Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Más de 30 artistas de todo el país plantean sus visiones sobre el estallido social

Con imágenes coloridas y repletas de símbolos, esta nueva muestra del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos revisita la movilización de 2019 a partir de una serie de piezas que van desde la fotografía, a la pintura y la escultura, entre otras materialidades. Podrá ser visitada hasta el 5 de diciembre.

Abril Becerra

  Miércoles 20 de octubre 2021 18:49 hrs. 
guillermo g


Colores llamativos. Consignas. Solidaridad. Ojos mutilados, pero, sobre todo, represión. Esos son algunos de los elementos que emergen al recorrer la muestra Memoria Gráfica Chile MMXIX, que acaba de inaugurar el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. 

La exposición, que contó con la curatoría de la Galería de Arte Tarquinia, está repleta de símbolos que cobraron un nuevo valor al alero de la protesta: una bandera mapuche, un Pikachu gigante, una máscara hecha a mano y una bandera negra, entre otros, son parte de esa propuesta en la que participaron 31 artistas de distintas zonas del país. 

Así, destaca la obra Muro sagrado de la dignidad del artista Guillermo Grebe. En ella, el pintor recrea la zona cero de las manifestaciones, aludiendo, directamente, al icónico cuadro de Delacroix, La Libertad Guiando al Pueblo. Asimismo, Sandra Queirolo presenta un mural en el que un grupo de personas marcha a la par con mirada firme. Mujeres, ancianos y niños son parte de esa representación. A ellos se suma el trabajo de artistas como Óscar Barra, Roberto Acosta, Raùl Pizarro, Iván Véliz y el colectivo Champurrias, entre otros. 

Lucrecia Conget, jefa de museografía del Museo de la Memoria, sostuvo que la muestra no sólo permite reflexionar sobre el movimiento social de 2019, sino que también, repensar la resistencia cultural que se dio en dictadura. En esa línea, indicó que la exposición teje puentes entre el pasado y el presente del país. 

9

10

“La exposición muestra 31 miradas distintas en torno a cómo se vivió el estallido social y nos permite revisar lo que ocurrió hace dos años, pero también aparece cómo la ciudadanía se manifiesta, el valor que tiene la cultura en la resistencia y nos damos cuenta de que el arte, las manifestaciones artísticas tienen un gran impacto y una gran importancia”, dijo la profesional. 

“También eso nos interesaba relevar, cómo el arte también permite resignificar, remirar nuestra historia, nuestras memorias, hacer que la ciudadanía converja en una mirada colectiva. En el estallido el arte colectivo fue muy importante y eso es algo que también marcó la resistencia cultural en dictadura”, añadió.

Para Lucrecia Conget ese ejercicio de memoria es importante, ya que tensiona la historia relevando el compromiso por el “nunca más” respecto de las violaciones a los derechos humanos. “El nunca más está constantemente jugándose en el presente. Por eso como museo estamos constantemente mirando nuestro presente, cuestionándonos en torno a cómo estamos defendiendo los derechos humanos hoy a través de nuestras exposiciones temporales, a través de las distintas actividades”. 

Esta nueva exposición del Museo de la Memoria es sumamente variada y, a la vez, propone un recorrido de fácil comprensión para distintas generaciones. Esto, porque muchos de los elementos en cuestión siguen vigentes en las manifestaciones actuales. 

16

5

“Es muy actual y va a ser de muy fácil lectura para la gran mayoría del público, a diferencia de otras exposiciones de arte contemporáneo que suelen ser un poco más crípticas, cerradas o más difíciles de interpretar. Aquí el discurso es claro y directo”, explicó Francisco San Martín, mediador del Museo de la Memoria, quien además destacó las distintas materialidades presentes en la muestra. 

“Hay una gran diversidad de materialidades, desde la fotografía, hasta trabajos de expresión callejera como son las mismas capuchas. Hay pintura, pasando por la serigrafía, fotografía, esculturas hechas en metal, hechas con elementos de desechos. También hay mucho trabajo de artes manuales y las capuchas que son pequeños bordados que dan vida a una nueva forma de expresión en donde la lucha social está intrínsecamente vinculada”, sostuvo. 

Esta exposición es una de las distintas actividades que tiene programada el Museo de la Memoria para este mes de octubre a raíz del aniversario del estallido social. Por ejemplo, este 21 de octubre la institución inaugurará la muestra Censura: el silencio puede ser un plan (rigurosamente ejecutado) que, a través de la obra de ocho artistas, coloca en reflexión los hechos de censura del pasado con el presente, tomando como referencia los vetos que vivieron revistas como Apsi, Análisis y Fortín Mapocho en dictadura.

En ese programa también destaca el lanzamiento del libro Cronología del estallido gráfico en Chile, que se realizará el 29 de octubre al mediodía. La actividad que será transmitida de manera virtual por el Facebook del Museo. Luego, el 5 de noviembre se presentará el texto Muros que hablan: Memoria gráfica del despertar social en Santiago de Chile. Octubre 2019 – Marzo 2020.

Finalmente, la muestra
Memoria Gráfica Chile MMXIX estará abierta al público hasta el 5 de diciembre en la sala de exposiciones del tercer piso del Museo de la Memoria. Esto, de martes a domingo de 10:00 a 16:30 horas y de manera gratuita.

Imagen principal: obra Muro sagrado de la dignidad de Guillermo Grebe.