Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Reactivación y un ministerio robusto: las expectativas del sector cultural frente al gobierno de Gabriel Boric

La crisis sanitaria remeció buena parte del tejido que, durante los últimos años, había generado un desarrollo sostenido de las prácticas artísticas y culturales en el país. Por ello, la próxima administración no sólo deberá recomponer ese entramado, sino que también, abordar la precariedad de las y los trabajadores de las artes, impulsar la ley de patrimonio cultural y consolidar una institución que, ante la pandemia, se volvió ausente.

Abril Becerra

  Lunes 20 de diciembre 2021 19:30 hrs. 
patrimonio

La pandemia marcó un antes y un después en términos de desarrollo de prácticas y políticas culturales. Como nunca antes, cada una de las disciplinas vio resentido su trabajo y las y los creadores debieron enfrentar una precariedad inusual.  

En 2020, el Observatorio de Políticas Culturales (OPC) constató esta realidad a través de una medición que reveló que, en el marco de la crisis sanitaria, el 69 por ciento de las y los trabajadores de las artes disminuyeron sus ingresos, recibiendo una ayuda mínima de parte del Gobierno. 

En ese sentido, expertos como Tomás Peters, académico del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, advirtieron que la administración de Gabriel Boric deberá enfrentar más de un desafío en términos de desarrollo de políticas culturales. 

Según dijo, el futuro gobierno deberá transformarse en un apoyo para el sector, sobre todo, si se considera el contexto de inestabilidad que continúa propiciando la crisis sanitaria. En esa línea, el académico valoró la idea de que el presupuesto de cultura alcance un 1 por ciento del erario nacional y manifestó que, si bien el programa de Boric no propone cambios estructurales, sí se hace cargo de una serie de problemas existentes en el sector. 

“Uno de los elementos que me parece muy importante tiene que ver con el cómo satisface la exigencia histórica del aumento presupuestario de un 0,3 por ciento a un 1 por ciento. Sólo esa propuesta significaría un cambio no sólo cuantitativo, sino que cualitativo”, afirmó. 

Boric Programa

Desde el inicio de la carrera presidencial, el programa del presidente electo Gabriel Boric destacó respecto de temas vinculados a las culturas, las artes y los patrimonios. Es así como el plan se elaboró desde una mirada en donde la cultura fue vista como un “pilar fundamental de la vida y el desarrollo humano”. 

“Buscamos generar una nueva alianza entre el Estado y la sociedad civil organizada, en todo el país, para valorizar el aporte del trabajo cultural al desarrollo social del país y garantizar condiciones básicas dignas”, decía una de las últimas versiones del programa de gobierno. 

De acuerdo a ello, Tomás Peters valoró algunas de las medidas planteadas en dicho proyecto, entre ellas, el desarrollo de los llamados “Puntos de Cultura”, programa que busca incentivar la cultura comunitaria, destacando el rol de colectivos artísticos, clubes deportivos, festivales y sitios de memoria, entre otros. También destacó el fortalecimiento de los Centros de Creación (Cecrea) y expresó que estos cambios serán fundamentales para acercar el trabajo de las y los creadores a la comunidad. 

“El programa de Boric pone el foco en aspectos que, en gobiernos anteriores, habían pasado desapercibidos. Uno de ellos es la pregunta por lo comunitario, lo territorial, el trabajo que se hace, principalmente, en las zonas periféricas y marginadas de la ciudad. Eso hace un cambio dentro de las políticas culturales que se han hecho en los últimos tiempos”, comentó el experto. 

Las expectativas 

Según Isabel Bravo, vocera de la Federación de Músicxs de Chile e integrante de la Coordinadora Intersectorial de Cultura en Emergencia (CICE), las propuestas planteadas en el programa del frenteamplista han generado altas expectativas en el sector. No obstante, indicó que es importante tener presente que el próximo gobierno enfrentará un contexto complejo y que, en ese marco, la cultura bien puede quedar en un tercer o cuarto lugar. 

“Todos estamos muy contentos y felices del triunfo y del trabajo realizado. Luego de la segunda vuelta, toda la cultura trabajó autoconvocadamente sin parar con la única convicción de cuidar la Convención Constitucional. Ahí está toda nuestra apuesta y tenemos súper claro que esos son los cambios que nosotros necesitamos, porque, de lo contrario, ningún presidente, aunque sea el mejor de todos, va a lograr darnos lo que nos deben históricamente como sociedad”, dijo. 

“Hay una expectativa muy ingenua en todo sentido y en cultura no es diferente. Pero también tenemos más fuerzas que nunca, más que si fuésemos oposición. Entonces, si bien vamos a ser parte de este Gobierno, estamos muy conscientes de que hoy tenemos harto margen para poder levantar, visibilizar, instalar y defender nuestras cosas tanto en la particularidad de cada oficio, de cada sector y como cultura en general”, agregó la dirigenta. 

Isabel Bravo

En la imagen, Isabel Bravo.

De acuerdo a ello, Isabel Bravo sostuvo que, dentro de las prioridades de las organizaciones, se encuentra la necesidad de generar un plan de reactivación para el sector y la aprobación del proyecto de Ley Patricio Manns, iniciativa que contempla un bono reparatorio para el sector producto de la paralización que vivió la industria creativa durante la crisis sanitaria. A ello se suma la demanda por generar un Ministerio de las Culturas mucho más robusto: “Exigimos una institucionalidad más decente”, subrayó Bravo. 

“Esta cartera estatal no debe achicarse, al contrario, debe hacerse cada vez más fuerte y para eso apostamos a la creación de servicios dentro de la institución y a una dotación de funcionarios que ojalá aumente y que se reponga lo que no se repuso en dos años por temas de la emergencia”, aseveró. 

José Osorio, presidente de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales, también coincidió en la idea de avanzar en la implementación del Ministerio de las Culturas y señaló que, en esta nueva etapa, es fundamental generar un trabajo colaborativo con las organizaciones territoriales vinculadas al sector de la cultura y las artes. En tanto, se refirió a la necesidad de generar un nuevo debate en torno a la esperada ley de Patrimonio Cultural. Según dijo, el debate de la Convención Constitucional será clave en ese sentido. 

Esperamos que la ley se pueda discutir una vez que se consagre el derecho al patrimonio en la nueva Constitución. El actual gobierno de Sebastián Piñera avanzó muy poco en la protección patrimonial. Dedicó todo su esfuerzo a una ley que no contó con participación ni consulta indígena previa. Por tanto, hubo un retroceso o una velocidad que se frenó respecto de las declaratorias de patrimonio y de protección patrimonial en todos los territorios”, dijo. 

“Hay una deuda de más de 40 declaratorias que están solicitadas en el Consejo de Monumentos Nacionales y que el actual gobierno no quiso discutir. Entonces, esperamos que el gobierno de Gabriel Boric abra las puertas a una amplia participación y que se genere un modelo de cogestión con las comunidades en lo que tiene que ver con el desarrollo de las distintas temáticas, en nuestro caso, la defensa del patrimonio”, añadió. 

El próximo período no sólo tendrá como marco la Convención Constitucional, sino que también el debate sobre la Política Nacional de Cultura 2023-2028. Por ello, es esperable que, durante los próximos meses, el tema de la cultura y las artes vuelva a instalarse con fuerza a nivel institucional y de organizaciones. Así, ambas instancias de discusión podrían generar un cambio respecto de cómo hoy la cultura es concebida, dejando atrás el difícil período que significó la crisis sanitaria para todo el sector de la cultura, las artes y el patrimonio.