Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de mayo de 2022

Escritorio

Muere Leonel Sánchez, leyenda del fútbol chileno

El zurdo, que se transformó en el mayor símbolo del club de fútbol de la Universidad de Chile e ícono del Mundial del 62, falleció durante esta madrugada a la edad de 85 años.

Claudio Medrano

  Sábado 2 de abril 2022 8:48 hrs. 
leonel-sanchez-chile

A la edad de 85 años falleció uno de los mejores jugadores de fútbol en la historia de nuestro país. Leonel Sánchez, ícono de la selección chilena y del club de sus amores, la Universidad de Chile, murió durante esta madrugada. Fue internado en febrero pasado en el Hospital Clínico de nuestra casa de estudios por un cuadro de trombosis pulmonar. Sin embargo, había abandonado el recinto el martes recién pasado.

“A través de nuestro sindicato, la familia Sánchez Encina informa el sensible fallecimiento de don Leonel Sánchez Lineros. El gremio expresa sus más sentidas condolencias a todos los familiares. Nuestro homenaje para uno de los más grandes de la historia La Roja”, informó el Sindicato de Futbolistas Profesionales.

Dueño de una zurda prodigiosa, Leonel fue parte de la generación que alcanzó el tercer lugar en el Campeonato Mundial de Fútbol de 1962 realizado en Chile y que, al día de hoy, es considerado el mayor logro futbolístico de nuestra historia, superior incluso al bicampeonato de América de 2015 y 2016.

Toda esta historia de éxitos podría haber sido muy distinta si es que Leonel hubiese decidido seguir los pasos de su padre, Juan Sánchez, boxeador de la década del 40 y que tuvo un paso bastante efímero por el boxeo profesional, pero sí alcanzó a ser campeón en el ámbito amateur.

Se decía que Leonel tenía grandes condiciones para el boxeo y mucho de eso se pudo ver en el infame partido ante la selección italiana en el Mundial de 1962 donde Sánchez noqueó al italiano David con un potente zurdazo.

Leonel Sánchez junto a su padre Juan el día de su debut en 1953.

Leonel Sánchez junto a su padre Juan el día de su debut en 1953.

Pero el destino quería otra cosa, quería que Leonel fuese futbolista profesional y ese sueño lo cumplió el 13 de septiembre de 1953 frente a Everton de Viña del Mar y bajo la dirección técnica de Luis “Zorro” Álamos. Fue en ese equipo donde se topó con otras figuras del balompié nacional como Carlos Campos, Sergio Navarro, Luis Eyzaguirre o Braulio Musso con quienes conformaría el inolvidable “Ballet Azul”.

Con sus compañeros del “Ballet”, Sánchez conseguiría seis campeonatos nacionales y pese a que tuvo múltiples ofertas de gigantes del fútbol europeo como el Real Madrid, Benfica, Juventus o el AC Milan (club en el que jugaría algunos partidos amistosos) nunca dejó nuestro país, en gran medida, por el cariño que sentía por la camiseta azul con la U roja en el pecho.

Leonel Sánchez junto a Pelé, en uno de los tradicionales torneo de verano que se desarrollaban en el Estadio Nacional.

Leonel Sánchez junto a Pelé, en uno de los tradicionales torneo de verano que se desarrollaban en el Estadio Nacional.

Su paso por la U se extendió hasta 1969, donde diferencias con los directivos de la época lo llevaron a tomar la decisión de abandonar el club y fichar por Colo Colo. Posterior a eso, tuvo breves pasos por Palestino y Ferroviarios club donde se retiró al finalizar la temporada 1973.

En total, Leonel Sánchez jugó en el futbol profesional chileno 442 partidos, anotando 168 goles, con un promedio de 0,38 goles por partido.

Selección Chilena y el Mundial del 62

Pero Leonel no solo fue un ícono para la Universidad de Chile, también lo fue para la Selección Chilena. El puntero izquierdo debutó con la camiseta roja el 18 de septiembre de 1955 en un amistoso jugado en el Estadio Maracaná ante el Brasil de Didí y Garrincha.

Con la Selección Nacional jugó 85 partidos, anotando 24 goles. A día de hoy, Sánchez es el séptimo goleador en la historia de la “Roja” y también uno de los que más partidos jugados posee.

El punto culmine defendiendo al “equipo de todos” fue, sin duda, su participación en el Mundial de 1962 realizado en nuestro país, donde no solo fue uno de los puntales del tercer lugar conseguido en ese torneo, sino que además fue uno de los goleadores del campeonato al marcar 5 tantos.

Recordada es su participación en la llamada “Batalla de Santiago” ante la selección italiana, donde noqueó a un jugador rival (inexplicablemente sin recibir la expulsión) y también por su gol de tiro libre en Arica ante la Unión Soviética y que periodista Julio Martínez inmortalizó con su recordada frase: “¡Justicia divina!”.

Luego del Mundial del 62, Leonel participó en el proceso que llevó a Chile al Mundial de Inglaterra en 1966, aunque en esta ocasión, el equipo chileno no tuvo una participación destacada y terminó eliminada en primera ronda.

Además de los mundiales, entre 1956 y 1967 Leonel Sánchez participó de cuatro copas América, siendo el subcampeonato de 1956 en Uruguay su participación más destacada. En dicho torneo además Sánchez anotó dos tantos.

Luego de su retiro, Leonel Sánchez estuvo alejado de la actividad hasta que en 1985 decide asumir la dirección técnica de la Universidad de Chile. Estuvo en ese puesto hasta 1987 sin cosechar resultados destacables.

Volvió a sentarse en la banca de la U en 1989 como ayudante técnico de Luis Ibarra, consiguiendo juntos el ascenso a Primera División y con el título de campeones. Posteriormente, asumió la dirección técnica del equipo para la temporada de 1990, pero los malos resultados lo llevaron a tomar la decisión de renunciar a los pocos meses de asumido.

Leonel Sánchez festejando el campeonato de Segunda División 1989.

Leonel Sánchez festejando el campeonato de Segunda División 1989.

Desde entonces solo se dedicó a seguir el fútbol desde su balcón de hincha y acompañó en cada partido de local a la “U” hasta que la salud se lo permitió.

Dentro de las distinciones individuales que cosechó Leonel Sánchez durante su carrera se encuentran múltiples premios como mejor futbolista de Chile, además de nominación al Balón de Oro Global de la FIFSA en los años 1956, 1961, 1962 y 1965. Además, fue ubicado en el puesto número 40 de los mejores jugadores sudamericanos de la historia según la IFFHS de la FIFA.