Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 11 de agosto de 2022

Escritorio

El Senado de la discordia: Idea de terminar con la entidad genera críticas y roces desde el PS con el futuro Gobierno

El senador electo Juan Luis Castro señaló que no habrá voluntad en la corporación de aprobar las iniciativas que surjan desde el Ejecutivo mientras existe una disposición de terminar con el Congreso bicameral. En contrario, el diputado y también senador electo Daniel Núñez, reiteró estar de acuerdo con modificar la estructura del Legislativo.

Diario Uchile

  Miércoles 23 de febrero 2022 17:25 hrs. 
Senado

Compartir en

La propuesta de terminar con el Senado planteada en la Convención Constituyente generó reacciones de los propios parlamentarios de esa corporación que nació en los albores del proceso independentista y que hoy se pretende cerrar en la futura Constitución Política.

Y es que al Senado se le achacan responsabilidades por no avanzar con la celeridad que se pretendía con diferentes proyectos. En el último tiempo sus críticos apuntan a los integrantes de la entidad por no acelerar iniciativas como la del indulto y posterior amnistía de los presos del estallido social o de modificaciones al sistema laboral, por mencionar algunas.

Por eso fue vista con buenos ojos la idea de un parlamento unicameral que es el sistema de Poder Ejecutivo que se busca establecer a través de una indicación en el debate de la Convención en los últimos días.

Pero la propuesta que debe ser refrendada en el referéndum de salida cuando concluya el trabajo de los constituyentes, encendió las primeras alarmas entre los convencionales de Vamos por Chile.

Ya el martes la convencional Marcela Cubillos, hablaba de que tener un parlamento unicameral significaría un perjuicio y que afectaría los contrapesos que requiere la democracia. “Será la dictadura de las minorías”, vaticinaba en Twitter.

El problema es mayúsculo también para algunos al interior del Partido Socialista. Esto porque desde la colectividad habían planteado que defenderían la bicameralidad, es decir que se mantuviera el Senado y la Cámara de Diputados. Sin embargo, la indicación fue aprobada por convencionales desde la Democracia Cristiana hasta la Lista del Pueblo, incluyendo a los socialistas.

El senador PS Rabindranath Quinteros, sostuvo que las conversaciones que impulsó el convencional socialista Ricardo Montero, no representaban a la colectividad. A ello agregó que “el PS no está a favor de eliminar el Senado. En la bancada jamás hemos hablado de eso. ¿Quién es Montero? Es un error quitarle atribuciones al Senado”, precisó.

Para los socialistas, el problema pasa además por lo que consideran la falta de conducción política de las autoridades del futuro Gobierno de los convencionales del Frente Amplio, ya que estiman que cualquier modificación institucional tendrá repercusiones en la nueva administración que deberá implementar los cambios que establezca la nueva carta fundamental en caso que se apruebe.

En ese sentido, el senador electo por la Región de O’Higgins, Juan Luis Castro, señaló a La Tercera, que “poco ánimo habrá en el Senado de aprobar las leyes del Presidente Boric si sabe que está desahuciando de antemano. Claramente aquí están triunfando los sectores más de izquierda dura que piensan y han pensado siempre en un esquema unicameral”.

Además, advirtió: “El éxito o fracaso de la nueva constitución, los niveles de acuerdo y rechazo que tenga, van a influir directamente en los proyectos de ley del Gobierno en el Congreso”.

Diferente postura expresó el también senador electo Daniel Núñez (PC), quien desde su campaña para ocupar un asiento en esa corporación dijo ser de la idea de tener un Parlamento con una sola cámara.

“Desde la campaña que tuve como candidato al Senado he planteado la posición del fin del Senado y la instalación de un Congreso unicameral. Creo que es la forma más democrática y representativa, más pluralista. Y desde ese punto de vista me encuentro totalmente de acuerdo con la propuesta de la Convención Constitucional de crear un Congreso plurinacional que pueda representar en una cámara al conjunto de los pueblos y las realidades que hay en Chile”, comentó.

La opción que se plantea en la Convención Constituyente es proponer una bicameralidad asimétrica donde existirá un segundo órgano de representación de las regiones y que abordaría temas exclusivamente regionales. Esto sería el primer paso para terminar con el Senado en nuestro país.

Síguenos en