Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 9 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Histórico ingreso de alumnas al Instituto Nacional

El emblemático colegio recibió a las primeras estudiantes matriculadas, un hecho histórico que da por iniciada la transformación del establecimiento hacia la educación mixta.

Lorena Moreno Berroeta

  Miércoles 22 de septiembre 2021 15:04 hrs. 
InstitutoNacionalMixto


La mañana de este miércoles, la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, junto al Rector del Instituto Nacional, Manuel Ogalde, dieron la bienvenida a la primera generación de niñas matriculadas en el emblemático recinto educacional. Una parte de las 170 alumnas, que este año que ingresaron al nivel de séptimo básico, realizaron un recorrido por el edificio para conocer sus instalaciones y recibieron la insignia característica de establecimiento.

Fundado el 27 de julio de 1813 y abierto solemnemente el 10 de agosto de ese mismo año, el Instituto Nacional es el establecimiento educacional más antiguo de Chile, y durante su historia había sido un colegio enfocado en la enseñanza masculina. Por lo tanto, el acto ocurrido esta mañana ya es catalogado como un hito histórico hacia la transformación para una educación mixta, gracias al proceso de admisión del 2021 que brindó la posibilidad para el ingreso de mujeres y que, gradualmente, irá integrando a alumnas desde séptimo hasta cuarto medio.

Así lo manifestó la alcaldesa Irací Hassler, que destacó la colaboración de los movimientos sociales que hoy permite acceder a una educación de calidad y no sexista, y aseguró que la participación de la comunidad educativa permitirá avanzar en que todos los establecimientos sean plurigenéricos.

“La sociedad chilena es una sociedad plurigenérica, es una sociedad diversa y así deben ser, también, los espacios educativos, como hoy día se abre el Instituto Nacional. Hemos hecho un recorrido muy bonito conducido especialmente por el Centro de Estudiantes, a quienes agradecemos porque han sido parte importante de una lucha de muchos años desde las y los estudiantes, del movimiento de mujeres y feministas, de las distintas comunidades, de las niñas trans que hace bastante años ya son parte de la comunidad educativa del Instituto Nacional, que han permitido avanzar hacia este hito histórico”, expresó Hassler.

En la misma línea, el Rector del Instituto Nacional, Manuel Ogalde, celebró el ingreso de las primeras generaciones de alumnas al establecimiento, y aseguró que “la decisión de haber migrado a este modelo plurigenérico, sin duda, ha aportado a que el Instituto pueda construir una mirada más cercana a la comunidad, en el sentido de dejar detrás esos estigmas que muchas veces nuestros estudiantes tienen que cargar”.

El inicio de las clases presenciales de las primeras alumnas matriculadas en el Instituto Nacional significó la construcción de baños y camarines para adaptarse a las necesidades de las nuevas integrantes del emblemático establecimiento, con una inversión que superó los 297 millones de pesos. En ese contexto, Ogalde explicó que este año han comenzado con clases presenciales para alumnas de séptimo básico y el próximo año tendrán dos niveles, “por lo tanto, indudablemente el colegio se tiene que ir adaptando. Ya estamos con la infraestructura necesaria para ir recibiendo los niveles que ya hemos recibido y que vienen el próximo año, pero indudablemente se va a requerir de mayor inversión”.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la socióloga Claudia Dides manifestó que este hecho es un reflejo de los cambios que son necesarios en la educación chilena. “Me parece espectacular, me parece que es un hecho histórico que da cuenta de los cambios que se tenían que realizar en el marco de la educación, sobre todo de sistemas educativos que tienen un carácter bastante patriarcal de una mirada muy anticuada respecto a la relación que se tienen que establecer en los centros educativos. Una relación que tenga características de igualdad, de convivencia entre todos los y las seres humanos que habitamos, en este caso, la Región Metropolitana. Así que me parece que era una cuestión anhelada y no se entiende por qué no se había hecho antes. Creo que esto le va a dar otro significado y le va a otorgar otra posibilidad de estar, de existir, al Instituto Nacional”, afirmó.

En ese sentido, Dides destacó que la interacción entre hombres y mujeres es una acción que profundiza la democracia y permite el desarrollo de emociones como la empatía, ya que evita situaciones de violencia y prácticas abusivas que han estado impregnadas en colegios principalmente de hombres, lo que ayuda a derribar los estereotipos de comportamiento y subordinación que se tienen sobre las mujeres en la sociedad actual.

“Me parece que tiene que haber una educación igualitaria, no sexista. Una educación que sea democrática basada en los derechos humanos, pero creo que lo importante es qué tipo de educación queremos dar y otorgar a nuestro país. Los proyectos educativos conservadores no permiten desarrollar las habilidades para tener una educación sexual y no sexista, que es una cuestión de la mayor importancia hoy día”, cerró la experta en estudios de género y cultura.