Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 4 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Regularización urgente: Piden al Gobierno enfrentar situación migratoria de niños, niñas y adolescentes

La Corporación Colectivo Sin Fronteras y la Coordinadora Nacional de Inmigrantes Chile dieron a conocer que cerca de mil menores de edad viven en el país sin acceso a salud, educación y otros derechos fundamentales.

Claudia Carvajal G.

  Jueves 30 de septiembre 2021 16:34 hrs. 
© UNICEF_UNI176266_Ojeda1600_0


Este jueves en la Subsecretaría del Interior, la Corporación Colectivo Sin Fronteras y la Coordinadora Nacional de Inmigrantes Chile entregaron una carta en la que solicitan al Subsecretario Juan Francisco Galli la regularización migratoria de cientos de niñas, niños y adolescentes que se encuentran en el territorio nacional.

Junto a la carta, las organizaciones presentaron el Informe Preliminar de la Campaña “Por una Niñez con Derechos y Sin Fronteras”, que promueve la regularización migratoria y resguardo de derechos de niños, niñas y adolescentes migrantes con ingreso irregular en Chile.

El informe señala que la protección de niños, niñas y adolescentes (NNA), bajo principios de no discriminación e interés superior del niño, es una obligación de las más relevantes para los Estados, y cobra mayor urgencia al tratarse de grupos con mayor vulnerabilidad como la niñez que migra, especialmente en el contexto de la crisis migratoria regional y en el marco de la pandemia por Covid – 19, y que han ingresado de manera irregular a distintos países y en el caso de Chile, se encuentran en situación migratoria irregular y expuestos a vulneraciones de derechos fundamentales como la educación o la atención en salud.

Entre las recomendaciones del Informe Preliminar se contempla una serie de medidas para regularizar la situación migratoria de NNA que ingresaron al país de manera no formal y que se fundan en las normas del Derecho Internacional, reconocidas y suscritas por el Estado chileno, como lo explicó en conversación con nuestro medio el abogado del Colectivo sin Fronteras, Francisco Villanueva.

fco villanueva

Abogado Francisco Villanueva Foto @USACH

Nosotros estamos en concreto proponiendo la posibilidad de que se pueda abrir un nuevo proceso de regularización migratoria a través de un proceso de regularización administrativa, es decir, que se abra un proceso que no sea formal y que permita que los NNA puedan obtener una regularización mucho más eficaz y rápida de lo que hoy se está haciendo a través de la ley migratoria vigente”, comentó.

El informe se realizó sobre la base de los datos entregados por casi mil familias inmigrantes con NNA, quienes respondieron a la convocatoria pública que ambas organizaciones levantaron hace algunos meses. De acuerdo con la información entregada por las familias, la situación en la que se encuentran es de extrema precariedad lo que pudo ser comprobado por todo el país el fin de semana pasado con los recientes hechos ocurridos en la zona norte tras la marcha antiinmigración organizada en Iquique.

“Los principales datos que pudimos obtener es que gran parte de ellos se encuentra en una situación irregular, muchos de ellos porque ingresaron a través de vías irregulares y también porque no se les ha tramitado correctamente su visa migratoria, después de estar dos o tres años esperando. En ambas situaciones hay irregularidad”.

El abogado Villanueva hizo especial hincapié en que la burocracia del Estado ha impedido que las familias puedan acceder a derechos básicos fundamentales como son salud y educación, Además, consultado sobre la respuesta a esta carta que podrían obtener del Gobierno, Francisco Villanueva manifestó que tienen pocas expectativas de ser escuchados y mucho menos que su propuesta sea efectivamente considerada dada la actitud constante del Ejecutivo de negarse a tener una perspectiva integral en el conflicto migratorio.

“También nos encontramos con un excesivo formalismo de la administración y del Estado para solicitar estas visas migratorias. Se exige un montón de documentos y papeles que no son fáciles de obtener o que las familias no tenían al momento de ingresar, por lo tanto, eso dificulta mucho más el procedimiento administrativo de la obtención de la visa”, agregó.

“Otro punto trascendente es la interconexión entre la irregularidad migratoria y la provisión de servicios sociales, porque más del 50% de quienes se encuentran en situación irregular no tiene acceso al sistema de salud público, cerca del 30% no puede acceder al sistema educacional y además, muchos de ellos se encuentran viviendo en situación de hacinamiento sin servicios sanitarios básicos“, puntualizó el abogado.

242697104_1683027055240738_2771449536453551917_n

Foto @ Corporación Colectivo Sin Fronteras

Consultado sobre las expectativas de las organizaciones respecto de la respuesta del Gobierno a sus solicitudes, el abogado expresó que tienen pocas esperanzas de que su propuesta sea efectivamente considerada dada la actitud constante del Ejecutivo de negarse a tener una perspectiva integral en el conflicto migratorio.

“El Gobierno se ha negado sistemáticamente a tener una visión integral y desde la perspectiva de los DD.HH. al problema migratorio. Eso se ve en la negativa del Gobierno a firmar el pacto de Marrakesh, también por las características de la nueva ley de migración y las respuestas que han entregado desde el punto de vista institucional y administrativo, por lo tanto, creemos que seguirá esta lógica criminalizadora y de abandono de parte del Estado”.

Además de estas gestiones, la Corporación Colectivo Sin Fronteras y la Coordinadora Nacional de Inmigrantes Chile impulsarán otras iniciativas, como la presentación colectiva de peticiones individuales de regularización migratoria de NNA.

El informe “Por una Niñez con Derechos y Sin Fronteras” ya fue presentado a diversos consulados extranjeros y ha tenido una buena recepción en cuanto a la disposición para el apoyo a sus connacionales, particularmente infancias y adolescencias. Entre esos consulados y embajadas están los del Estado Plurinacional de Bolivia, República Dominicana y de la República Bolivariana de Venezuela.

Foto: UNICEF/UNI176266/Ojeda