Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 19 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Los primeros 100 días: Expertos proyectan el futuro inmediato del nuevo gobierno

Los tres primeros meses serán una señal de lo que se vendrá después, pero además “estarán marcados por el plebiscito de salida para la nueva constitución que se realizará en agosto o septiembre de 2022”, asegura el analista de la Universidad Estatal de O’Higgins, Juan Pablo Araya. Para la analista política Priscila González, la reactivación económica será un tema trascendente. “El énfasis de esta recuperación, desde mi punto de vista, va a tener mucho que ver con el empleo femenino, dado que hemos retrocedido 10 o 16 años en esa materia”.

Diario Uchile

  Martes 28 de diciembre 2021 11:49 hrs. 
Boric, foto comando

Una verdadera partida de ajedrez es la que prepara el Presidente Electo Gabriel Boric para cuando comience su mandato. Las decisiones para sus primeros 100 días y la atmósfera que rodeará ese periodo serán el barómetro que medirá los niveles de presión que su gobierno deberá enfrentar en el futuro y que darán un sello a su trabajo.

Para Juan Pablo Araya, doctorante en Administración Pública y Política y jefe de la carrera de Administración Pública en la Universidad Estatal de O’Higgins, estos primeros 100 días del Presidente electo Gabriel Boric estarán marcados por el plebiscito de salida a la nueva constitución, que se realizará en agosto o septiembre de 2022, “específicamente porque se espera que la evaluación de la gestión de los primeros meses, se vea reflejada en la votación del plebiscito”, puntualiza el experto.

“Por esta razón, el Presidente electo deberá mostrar resultados rápidos y efectivos, principalmente en los temas de política social de mayor interés de la ciudadanía, como pensiones, salud y transferencias del Estado producto de las necesidades de la pandemia”, aclara el docente de Políticas Públicas.

Araya puntualiza que esta necesidad de mostrar resultados con premura se verá condicionada desde un primer momento, “ya que se enfrentará a un Congreso atomizado, donde particularmente en el Senado la derecha tiene el control de la mitad de los votos y en la Cámara baja solo tiene inicialmente una mayoría simple, lo que condicionará la velocidad de la implementación de las grandes reformas”.

Según el analista, la posibilidad de mostrar resultados en el corto plazo tendrá que construirse en base a grandes acuerdos, pero en un ambiente político que aún evidenciará las heridas de una de las campañas presidenciales más polarizadas desde la vuelta a la democracia.

“En el flanco interno, el Presidente deberá sortear las críticas del ala más radical del Partido Comunista, que encabeza Daniel Jadue, quien ya señaló que tomará una posición de denuncia en cuanto el gobierno se desvíe un milímetro del programa”, indica el docente de la Universidad Estatal de O’Higgins.

Por otro lado, asegura Juan Pablo Araya, el gobierno de Apruebo Dignidad deberá enfrentar los mismos desafíos del primer gobierno de Piñera, en lo relativo a la instalación, “debido a que es la primera vez que el pacto gobernará desde el Poder Ejecutivo”, aclara.

Según explica el analista, también existe la necesidad de mostrar resultados que sean valorados por la ciudadanía y el mandato estará marcado por un contexto económico complejo, “con un recorte del gasto público en más del 20 por ciento, un contexto inflacionario preocupante y el término de las ayudas sociales conocidas en el 2020 y el 2021 a través de los IFEs y los retiros de los ahorros previsionales”, explica.

“Gabriel Boric deberá enfrentar las presiones del parlamento por nuevos retiros de los ahorros previsionales, cuando él ya se ha comprometido a no apoyar otro retiro. Tampoco tendrá la holgura del Presidente Piñera para aprobar nuevamente transferencias con un criterio de universalidad, como lo fueron los IFEs, sin endeudar al país, lo que podría ahuyentar la inversión de mediano y largo plazo”, agrega Araya.

Y esto podría llevar a la encrucijada de focalizar el gasto público para mantener los equilibrios macroeconómicos con las críticas del ala más radical de su sector o, por otro lado, financiar políticas públicas en base a la deuda y sacrificar la buena reputación con los acreedores en el exterior.

Cuatro puntos relevantes

Para la docente de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Estatal de O’Higgins y analista política, Priscila González, las prioridades de los primeros días del gobierno de Gabriel Boric pasan por cuatro puntos relevantes.

“Primero está la reactivación económica. Es un hecho que las proyecciones de crecimiento han estado no tan optimistas. Y esto deriva de la situación de pandemia, no tanto del estallido, porque existe una recesión internacional, lo que ha implicado una importante repercusión en la inflación. El énfasis de esta recuperación económica, desde mi punto de vista, va a tener mucho que ver con el empleo femenino, dado que hemos retrocedido 10 o 16 años en ese ámbito, dependiendo del análisis que se haga”, señala la experta.

Agrega que otro punto relevante es la reforma tributaria. “Es muy importante para financiar el resto de iniciativas sociales que tenga el Presidente. La idea es aumentar la recaudación, porque si se va a aumentar el gasto debe hacerse con la responsabilidad de obtener los ingresos suficientes para cubrir eso de manera estable. Y ello requiere de una reforma tributaria que sea contundente, que apunte a disminuir la evasión, pero que también incluya el impuesto a los súper ricos, que quizá no va a generar tanta recaudación, pero sí tiene un carácter simbólico”, analiza la administradora pública.

El tercer punto es el sistema de salud. Según explica Priscila González, se trata de una de las promesas más estructurales que ha hecho el Presidente electo y que es más sensible para la población. “Se ha propuesto que haya un sistema universal de salud, donde se puede complementar con distintos seguros, en el que tendrán un rol las Isapres. Esto fortalecería a Fonasa y podría ayudar a la disminución de las listas de espera”, explica.

Por último y, en cuarto lugar, en un tema más político, se encuentra el retiro de las querellas por Ley Seguridad Interior del Estado, en los casos de los presos de la revuelta. “La situación global de los presos de la revuelta no depende mayoritariamente del Poder Ejecutivo, sino más bien del Judicial. Pero lo que sí puede hacer el Presidente es retirar esas querellas. Lo que será más complejo en esos casos donde ya existe prisión preventiva, desde hace muchos meses, y será difícil destrabar lo ya existente”, finaliza la experta.