Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de septiembre de 2022

Escritorio

Columna del Director Patricio López P.
Lunes 29 de noviembre 2021 21:52 hrs.


Andrónico Luksic: juez y parte



Compartir en

En las últimas horas el ser humano más rico de Chile, Andrónico Luksic, aterrizó de manera explícita en la contingencia política. Dijo, textual: “Jamás imaginé que vería a la DC apoyando un candidato presidencial de extrema izquierda cuyo principal soporte programático es el Partido Comunista. Candidato y partido que validan la violencia y desprecian a una figura fundamental de la transición, don Patricio Aylwin”. Partamos por la afirmación misma: es cierto que el Frente Amplio ha construido su identidad sobre la base de duras críticas a la Transición, asunto por el cual Gabriel Boric debió dar explicaciones en la última junta nacional de la Democracia Cristiana.

En tiempos de noticias falsas y de anticomunismo desatado es necesario, sin embargo, hacer algunas correcciones. No es cierto que el principal soporte programático de la candidatura de Boric sea el Partido Comunista: por cierto ha sido parte, y con toda legitimidad, pero todos los cargos principales del programa están en manos de militantes de otros partidos, incluyendo los militantes de tiendas de la Concertación que entraron a los equipos técnicos antes y después de la Segunda Vuelta. Menos aún es cierto que el candidato presidencial sea de extrema izquierda: su programa es moderado, como lo han señalado varios expertos. El propio Marcelo Mena, ex ministro de Michelle Bachelet, ex gerente del Banco Mundial y ex encargado de las candidaturas presidenciales de Heraldo Muñoz y Yasna Provoste, ha señalado en nuestro medio que el programa de Boric era “cercano a la socialdemocracia” desde antes de la primera vuelta.

Hasta esta parte, queremos señalar que Andrónico Luksic tiene todo el derecho a desaprobar una candidatura presidencial, pero sin la necesidad de incurrir en afirmaciones imprecisas o falaces.

Desde aquí en adelante, hacemos mención a que la riqueza acumulada por Luksic ha sido posible en un Chile con esta institucionalidad y con estas relaciones de poder, por lo que es perfectamente comprensible que se manifieste en contra de que las cosas cambien. En un país donde hubiera un régimen tributario que efectivamente impidiera tanta desigualdad, donde no fuera posible la concentración, donde se enfrentara la contaminación y la depredación medioambiental, donde hubiera una justa distribución del agua, donde los ahorros previsionales de los trabajadores no se pusieran al servicio de los grandes empresarios, ahí, en ese país, no sería posible que alguien como Andrónico Luksic hubiera acumulado tanta riqueza.

Todo esto, sin mencionar el no pago de impuestos por el traspaso de fondos a los paraísos fiscales, como se lee en los recientemente publicados Pandora Papers donde aparece mencionado este empresario.

Dejamos para el final la condición de propietario y auspiciador de medios de comunicación. Gracias al enorme poder económico que le da el orden vigente, Andrónico Luksic expresa su opinión indirecta y cotidianamente a gran escala, al punto de poder incidir de modo decisivo en la opinión pública, privilegio que no tiene el resto de la ciudadanía. En tales circunstancias el contenido de un tuit, aparte de previsible, llega a ser un pelo de la cola.

Envíanos tu carta al director a: patriciolopez@u.uchile.cl