Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 29 de mayo de 2022

Escritorio

Directora del Departamento de Ingeniería Mecánica de la U de Chile reitera que perdigones disparados por Carabineros pueden comprometer la salud

Viviana Meruane, validó el informe entregado en noviembre de 2019 sobre la composición de las municiones usadas por Carabineros durante el estallido social. Esto luego que el abogado de los funcionarios involucrados en los casos de mutilación ocular presentara un peritaje del Ejército donde señala que el contenido de los perdigones es mayormente caucho.

Raúl Martínez

  Viernes 10 de diciembre 2021 12:13 hrs. 
El uso desproporcionado de las escopetas antidisturbios fue uno de los aspectos criticados por las organizaciones de Derechos Humanos.

Los perdigones disparados por Carabineros pueden comprometer la salud de quienes son impactados con estas municiones. Así lo señala la directora del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, Viviana Meruane, quien desestimó los resultados de un peritaje dado a conocer por el abogado Javier Martínez, defensor de funcionarios policiales formalizados por los hechos ocurridos durante el estallido social.

Según comentó el profesional, el documento evacuado por el Instituto de Investigaciones y Control del Ejército señala que la composición de los perdigones disparados por los efectivos policiales “está conformada en un 80 por ciento por un polímero, es decir, caucho, y en un 20 por ciento por distintas aleaciones de sales, sulfuros varios y partículas de bario, plomo y otros elementos inocuos”.

Por eso, adelantó que pedirá el sobreseimiento de todos los funcionarios, “desde el general director de Carabineros Ricardo Yáñez, hasta los sargentos de Fuerzas Especiales a quienes se les ha atribuido el uso indebido de escopetas”, según indicó a El Mercurio.

Sin embargo, la composición de estas municiones es muy distinta según señala la especialista Viviana Meruane, como arrojó el documento que dieron a conocer en noviembre de 2019 desde la Universidad de Chile.

“Nosotros estudiamos perdigones que fueron extraídos de los globos oculares de las personas de la Unidad de Trauma Ocular. Fueron perdigones que efectivamente recibieron personas, estudiamos más de uno y todos nos dieron los mismos resultados: En masa un 80 por ciento eran materiales distintos a goma, principalmente sílice, algo de plomo y otros materiales que son como cerámica. Este estudio lo hicieron también la Universidad Austral y la Universidad de Valparaíso, y los resultados fueron similares, variaron levemente los porcentajes, pero las conclusiones son muy parecidas. Incluso hubo un estudio que los mismos carabineros hicieron después de que salió el estudio nuestro y también dio resultados muy parecidos, algunas pequeñas diferencias en los porcentajes, pero básicamente la misma conclusión”, precisa la directora del DIM.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, la docente explica que hay una diferencia importante entre la masa y el volumen del perdigón, ya que el primero puede provocar más daño si cuenta con más peso. Para ello, se agregan materiales como sílice que según el estudio de 2019 permite una mayor capacidad de penetración de la masa muscular de una persona que recibe el impacto de esta munición.

“Esos componentes distintos a goma que se agregan a los perdigones, son para aumentar la dureza y para aumentar la masa. La sílice en particular es un aditivo que se añade para aumentar la dureza de los perdigones. Obviamente que si son más duros, pueden penetrar la superficie con mayor facilidad. También está el plomo que se utiliza para aumentar la masa, porque es un material muy denso y también el sulfato de bario que aparecía en los perdigones, también es un material que se ocupa para aumentar la dureza y la masa”, explica la académica de la FCFM.

Meruane subraya que el estudio de la Universidad de Chile demostró que la composición de los perdigones son en su mayor parte masa, a diferencia de lo que se quiere hacer ver con el nuevo peritaje de la entidad castrense que se trataría de volumen.

“Esos otros materiales son mucho más pesados que la goma, en volumen puede ser un 20 por ciento, pero en masa un 80 por ciento. Y ese efecto puede ser muy relevante, porque el hecho que tú tengas en masa un 80 por ciento de otros materiales que son mucho más densos que una goma, hace que finalmente el perdigón sea mucho más pesado y más duro también y que pueda tener efectos más adversos al ser disparado. Puede penetrar, contiene una mayor energía de impacto y penetrar el cuerpo. Un balín que es 100 por ciento de goma va a tener una dureza mucho más baja y una masa mucho más baja y por lo tanto va a ser menos peligroso”, precisó.

Meruane agregó que otro factor a considerar es la distancia del disparo. “Si se cumple el protocolo de disparar a 30 metros de distancia y hacia la parte baja del cuerpo, tal vez no debiese haber perjuicio. Pero si lo disparan de cerca, que es lo que ocurrió en muchos casos, sí es peligroso. Y obviamente penetra masa muscular y compromete algún órgano, poder comprometer problemas de salud”, indicó.