Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 17 de enero de 2022

Escritorio MENÚ

¿Es posible tener un sistema único de salud en Chile?

Uno de los temas que concentrará el debate en la Convención Constitucional tiene relación con el sistema de salud que tendrá Chile. Actualmente existe la intención de consagrar el derecho a la salud a través de un sistema único, tema que plantea la necesidad de analizar la forma en que se implementaría un modelo de este tipo en el país.

Diario Uchile

  Martes 28 de diciembre 2021 16:29 hrs. 
SALUD


El sistema de salud chileno actual se compone principalmente de dos grandes modelos de seguro para la población general (sin considerar a las Fuerzas Armadas). Por una parte, se encuentra el Fondo Nacional de Salud (Fonasa), que responde al sector público, y -por otra parte- existen las Instituciones de Salud Previsional (Isapre) del sector privado. Esta separación entre un sistema público y privado es la raíz de las desigualdades que existen en el acceso a la salud para la población chilena, al fomentar la segregación.

Por ello, se ha planteado la necesidad de contar con un seguro o sistema único de salud que derribe el modelo actual. Un ejemplo de sistema nacional único es lo que ocurre en Reino Unido con el Servicio Nacional de Salud o “National Health Service” (NHS), que surgió después de la Segunda Guerra Mundial con la finalidad de establecer un sistema único de atención, que no discriminara el acceso a las personas sin dinero ni seguro médico. Desde ese período hasta hoy, el NHS es un ejemplo para el mundo, tanto en investigación, desarrollo de medicamentos y tratamientos para enfermedades, como también por el mejoramiento en la calidad de vida de los británicos.

Otro país europeo que cuenta con un sistema nacional único es España, que desde la Ley General de Sanidad de 1986 entrega a las personas un conjunto de garantías. El sistema español busca la universalidad de atención, sin importar la posición social o la afiliación que la persona tenga; atención primaria de salud para toda la población como base del modelo (cerca del 90 por ciento de las atenciones sanitarias se realizan en este nivel); además de facilitación en el acceso para todo el territorio, entre otros derechos.

Al analizar la realidad de países vecinos, en tanto, es posible observar este modelo de salud en Brasil, país que a través de distintas reformas logró la creación del “Sistema Único de Salud” (SUS), que en la actualidad permite garantizar el acceso a una salud universal desde la Constitución Federal de 1988, la cual reconoce el derecho a la salud como un deber del Estado.

El desafío chileno

Algo común entre los tres ejemplos mencionados (Reino Unido, España y Brasil) es que su financiamiento se debe principalmente a los impuestos, por lo que uno de los principales desafíos para avanzar hacia un sistema único está ligado con el financiamiento de dicho sistema.

f182925-2-l

Alicia Arias-Schreiber

Al respecto, la académica del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar, Alicia Arias-Schreiber, afirma que es necesario considerar una transformación al sistema para acabar con la lógica neoliberal que existe para hablar de salud en Chile. “Para hacer las transformaciones es necesario erradicar el lucro y fortalecer el sistema de salud público. Existen preocupaciones fundadas de que avanzar solo en la línea de un seguro único de salud no sea suficiente para revitalizar el sector público y evitar la competencia desleal de los prestadores privados”, agregó.

Por su parte, el profesor de la Escuela de Salud Pública, Alex Alarcón, la transformación del sistema de salud plantea una discusión en torno a terminar con las desigualdades que se reproducen en este, sin embargo, enfatiza que para ello se requiere de un amplio consenso político y social.

f182925-3-l

Alex Alarcón.

f182925-3-l

“El gran desafío es cambiar el modelo segmentado que tenemos hoy y, por lo tanto, lo que tenemos que velar es por tener un piso mínimo de cobertura universal para el 100 por ciento de la población, independiente de sus niveles de ingreso, y para ello el desafío no es sanitario, sino más bien político, de ponernos de acuerdo de que esto no puede continuar así”, mencionó.