Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 1 de julio de 2022

Escritorio

BORIC ICONIC. Comunicación pública y gestión del riesgo en su llegada a La Moneda

Columna de opinión por Álvaro Neira Flores
Viernes 11 de marzo 2022 18:00 hrs.


Compartir en


La gestión del riesgo involucra comprender el entorno, resignificar la relevancia de cada público,
comunidades y grupos de interés, sobre todo por la preponderancia de la comunicación político-pública hoy en día, sea por la influencia de la concentración de los grandes medios de comunicación
y su alteración en la agenda pública, así como por las nuevas herramientas y las plataformas de
redes sociales, la interconexión e interdependencia, la diversidad y pluralidad de la información, la
que muchas veces transita en la crítica, el fastidioso troleo, falsedad y artificialidad.

Pues bien, sobre ese mar profundo (que tranquilo no nos baña, spoiler), Gabriel Boric Font asume
la Primera Magistratura de la (Pluri) Nación este 11 de marzo. Ese Boric Iconic que sobresale
rozagante como símbolo de una nueva generación en política, el que da un arribo al Gobierno de
Chile con la compostura (e imagen) de una coherencia comunicativa, de esa buena intención que
nos brinda su comunicación gestual y corporal (de la armonía energética y carita dije del Presidente).

No obstante, la agenda tendrá un grosor de aquellos. Y cómo no, si tiene que lidiar por lo pronto y
urgente con los siguientes factores, a lo menos:
• El arrastre. Estallido social, hito Constituyente y el Chile naciente.
• Pobreza, empleo, migración irregular. La crisis. La marginalidad.
• Covid 19, variantes, sanidad, y la comunicación de emergencias.
• Escenario internacional complejo, vacilante (y beligerante).

Es por ello que la construcción de la estrategia comunicacional de la debutante administración de
Apruebo Dignidad debiera ir en la línea de la adopción natural de una vanguardia ciudadana, de la
cual su jerarquía debe hacerse rostro, pero también responsable, siendo Boric el líder de Gobierno,
pero también el líder de una coalición, debiendo no perder ese perfil, sabiendo además incluir a su
aparataje a la militancia crítica, la cual ha dado frescor y empatía con el real, y ya manoseado
concepto, ´Nuevo Chile´.

Así también, la estrategia debe contribuir al modelamiento de algo más que un relato, dando un
fluir discursivo que sea bandera y cuento del inicio de un cambio epocal, reflejarlo, hacerlo empático
y digerible, trascendiendo a la figura del ‘chico dije y bien intencionado’ al ´Señor Presidente´ (Mr.
President para la fanaticada siútica), mostrando capacidad de gobierno, obra (porque las obras son
amores), además de saber gestionar el riesgo de su comunicación pública en torno a los factores
señalados en un clima de alta tensión, con una oposición legislativa fuerte, dispersa en ocasiones,
con nuevos actores (y actoras pues!), donde desde todos los bandos, frentes, márgenes y sectores,
se espera la responsabilidad de brindar un equilibrio justo, quizás docto de alta política, con diálogo, capacidad de acuerdo y negociación, potenciando el momento constituyente, haciendo palabra y carne eso de “Para vivir Mejor”.

¡Parabienes!

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.