Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 2 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ
Claudio Nash

Agenda Constituyente. Semanas 17 y 18 (8 al 21 noviembre) “La amenaza”

Claudio Nash | Lunes 22 de noviembre 2021 14:11 hrs.


Previamente en Agenda Constituyente

“Agenda Constituyente” es un espacio pensado para dar seguimiento al trabajo de la Convención Constitucional (CC). Este proyecto va intercalando sesiones a través de la radio (lunes 07:40 hrs) y columnas de opinión como las que usted tiene a la vista en estos momentos.

En nuestra columna anterior dimos cuenta del cronograma del debate constituyente. Resumiendo, podemos recordar que la etapa de propuestas de normas se extenderá hasta enero de 2022; la deliberación y votación se realizará desde enero hasta fines de abril; un eventual plebiscito dirimente se realizaría a fines de mayo y la propuesta constitucional que será sometida a la aprobación ciudadana estaría terminada el 05 de julio  y el plebiscito de salida del proceso sería en septiembre de 2022.

A continuación, algunas consideraciones sobre el impacto de las elecciones generales del domingo 21 en el proceso constituyente, revisamos el cronograma de trabajo de la Convención y reseñamos el trabajo de las comisiones.

La amenaza presidencial

No hay duda alguna que los resultados electorales de la primera vuelta presidencial del domingo 21 de noviembre, con un inesperado triunfo de la derecha más dura, deben prender la alertas en torno a la Convención Constitucional. Luego de los resultados del plebiscito de octubre de 2020 y con la elección de les constituyentes parecía haberse producido un importante vuelco político en Chile. Los resultados del domingo, son un balde de agua fría y ponen un signo de interrogación sobre la viabilidad del proceso constituyente.

El único candidato/a presidencial que se manifestó explícitamente como contrario a la Convención Constitucional (José Kast) obtuvo un 27,91% de los votos y pasa a segunda vuelta con serias posibilidades de ganar la presidencia. Por otro lado, el nuevo parlamento y en particular el Senado, no será un espacio político especialmente favorable a la Convención y, por tanto, es difícil que se den las facilidades necesarias para, por ejemplo, realizar un plebiscito dirimente en mayo próximo.

La Convención tiene un enorme desafío de consolidar su trabajo, robustecer el apoyo ciudadano y blindarse políticamente. No son tiempo fáciles los que vienen para el debate constituyente.

 

El proceso de participación ciudadana

No hay duda alguna que uno de los principios estructurantes del proceso constituyente es el de la participación ciudadana. Esto se ha traducido en la participación en las audiencias y en procesos de diálogos de les constituyentes con la ciudadanía (de hecho la semana recién pasada es la segunda semana territorial destinada a dar cuenta en terreno del trabajo de la Convención y recoger las opiniones ciudadanas).

A continuación, algunos de los principales hitos del proceso de participación ciudadana:

  1. a) Las propuestas: desde el 08 de noviembre de 2021 al 06 de enero de 2022 se recibirán las iniciativas constitucionales. Este periodo, que la Convención ha denominado “Etapa de Instalación y Participación Popular”, permite la presentación de iniciativas a ser discutidas por las comisiones no solo por parte de les constituyentes, sino que por parte de la ciudadanía.
  2. b) Metodología: las propuestas ciudadanas se podrán formular a través de una plataforma electrónica que debería estar disponible desde el 22 de noviembre (hubo un atraso en su implementación). De acuerdo con el reglamento de Participación Popular (arts. 31 al 35), estas propuestas podrán ser presentadas por cualquier persona o grupo de personas, debiendo inscribirse previamente en el Registro Público de Participación y completar el correspondiente formulario o entregar en formato físico (papel).
  3. c) Firmas y efectos: aquellas propuestas que cumplan con los requisitos que se informarán en la misma plataforma se subirán a la plataforma para iniciar el proceso de recolección de respaldos ciudadanos. Aquellas propuestas que logren juntar 15.000 firmas de apoyo, proveniente de al menos 4 regiones distintas, “se considerarán equivalentes a las propuestas de norma que sean presentada por Convencionales Constituyentes” y el efecto concreto es que estas propuestas deberán ser “ser discutidas y votadas en las mismas condiciones”, esto es, deberán ser incorporadas a la discusión de la comisión respectiva y deberán ser votadas en su oportunidad.

De esta forma, estamos ante un proceso de participación incidente, esto es, la ciudadanía podrá presentar propuestas que deberán ser consideradas por les constituyentes en igualdad de condiciones con las que ellos mismos propongan. Obviamente, esto es relevante e inédito en la historia de Chile. Nunca la ciudadanía ha tenido esta oportunidad de incidencia, ni en las constituciones ni en las leyes dictadas en la historia del país.

En todo caso, este procedimiento de participación incidente está lejos de lo que algunos constituyentes pretendían, esto es, un proceso de participación vinculante, donde las propuestas ciudadanas que obtuvieran un cierto número de apoyos, quedaran directamente incorporadas a la propuesta constitucional a ser votada en el plebiscito de salida.

El trabajo de las comisiones

Tal como lo hemos venido sosteniendo en columnas anteriores, el trabajo de discusión de los contenidos de las normas que quedarán en el texto que se proponga a plebiscito se dará en las comisiones. Por ello, es importante prestar atención a los avances en los debate de las 7 comisiones creadas en el Reglamento de la Convención.

Las comisiones, una vez constituidas, abrieron un proceso de audiencias para permitir una participación relevante, cual es, poder exponer distintas preocupaciones de académicos/as, instituciones vigentes, organizaciones de la sociedad civil y otras. Esta es una etapa muy importante de la deliberación constitucional considerando la pluralidad y diversidad de les constituyente, quienes en su gran mayoría no son expertos/as en materia constitucional.

La secretaría ha informado que hasta el viernes 12 de noviembre se habían ingresado 4.500 solicitudes de audiencias para las distintas comisiones. Muy importante es este dato ya que da cuenta de la relevancia que le asigna la ciudadanía y las instituciones al debate constituyente.

Revisemos algunos de los temas que se han ido planteando en las audiencias. La comisión de sistema político ha centrado su discusión en los modelos de gobierno (presidencialismo vs. parlamentarismo); en materia de descentralización la discusión se ha enfocado en estudiar los diferentes diseños institucionales sobre distribución de poder territorial a nivel comparado. En la Comisión de Derechos Fundamentales, se han planteado temas generales sobre derechos humanos, sin entrar aún en la discusión de derechos en concreto. En el ámbito medioambiental, los temas han girado en torno al equilibro entre medioambiente y desarrollo económico.

Una de las comisiones más interesante hasta ahora ha sido la de Sistema de Justicia, Órganos Autónomos de Control y Reforma Constitucional donde han intervenido la Corte Suprema, el Tribunal Constitucional, la Contraloría, asociación de jueces/zas, asociación de fiscales/as y el Banco Central. Los ejes de la discusión han girado en torno a la independencia de los órganos vinculados con la administración de justicia.

Sin duda alguna, el diseño del sistema de justicia será uno de los ejes de la discusión constituyente. Otro tema central será el del sistema de gobierno, donde es claro que el hiperpresidencialismo actual será profundamente modificado, pero no es claro hacia dónde se inclinarán las preferencias.

A qué debemos prestar atención

Aparte del debate presidencial, en la Convención, el centro seguirá estando en las comisiones. Esta semana, 22 al 26 de noviembre, la Convención realizará su primera salida regional y sesionará en la región del Biobío.

Santiago, 22 de noviembre de 2021

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.