Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 28 de junio de 2022

Escritorio

¿Qué sigue en el proceso de adhesión a Escazú?: Gobierno da su primer paso en materia medio ambiental con la firma del Acuerdo

El mensaje de adhesión a Escazú que concretó hoy el Gobierno requiere la visa del Parlamento para ser presentado a la ONU. Si bien desde RN se han mostrado abiertos a respaldar el acuerdo, desde Chile Vamos se mantienen algunas posturas que guardan reticencias con la iniciativa, en cuanto se considera que atenta contra la soberanía jurídica del país.

Maria Luisa Cisternas

  Viernes 18 de marzo 2022 13:37 hrs. 
WhatsApp Image 2022-03-18 at 13.24.55

Esta mañana en el Palacio de La Moneda, frente a representantes del parlamento; organizaciones y activistas socioambientales; la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, y parte de los secretarios de Estado que integran el Comité Político, el Presidente de la República, Gabriel Boric, junto a la ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas, y la ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola, firmaron el mensaje para la adhesión de Chile al Acuerdo de Escazú, el que tiene como objetivo, según el gobierno, “garantizar la implementación en América Latina y el Caribe de los derechos de acceso a la información ambiental, la participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y acceso a la justicia en asuntos ambientales”, mismo que desestimó la administración Piñera el año 2020, arguyendo factores relativos a una “ambigüedad y amplitud” de sus artículos, lo que se sumaba a su “carácter supralegal”, el que se hubiese aplicado por sobre la legislación nacional, argumentó en su momento la ex ministra de Medio Amiente, Carolina Schmid.

Es así que Escazú constituía uno de los vértices diametralmente opuestos entre el gobierno entrante y el saliente. Rojas, quien abrió la alocución hoy en el Patio de Los Naranjos, afirmó que “entender la relación indisoluble entre los seres humanos y la naturaleza, llama a generar un pacto con ella” y que ese, “es el imperativo ético de esta época toda vez que “la ventana de oportunidad para enfrentar la crisis climática y la de biodiversidad, se está cerrando”, aseveró.

“Necesitamos de distintos conocimientos y saberes de grupos usualmente marginados de la toma de decisiones, necesitamos de todas y todos quienes están dispuestos a superar un modelo que ha roto la armonía con la naturaleza, buscamos avanzar hacia un estilo de desarrollo que contribuya a un bienestar sin exclusión y ubicando los derechos humanos en el centro de la discusión pública, garantizar que todas las personas, las generaciones presentes y futuras puedan vivir en un medio ambiente sano y sostenible”.

Por su parte, la Ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola aseguró que la adhesión al acuerdo de Escazú representa el retorno a la mejor tradición diplomática del país y que con esta acción el Ejecutivo busca recuperar la reputación internacional de Chile y permitir que los chilenos chilenas se sientan orgullosas y orgullosos de la contribución que desde aquí se hace al mundo.

“La adhesión al Acuerdo de Escazú redefine nuestros objetivos de política exterior con un claro foco en el desarrollo sostenible, sustentable e inclusivo, así con el medio ambiente, las comunidades, las personas y la forma en que ellas interactúan; una política exterior más participativa y ciudadana, reforzaremos los vínculos de la política exterior con la sociedad civil. El Acuerdo de Escazú es un tratado que tiene un especial foco precisamente en las personas y los grupos en situación de vulnerabilidad  es el primer tratado del mundo que se refiere específicamente a las y los defensores ambientales para garantizar su protección“, enfatizó.

En el marco de la ceremonia y tomando lugar en la testera, el Presidente de la República, Gabriel Boric, recordó las muertes de las activistas socioambientales Macarena Valdés y Nicolasa Quintremán, cuyas circunstancias aún siembran la duda, señaló el mandatario. En esa línea agradeció a los defensores y defensoras del medio ambiente que instaron a la coalición, durante el período de campaña, a adherir al Acuerdo de Escazú.

“Es importante su energía con la que han asumido la tarea de no dejar de recordarnos lo importante de este acuerdo para la protección de los derechos humanos y el medio ambiente y además desde América Latina y el Caribe le estamos hablando al mundo. Ustedes, luchadores y luchadoras por la defensa del medio ambiente, luchadores por la vida, nos han enseñado a perseverar, a nunca soltar, y hoy día estamos avanzando con el Acuerdo de Escazú, mañana lo haremos por el reencuentro entre los pueblos que habitan nuestro territorio, por las pensiones dignas, por la salud de calidad, por la erradicación de la violencia de género y los abusos sexuales en nuestros establecimientos educacionales porque eso es lo que Chile quiere y para eso llegamos a La Moneda“, sostuvo.

El mensaje de adhesión al Acuerdo de Escazú del Ejecutivo debe ser ratificado por el Congreso Nacional, por lo que la solicitud será ingresada por la Cámara de Diputados y Diputadas donde necesita 93 votos para ser aprobado y 30 votos en el Senado. De darse esas condiciones, el Presidente Boric podrá remitirlo a la ONU. Al respecto, desde la bancada de Renovación Nacional han dicho estar abiertos a apoyar Escazú en cuanto pretenden instalar la defensa del medio ambiente como el sello el partido. Así las cosas, desde la coalición de Chile Vamos se mantienen algunas posturas que guardan reticencias con la iniciativa, en cuanto se considera que atenta contra la soberanía jurídica del país.