Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

ONU: Cumbre alimentaria y protestas

GRAIN es una organización internacional de la sociedad civil creada para apoyar a campesinos y movimientos sociales en su lucha por lograr sistemas alimentarios basados en la biodiversidad y controlados comunitariamente. Por su parte, la revista Biodiversidad, sustento y culturas es una publicación latinoamericana trimestral publicada a través del esfuerzo coordinado de la Alianza por la Biodiversidad en la que participan GRAIN, la Vía Campesina/Anamuri, de Chile y organizaciones afines de Uruguay, Ecuador, Costa Rica, Argentina, Brasil, Colombia, Honduras, Paraguay y México.

Luis Hernán Schwaner

  Miércoles 22 de septiembre 2021 15:23 hrs. 
124-millones-de-personas-afectadas-por-el-hambre

Este jueves 23 de septiembre, en la sede de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, comienza la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas (CSANU), evento mundial al que estas organizaciones y publicaciones consideran como un verdadero peligro planetario. GRAIN y Biodiversidad enfatizan que “lo que necesitamos son soluciones reales para superar la crisis alimentaria global -soluciones que busquen respuestas reales a las necesidades de campesinas y campesinos, pescadores artesanales, pastores nómadas y pueblos indígenas- y que nos conduzcan hacia el concepto de la soberanía alimentaria”, alegan.

Por lo demás, visto desde afuera, se tiende a suponer que una Cumbre de tal envergadura es organizada por Naciones Unidas con el propósito de ayudar a resolver la crisis alimentaria global, en la que más de  800 millones de personas padecen hambre y otros 1900 millones en el mundo sufren obesidad. Se supone que el objetivo, la meta y el propósito refiere a un intento serio y ponderado de la organización internacional por lograr balancear los sistemas alimentarios con los Objetivos del Desarrollo Sustentable. Pero, afirman los jóvenes manifestantes cibernéticos de GRAIN  y Biodiversidad, no van a conseguir nada de aquello porque, desde que se planteó realizar la Cumbre, ésta fue “secuestrada” por los grandes intereses corporativos.

¿Cómo lo explican?… Con hechos, contestan los protestantes. La Cumbre es oficialmente patrocinada por el Foro Económico Mundial, la fundación privada que cada mes de enero lleva a Davos, Suiza, a la élite global del mundo. Y es dirigida por el presidente de la Alliance for a Green Revolution in Africa (Alianza por la Revolución Verde en Africa – AGRA), organismo creado por la fundación Bill & Melinda Gates para promocionar la industrialización de los alimentos y de la agricultura en África.

Así es como muchos movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil en todo el mundo han manifestado su crítica y han venido protestando por la realización de la cumbre, la que estiman es anti democrática, no transparente y absolutamente centrada en fortalecer solamente un tipo de sistema alimentario: el sistema corporativo.

Pero no es todo, porque el Mecanismo de la Sociedad Civil, correspondiente al Comité de Seguridad Alimentaria, por ejemplo, realiza por estos mismos días un masivo boicot contra la Cumbre a través de un sitio especializado en internet, un sitio cien por ciento dedicado a ello. Por su parte, la organización People’s Coalition on Food Sovereignty (Coalición Popular para la Soberanía Alimentaria) está haciendo lo mismo, con  movilizaciones callejeras en Nueva York contra la Cumbre y también a través de un  sitio especial en internet. Incluso, la comunidad científica se está  retirando de esta farsa que supuestamente busca abordar el desafío que implican nuestros sistemas alimentarios. Esta comunidad científica se preocupa especialmente de que la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas (CSANU) pueda crear nuevos grupos de expertos y científicos que, a lo menos, le permitan justificar su agenda multimillonaria. Pero posiblemente, eso no suceda.

No podemos tener el futuro del sistema alimentario bajo el dictado de las mismas corporaciones que están en el mismísimo origen del problema, que acaparan tierras agrícolas, deterioran la producción alimentaria local, violan los derechos de los agricultores y de los trabajadores agrícolas que producen los alimentos, contaminando el medioambiente y destruyendo el clima. Por ello, y como una forma propia y original de elevar su protesta y boicot en contra de una Cumbre que, como ésta, siguen considerando como un gran peligro a nivel planetario. Por ello, GRAIN y Biodiversidad cerrarán sus sitios de internet y todas sus plataformas sociales durante el día jueves 23 de septiembre. Y piden que el público se les una en acciones que, de una forma u otra, se hagan escuchar y sean desafiantes.