Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 20 de mayo de 2022

Escritorio

Agenda Constituyente Semanas 21 y 22 (22 noviembre al 03 diciembre) “El informe”

Columna de opinión por Claudio Nash
Viernes 10 de diciembre 2021 12:26 hrs.



Previamente en Agenda Constituyente

“Agenda Constituyente” es un espacio pensado para dar seguimiento al trabajo de la Convención Constitucional (CC). Este proyecto va intercalando sesiones a través de la radio (lunes 07:40 hrs) y columnas de opinión como las que usted tiene a la vista en estos momentos.

En nuestra columna anterior dimos cuenta del cronograma de participación ciudadana en la generación de las normas constitucionales y del trabajo de las comisiones. Asimismo, planteamos el impacto de las elecciones generales del domingo 21 en el proceso constituyente, donde no hubo buenas noticias para la Convención Constitucional. En efecto, con la derecha fortalecida en el parlamento es inviable pensar en un plebiscito dirimente o en una posible ampliación del plazo de funcionamiento de la Convención.

A continuación, haremos una reseña de los principales temas que han girado en torno al trabajo de la Convención Constitucional; así pues, daremos algunos detalles sobre la plataforma para proponer normas por parte de la ciudadanía, repasaremos el trabajo en las comisiones y el pleno, y nos centraremos en el informe sobre derechos humanos que entregó la Comisión de Derechos Humanos el pasado viernes 03 de diciembre.

La plataforma sobre participación ciudadana

En nuestra columna anterior (Nº 8) señalamos que las propuestas ciudadanas se pueden formular a través de una plataforma electrónica disponible en la página web de la Convención. Actualmente, ya se encuentra habilitado el sitio web donde se podrán formular propuestas individuales o grupales. Se puede acceder a la plataforma vía el siguiente LINK.

Recordemos que es posible ingresar hasta 7 iniciativas de manera individual u organizada y, por otro lado. Las propuestas que sean admisibles y que posteriormente alcancen las 15.000 firmas, entrarán a la discusión constitucional. En efecto, las propuestas que logren juntar las firmas de apoyo, proveniente de al menos 4 regiones distintas, “se considerarán equivalentes a las propuestas de norma que sean presentada por Convencionales Constituyentes”, serán incorporadas a la discusión de la comisión respectiva y deberán ser votadas en su oportunidad. A partir de enero se abrirá el periodo de recolección de firmas, donde personas mayores de 16 años, de nacionalidad chilena, extranjeras con residencia en Chile y chilenos o chilenas en el exterior, podrán otorgar apoyo hasta 7 iniciativas.

El trabajo de las comisiones y el Pleno

La discusión de los contenidos de las normas que quedarán en el texto que se proponga a plebiscito sigue su desarrollo en las comisiones, las que están en pleno proceso de discusión (etapa que se extenderá hasta el 06 de enero), para luego dar paso a las decisiones y votaciones de las normas constitucionales.

Cada una de las comisiones ha estado recibiendo a personas e instituciones que se inscribieron para ser escuchadas. Un informe de los avances de las comisiones y los principales temas que se han ido tratando se puede encontrar en la página de la propia Convención.

Por otra parte, en el Pleno realizado el 01 de diciembre, se retomó la discusión sobre una propuesta de declaración sobre la violencia, que estaba pendiente desde el 10 de noviembre. La discusión estuvo centrada en dos proyecto de declaraciones. Una de Vamos por Chile que  buscaba declarar que “esta Convención Constitucional condena todo tipo de violencia como forma de expresión política” y que fue rechazada con 44 votos a favor, 57 en contra, y de 43 abstenciones. La que sí se aprobó fue una declaración propuesta por el colectivo de Independientes No Neutrales (89 votos a favor, 20 en contra y 19 abstenciones) que, en lo esencial, sostiene que “la  Convención  Constitucional  condena  todas  las  formas  de  violencia,  y  está  convencida  que la violencia no es el camino para superar la crisis política y social que vive nuestro país. Limitarse a condenar la violencia  no  es  suficiente  ni responsable.  Es reducir el problema y utilizarlo de manera demagógica”.

Sin duda, una declaración como la aprobada da cuenta del impacto del nuevo clima político y la forma en que ciertos temas han logrado imponerse. La violencia es un tema complejo y no puede ser abordado en forma simplista como se ha pretendido por sectores de la derecha. Seguramente, en otro contexto político se habría rechazado la sola idea de emitir esta declaración, pero luego de los resultados de las elecciones del 21 de noviembre, el escenario ha cambiado y comenzamos a ver los efectos en el debate constitucional.

El informe de las audiencias ante la Comisión de Derechos Humanos

Como recordamos, la Comisión de Derechos Humanos abrió un periodo de audiencias públicas en septiembre pasado a la que concurrieron más de 300 personas y organizaciones a rendir testimonio sobre las violaciones de derechos en la historia de Chile.

El pasado viernes 03 de diciembre, se hizo entrega formalmente a la Convención de los resultados de dichas audiencias. El Informe de sistematización,  “Verdad Histórica, Reparación Integral y Garantías de No Repetición”, se presentó en una emotiva ceremonia, en la cual participaron los miembros de la Comisión y personas que rindieron testimonio en las audiencias públicas.

El informe está dividido en tres secciones:

  1. a) Grupos excluidos históricamente (Pueblos originarios; Mujeres, género y disidencias; Personas en situación de discapacidad; Niños, niñas y adolescentes),
  2. b) Violencia política (dictadura, democracia y Estallido Social), y
  3. c) Medio ambiente y Naturaleza.

Es importante destacar que este informe cierra el esfuerzo más serio que haya realizado un poder del Estado por dar cuenta de las experiencias de los pueblos de Chile en relación con las distintas formas de violencia estatal. Sin duda, escribir una Constitución implica hacerse cargo de la realidad y proyectar un futuro compartido; este informe es un paso esencial en lo que parece ser el camino correcto.

Sobre el contenido del informe, en el cual tuve el honor de participar en la etapa de redacción, quiero destacar lo impresionante que es leer, en un solo documento, una larga experiencia de dolor de los pueblos de Chile. Ciertamente, el genocidio de pueblos originarios, la violencia estructural contra grupos históricamente excluidos, la violencia política durante la dictadura y las deudas de la democracia, así como la violencia desatada contra el pueblo desde el 18 de octubre de 2019, son momentos que han forjado la memoria de los pueblos, frente al silencio del Estado y la élite dominante.

Vale la pena leer este informe y abrirse a una historia que nos ha sido ocultada por siglos. En particular en estos tiempos donde se ha relativizado el compromiso con los derechos humanos, este informe nos interpela profundamente como sociedad.

Es de esperar que los testimonios rendidos ante la Convención Constitucional tengan la capacidad de permear el debate y supere las barreras propias de las disputas de corto plazo, para así constituirse en el alma de una Constitución basada en derechos humanos, los mismos que han sido violados por décadas con total impunidad.

A qué debemos prestar atención

Durante las próximas semanas se juega el proceso constituyente. No hay duda de que la elección presidencial va a marca el destino y la viabilidad del proceso iniciado por el pueblo movilizado y que luego fuera ratificado en las urnas el 20 de octubre de 2019 y en mayo de 2021. El proceso constituyente es la esperanza de que los conflictos sociales y políticos que están en la base de la Revuelta Popular pueden tener una salida institucional. Esa esperanza es la que está en riesgo.

En síntesis, lo que estará en juego el 19 de diciembre es el futuro del proceso constituyente. Solo queda esperar que el pueblo de Chile no permita que el miedo le robe los sueños y la esperanza que están reflejados en la Convención Constitucional.

Santiago, 08 de diciembre de 2021

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.