Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 3 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Especialistas llaman a la cautela ante eventual reducción de cuarentenas de contactos estrechos vacunados contra el Covid-19

La propuesta que está siendo estudiada por el Consejo Asesor bajaría el aislamiento a cinco días, aunque tendría matices en caso de que la persona sea contacto de un caso con variante delta o tenga su esquema de vacunación incompleto.

Natalia Palma

  Viernes 17 de septiembre 2021 8:55 hrs. 
Coyhaique : Vida diaria durante  cuarentena colectiva


Ante el positivo escenario epidemiológico que está atravesando el país y con el 87,2% de la población objetivo vacunada, en el Ministerio de Salud se están analizando nuevas medidas de flexibilización respecto al aislamiento de contactos estrechos de un caso de coronavirus.

Es así que, a solicitud de la Subsecretaría de Salud, el Consejo Asesor Covid-19, está trabajando en recomendaciones para acortar las cuarentenas de 11 a cinco días para quienes estén inmunizados con dos dosis. Esto, considerando que los indicadores de trazabilidad también han mejorado, según consignó La Tercera.

De acuerdo al último informe de Indicadores de Testeo, Trazabilidad y aislamiento, a nivel nacional se reportaron 4,3 contactos por caso Covid positivo y ocho regiones contabilizan más de cinco contactos estrechos por contagiado. Estas son: Arica y Parinacota, Coquimbo, Maule, Ñuble, La Araucanía, Los Lagos, Aysén y Magallanes.

De todos modos, esta recomendación de acortar las cuarentenas a cinco días tendría matices, dependiendo si la persona es contacto estrecho de un caso con la variante delta o si su esquema de vacunación se encuentra incompleto. Además, aún está por definir entre las propuestas la posibilidad de exigir al quinto día un test PCR o de antígeno de “salida” para finalizar el aislamiento.

Al respecto, el infectólogo de la Clínica Las Condes, Rodrigo Blamey, mostró su preocupación frente a una eventual puesta en marcha de esta medida señaló que este tipo de propuesta “son estrategias probabilísticas. Sabemos que la mayor probabilidad de aparición de los casos de infección es en los primeros cinco, siete días pero hay un porcentaje de pacientes que van a enfermarse en forma posterior y hasta los 14 días”, y añadió que “si a eso tú le sumas que no todos los diagnósticos de PCR están asociados a una tipificación de qué variante es, no vamos a saber en realidad cuáles son de la variante delta para todos los casos y probablemente tampoco vamos a saber si es que hay nuevas variantes circulando. Ahora está la variante mu, que parece ser aún más peligrosa”.

Esta postura también fue compartida por la infectóloga del Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Chile, Laura Börgen, quien destacó la necesidad de poner atención frente a la adaptabilidad del Sars-Cov-2.

“Por sus características es un virus RNA. Por lo que tiene una capacidad de mutación impresionante y que tenemos que recordar, que eso no se ha dicho, que este tipo de virus parecido a lo que fue la gripe española no terminan de dar vuelta en su total de mutaciones hasta 10 años. Entonces, la situación tiene que ser tomada, como de acortar a cinco días (las cuarentenas) con mucha cautela y con mucha observación. Tenemos que ver cuál es el origen de las personas, cuál es la situación y seguir controlando con antígenos y PCR”, manifestó.

Por su parte, la doctora e integrante del Consejo Asesor, María Teresa Valenzuela, remarcó que esta medida, aún en análisis, debe considerar la evolución de la enfermedad del país, especialmente a fin de año.

En ese sentido, la epidemóloga afirmó que “hoy lo más importante es la cautela Por lo tanto, no creo que sea conveniente hacer más modificaciones” y se refirió a la importancia de mirar la experiencia internacional, como el caso de Israel que es “un país altamente vacunado, modelo y que, de repente, empezó a abrir puertas todo de una vez y vino una ola tremenda”.

Además, Valenzuela indicó que “personalmente, yo pienso que hay que observar qué es lo que va a pasar estos días del 18, esperar cuánto cambia la situación epidemiológica y ojalá no cambie. Hay que ser cautelosos. Los brotes se detectan oportunamente, se comienza a hacer todo lo que es la trazabilidad, aumentar todo el testeo en los contactos, pero este virus no avisa”.

Asimismo, otro factor de riesgo que al que han apuntado los expertos tiene que ver con la impredictibilidad del comportamiento humano y el relajamiento de las medidas de autocuidado que podría terminar por fomentar nuevos rebrotes de coronavirus.