilidad de entrar en un sorteo para llenar la cuarta plaza y… ganó. A sus 42 años, es un veterano de la Fuerza Aérea de EE.UU. y trabaja como ingeniero en la empresa aeroespacial Lockheed-Martin. “Hemos recibido la misma formación para todos estos procedimientos de emergencia que cualquier otra tripulación de astronautas de la NASA en el pasado”, dijo Sembroski durante una entrevista realizada la semana pasada. Fue el último día que él y sus compañeros de tripulación pasaron en sus casas antes de ir a Florida para el lanzamiento.

La expedición utiliza el mismo cohete Falcon 9 y la misma cápsula Crew Dragon que SpaceX desarrolló para el traslado de los astronautas de la NASA hacia la Estación Espacial Internacional, lanzada en noviembre del año pasado al espacio, la que luego regresó a la Tierra en mayo. Ninguno de los cuatro pasajeros trabaja para la NASA, ni para ninguna otra agencia espacial. Eso significa que de esta forma, aunque no tan declaradamente, se va allanando el camino para otro tipo de competencia en la carísima carrera espacial, la que ya no será una exclusividad de las grandes potencias como China, Rusia, Estados Unidos o países como India, sino entre empresas privadas.

Tampoco será ésta la única misión con cosmonautas civiles, sino que vendrán otras que se anuncian desde ya prometedoramente. De hecho, la próxima será muy pronto, en el mes de octubre, cuando dos visitas privadas lleguen a golpear “la puerta” de la Estación Espacial Internacional (EEI). Se trata de una actriz y un director de cine rusos.
Y habrá otra misión civil que llegará a pasar el año nuevo ala EEI.