Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de mayo de 2022

Escritorio

Helia Molina, sobre cambios en la estrategia de trazabilidad: “Dejarla en manos de la población es muy difícil”

La ex ministra de Salud abordó el escenario sanitario del país bajo la afección de la variante Ómicron, subrayando la necesidad de fortalecer el plan de trazabilidad y asilamiento precoz de los casos de contagios y alertando sobre las complejidades que radica delegar esta responsabilidad en la población.

Diario Uchile

  Martes 18 de enero 2022 11:25 hrs. 
Helia Molina.

En conversación con las periodistas Juanita Rojas y Diana Porras en la primera edición de Radioanálisis, la ex ministra de Salud durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet y académica de la Universidad de Santiago, Helia Molina, abordó el impacto de la variante Ómicron en el país. Una cepa sobre la cual la ex secretaría de Estado quiso acentuar la comunicación de riesgo hacia la población considerando la fragilidad que presenta hoy el sistema de salud al mantener una alta ocupación de pacientes con enfermedades crónicas y a un personal fatigado tras dos años de combate contra el virus.

Según la proyección del informe semanal que emana la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, las cifras de nuevos contagios podrían ascender a más de 40 mil casos diarios si las condiciones se mantienen como están. Un guarismo sobre el cual la ex ministra no se aventuró a confirmar ni a desestimar en la medida que la cantidad de variables que se han suscitado en esta pandemia, han imposibilitado el poder determinar alguna certeza, señaló.

No obstante a eso, Molina observó que “a pesar de la alta cantidad de casos y de la positividad nacional, no hemos visto un aumento tan espectacular y tan peligroso del uso de camas UCI, camas críticas, de ventiladores lo cual hace pensar de que podemos de alguna manera tener una ola importante pero que mientras no sature nuestro sistema de salud, estamos todavía con ciertos niveles de tranquilidad“.

Y es que la evaluación del sistema de salud es clave y de eso dependería el retorno de las cuarentenas, señaló. A su juicio, la medida debe ser ponderada en la eventualidad de que la ocupación se encuentre cercana al 90 por ciento, que es cuando bordearía prácticamente el colapso. En esa línea puso el acento en la fragilidad que presenta el sistema al haber en la actualidad una demanda alta de pacientes crónicos y con asistencia postergada.

“Entiendo que el Ministerio de Salud ha hecho una nueva estrategia para aumentar camas criticas, pero también hay un tema que hay muchos funcionarios que están con licencia médica. Ha habido un fuerte impacto en los equipos de salud de estos dos años de dura lucha contra el Coronavirus entonces ahí estamos en un equilibrio muy frágil en términos de la necesidad o no de llegar a la cuarentena”, consideró.

Abordando el nuevo enfoque en la estrategia de trazabilidad que determinó la autoridad sanitaria, con la cual se delegó a las personas que resulten positivas al virus la tarea de informar a sus contactos estrechos el riesgo de contagio, Molina consideró complejo el entregar esta responsabilidad a la ciudadanía.

“Con el número tan grande de casos es difícil mantener una buena trazabilidad y aislamiento de contactos oportuno, pero no se puede abandonar, es un tema que incluso el comité asesor del gobierno no ha recomendado en absoluto, el abandonar la trazabilidad, al contrario, (ha llamado) a fortalecerla. Sabemos que se han restado recursos a la atención primaria para hacer ese trabajo, las Seremis si bien han hecho bien su trabajo, hoy día requiere mucho refuerzo y no abandono”.

“La trazabilidad es un tema que no se puede dejar de lado y dejarla en manos de la población es muy difícil porque a las personas les cuesta estar reportando contactos, por razones de memoria, por razones de no estigmatizar a las personas, por razones de no ir a aislamiento a una residencia sanitaria en pleno verano cuando la gente está de vacaciones, en fin. Hay muchos factores que hoy día hacen mirar con mucha reserva el riesgo país en términos de un aumento tan grande de casos que de nuevo nos lleve a un colapso del sistema de salud”, sostuvo.

Aquilatando el escenario sanitario y las últimas novedades en torno a los riesgos de contagio en el Congreso Nacional, con la polémica que ha suscitado en torno la diputada socialista Jenny Álvarez por no contar con su esquema de vacunación completo, Molina criticó el hecho que autoridades públicas estén entregando “un mal ejemplo a la ciudadanía”.

“Es muy feo, dijéramos, que constituyentes no usen mascarilla, que una diputada no haya cumplido su esquema de vacunación lo cual pone en riesgo. Imagínese que está toda la bancada del PS con aislamiento, muchos otros diputados, entonces esta cosa de autodefinir qué es lo que voy a hacer, qué es lo que no voy a hacer, me vacuno o no me vacuno, me protejo o no me protejo, es un tema como decía el Subsecretario Dougnac, también de solidaridad. Cuando nosotros no nos cuidamos, no es un tema de ponernos nosotros no más en riesgo sino que ponemos en riesgo a muchas otras personas. Me parece que es el modelo que justamente no deberíamos dar quienes son autoridades”, consideró.

Pero la discusión en torno a la obligatoriedad de la vacuna es más compleja bajo la óptica de la ex titular de la cartera de Salud, razón por la cual ve con mejores ojos el mejorar la fiscalización del pase de movilidad.

“Son vacunas que llevan muy poco tiempo de uso por lo tanto legalmente es complejo obligar a la vacuna, con excepción de ciertos trabajos específicos, trabajadores de la salud, personas que atienden público, pero si lo que se debe exigir es el pase de movilidad. El pase de movilidad bien usado es un sistema interesante de poder evitar que personas que no tienen ese pase, hagan una vida normal, que puedan ir a cualquier lado, que puedan entrar a los teatros, que puedan viajar, que puedan moverse de una región a otra pero pareciera ser que el control y la capacidad real de supervisar el uso de tener el pase de movilidad, también ha mostrado sus debilidades”, reparó.