Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

En México 3.462 mujeres fueron asesinadas en 2021

La macabra y fría cifra representa un promedio de más de 10 mujeres que pierden la vida al día, según datos actualizados esta semana por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) mexicano.

Luis Hernán Schwaner

  Martes 28 de diciembre 2021 17:01 hrs. 
mujer mexico

A falta de los datos relativos a las últimas semanas del año, el informe del SESNSP indica que, de 3 mil 462 -el total de mexicanas asesinadas- 2 mil 540 fueron víctimas de homicidio doloso, mientras que 922 sufrieron femicidio, es decir, el asesinato de una mujer por razones de género o por violencia machista.

La cifra total de víctimas es apenas 0,32 % menor que la del mismo periodo de 2020, cuando mataron a 3.473 mujeres en México, según el registro del organismo. Pero, al mismo tiempo, los femicidios aumentaron un 3,25 % este 2021 comparados con los primeros 11 meses del año pasado, cuando se reportaron 893 de ellos. En tanto, en el mismo lapso, los homicidios dolosos de mujeres se han reducido un 1,55 % interanual si se compara con el periodo de enero a noviembre de 2020, cuando hubo 2 mil 580.

Aun así, los datos del SESNSP mostraron que agosto de 2021 fue el mes con más asesinatos de mujeres en México desde que hay registro, con 271 víctimas de homicidio doloso y 111 que murieron por femicidio, las cifras más altas para ambos delitos. De hecho, los primeros dos años de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador han sido los más violentos que México haya registrado en toda su historia, con un total de 34 mil 690 víctimas de asesinato en 2019 y 34 mil 558 en 2020.

Por otra parte, el Gobierno de México reportó la semana pasada que el país acumula 30 mil 693 homicidios dolosos en lo que va de 2021, pero lo terrible de esta cifra es que opaca el hecho de que hubo una reducción interanual del 3,8 %. A pesar de ello, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) ha reconocido un aumento del 15,5 % interanual en la incidencia de violencia familiar.

Otro “ítem” que desglosa el informe del SESNSP es la “reducción” en la cifra de secuestros de mujeres: “sólo” 181 mujeres fueron plagiadas, frente a las 224 durante el año 2020.

Los Estados mexicanos que más víctimas de femicidio acumulan en lo que va de 2021 son el de México (132), Jalisco (66), Veracruz (66), Ciudad de México (64) y Nuevo León (57). Además, los municipios con mayor incidencia son Ciudad Juárez (16), Culiacán (16), San Pedro Tlaquepaque (14), Tlajomulco (13) y la alcaldía Gustavo A. Madero de Ciudad de México (12).

La SESNSP también reportó que 57.194 mujeres fueron objeto de lesiones dolosas, casi el mismo número que en todo 2020, cuando hubo 57.495 víctimas. También apuntó que 19.484 mujeres sufrieron violación sexual en 2021, un aumento del 27,9 % frente al periodo enero-noviembre de 2020, cuando hubo 15.238. Mientras que las mujeres víctimas de trata de personas han sido 471 en los primeros once meses de 2021, lo que supera las 454 registradas en todo 2020.

México, donde el 59% de las mujeres que tienen pareja ha sufrido violencia física, emocional y/o sexual, venía ocupando el poco honroso título de ser uno de los países donde mayor cantidad de femicidios ocurren en América Latina. En un listado de 24 naciones, estaba tan sólo debajo de Brasil. No obstante, ya en 2019 ocupó el primer lugar.

El pasado 25 de noviembre, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y la campaña naranja de la ONU “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas”, Naciones Unidas hizo un potente llamado al gobierno, a las instituciones públicas y privadas y a toda la sociedad mexicana en su conjunto, a seguir comprometiéndose y a sumar esfuerzos para implementar acciones encaminadas a prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia que viven millones de mujeres y niñas en el país norteamericano.

Allí se afirma que “todas las acciones encaminadas a prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas deben partir de un enfoque multidimensional, para poder incidir en las numerosas formas que originan la violencia. Asimismo, éstas deben considerar el involucramiento, no solo de las instituciones estatales, sino de las sobrevivientes de violencia, de las organizaciones de la sociedad civil, de la academia, del sector privado y de la comunidad en su conjunto. Sólo así se podrá transformar nuestro mundo sin dejar a nadie atrás”.