Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 2 de julio de 2022

Escritorio

Claudio Salinas: Críticas contra la Convención Constitucional “van en la misma cuerda que la campaña de Kast”

El experto en comunicación política abordó los llamados de atención que ha recibido el órgano redactor durante el último período, atribuyéndolos en su mayoría a la campaña del rechazo, cuyos personeros, además de estar sobrerrepresentados en los medios de comunicación, señaló, usan argumentos que terminan siendo inverosímiles a los ojos de la sociedad.

Maria Luisa Cisternas

  Lunes 28 de febrero 2022 23:07 hrs. 
Claudio Salinas ICEI

Compartir en

Con el inicio de la votación de normas constitucionales por el pleno de la Convención, los cuestionamientos en torno a las iniciativas que levanta el grueso de los y las convencionales se han exacerbado. Desde el llamado movimiento “Amarillos por Chile” hasta las figuras del actual parlamento se ha puesto en duda la legitimidad o el modo de proceder de la Constituyente y a eso se ha sumado en más de una oportunidad durante la última semana el Presidente de la República, Sebastián Piñera, quien en entrevista con El Mercurio extendió su preocupación sobre el “afán refundacional” que a su juicio, hay al interior del órgano redactor.

En tanto, el titular del Servel, Andrés Tagle, mediante una carta publicada por el mismo medio, sostuvo que “la Convención fue electa con desigualdades graves en el voto que ponen en duda su origen democrático”, lo que vino a engrosar la batería de pronunciamientos que empañan el proceso constitucional. Así se acentúa uno de los desafíos más grandes para la Constituyente hoy por hoy, en cuanto a lograr despejar su propia voz entre tanto ruido para efectos de informar a la ciudadanía sobre el trabajo que realiza.

Abordando este escenario el Coordinador del Magíster en Comunicación Política del ICEI de la Universidad de Chile, Claudio Salinas, en conversación con nuestro medio, atribuyó a lo anterior a la resistencia hacia los cambios estructurales que impone el establishment del país y al despliegue de la campaña por el rechazo en miras del plebiscito de salida, la cual a su parecer, se mantendrá férreamente independientemente de las estrategias comunicacionales que adopte la Convención. 

“Aquí hay fuerzas del rechazo que son muy potentes, muy poderosas y que están en diferentes espacios y lugares que han monopolizado el poder constituyente durante estos últimos 30 años, entonces bajo esa lógica uno podría decir que hiciera lo que hiciera la Convención, está destinada, por como está compuesta, de personas que no forman parte de ese establishment o esas élites políticas, a generar un rechazo. Con eso quiero despejar que la comunicación no lo es todo, presupone que elaborando un mensaje completamente claro las personas y la sociedad van a actuar en consecuencia”, reparó.

Sin embargo, dentro de los márgenes de acción de la Constituyente, Salinas vio en la inédita heterogeneidad del órgano una virtud y al mismo tiempo una dificultad en la medida que no existe una sola verdad de la Convención, señaló. Así las cosas consideró que la complejidad de este rasgo ser un aspecto a acentuar desde el ámbito comunicacional.

“Eso es lo primero, comunicar la complejidad que está acá porque la Constitución se va a hacer en un año versus muchas otras Constituciones que se hacen en mucho más tiempo y con gente que está completamente de acuerdo porque es del establishment”, señaló, sosteniendo que la clave, “está en decir que esto es nuevo, no es malo el conflicto, que 103 votos por cada norma que se apruebe es mucho, es absolutamente superior a cualquier norma que hay incluso en el Congreso de Chile o cualquier elección de representatividad“.

Abundando en esas estrategias comunicacionales, Salinas señaló que la Convención debe generar una síntesis de las normas levantadas y aprobadas de manera didáctica y pedagógica para efectos de que toda la población pueda comprender como está discurriendo el proceso constituyente, así como las estructuras principales de la Constitución y su significado, pero con la claridad de que hay ya en la ciudadanía un grupo de convencidos por el rechazo frente al plebiscito de salida. En ese sentido, sugirió enfocar el trabajo comunicacional hacia quienes no han adquirido aún una postura.

“Como señalan las encuestas en este caso yo creo que son bien interesantes, la gente ya tiene una pre-evaluación de los que aprueban y los que rechazan, o sea el que rechaza independientemente de que la Convención comunique con una claridad y una retórica impecable, va a rechazar, el que va a aprobar, va a aprobar entonces en el fondo lo que tiene que hacer la Convención Constituyente es tratar ir sobre esos indecisos respecto del proceso y reforzar a los que aprobaron la Convención, pero a través de diferentes canales, diferentes vías, en el fondo hacer una contra-propaganda donde se destaque lo central, hacia dónde va y qué es lo positivo de aprobar lo que se aprobó”, indicó.

Ahondando en los sectores que han manifestado su oposición al trabajo de la Convención, Salinas sostuvo que si bien puede este parecer un grupo amplio de figuras, aseguró que “hay una sobrerrepresentación del rechazo” en cuanto a que “las personas que hablan no son equivalentes al sentir de la sociedad“. Junto a eso cuestionó la efectividad de sus estrategias, y es que pese a que pueden alcanzar una alta viralidad haciendo uso del sistema mediático, no terminan por permear el sentido común de quienes votaron por el apruebo en el plebiscito constitucional.

Ellos ocupan mucho la táctica que ocupó Kast o el grupo de Kast. Es una técnica bastante burda porque es bastante evidente la intencionalidad pero que ocupan todos los canales que tienen y esto tiene una alta viralidad, el mismo caso de Kast cuando tenía muchas menciones fue sancionado por contratar bots y también tienen tácticas que son de choque donde tienen por ejemplo a Marinovic, en fin, tienen una gama de posibilidades que van en la misma cuerda que la campaña de Kast y yo tengo la impresión que eso la sociedad ya lo tiene internalizado, sobre todo aquellas personas que votaron por el apruebo”.

“Para el caso de las elecciones, en el caso de Kast, la campaña fue de índole negativa, eso es de manual, cuando es totalmente negativo termina siendo inverosímil, eso lo prueba la comunicación política, la semiología, y una serie de campos, la psicología política… Porque cuando tú haces una campaña completamente del terror, termina siendo contraproducente”.

El hecho de que estos grupos detenten el aparato mediático del país es producto de la concentración de los medios de comunicación y esta es una problemática de la cual la Convención ha buscado hacerse cargo. Cabe recordar que el pasado jueves 24 de febrero, el plenario aprobó por 113 votos el artículo 2 del informe emanado por la Comisión de Sistemas de Conocimiento el cual establece que “el Estado tiene el deber de respetar la libertad de prensa, velar por el pluralismo de los medios de comunicación y por la diversidad de opiniones, siendo esto consustancial a la democracia y su fortalecimiento”. No obstante dicha norma fue rechazada en la votación en particular, retornando así a la comisión de origen.

Al respecto, Salinas consideró que dentro de las disposiciones de la nueva Constitución se “debe dar mayores facilidades para que las radios comunales, la prensa local, pueda expresarse, no teniendo que competir con los grandes medios porque eso no tiene sentido” y que además se debe, derechamente, restringir la concentración.

“No es bueno que un dueño de una Isapre tenga una radio, tenga una señal de internet o un canal abierto porque eso efectivamente va concentrando la opinión y no genera pluralidad, eso hay que evitarlo y ser capaz de demostrar que eso no tiene que ver con la libertad de expresión, al contrario. Ese pluralismo es saludable en tanto las personas ven que pueden acceder a los medios y pueden tener medios que representan a las localidades y a la gente común”, consideró.

Síguenos en