Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Europa no puede prescindir del petróleo ruso

La Organización de Países Exportadores de Petróleo advirtió a la Unión Europea que sustituir el petróleo ruso es imposible y que las sanciones impuestas a Moscú podrían generar una de las peores crisis de suministros del energético en la historia.

Luis Hernán Schwaner

  Martes 12 de abril 2022 17:06 hrs. 
Rosneft

Miembros de la Unión Europea y la OPEP+ (que suma a los miembros productores asociados) se reunieron en Viena para analizar el suministro del hidrocarburo ante las medidas tomadas contra Rusia por el conflicto en Ucrania. En ella, la UE planteó a la OPEP aumentar su producción para compensar una posible restricción al petróleo ruso, pero el secretario general de la organización, Mohammed Barkindo, respondió que resulta imposible para ella bombear semejantes cantidades de petróleo y que, de aplicarse las restricciones occidentales contra el Kremlin, se perderían más de siete millones de barriles diarios de crudo y otros combustibles.

La OPEP se ha resistido a los llamamientos de Estados Unidos y de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) para que bombee más crudo con el fin de enfriar los precios, que el mes pasado alcanzaron el máximo en 14 años después que Washington y Bruselas impusieran sanciones a Moscú debido a la invasión de Ucrania. La UE señaló en la cita que la OPEP podría aportar más producción a partir de su capacidad sobrante, según la agencia Reuters. Esto porque, de acuerdo a lo ya pactado, la organización y otros productores -incluida Rusia- aumentará la producción en unos 432,000 barriles diarios en mayo, como parte de la eliminación gradual de los recortes de producción realizados en los últimos dos años, durante los peores momentos de la pandemia del coronavirus. Pero, advirtió, de todos modos no van a aumentar la producción para reemplaza el crudo de Moscú.

La Comisión Europea está elaborando propuestas para imponer un embargo al petróleo ruso, adelantaron el lunes los ministros de Asuntos Exteriores de Irlanda, Lituania y los Países Bajos a su llegada a una reunión con sus pares de la UE en Luxemburgo. Pero, los 27 que países que conforman la UE se muestran divididos en cuanto a si deben o no seguir ese camino, dada su mayor dependencia del petróleo ruso y la posibilidad de que la medida haga subir los ya elevados precios de la energía en el viejo continente. Por otra parte, la UE espera reducir su consumo de petróleo en un 30% para el 2030 respecto a los niveles del año 2015 en virtud de sus previsiones políticas para luchar contra el cambio climático, aunque a corto plazo un embargo provocaría una carrera por sustituir el petróleo ruso por suministros energéticos alternativos.

En la reunión de Viena, Mohammed Barkindo puntualizó que el actual mercado, altamente volátil, no era el resultado de factores fuera del control de la OPEP, algo que fue interpretado como una advertencia de que el grupo no bombearía más crudo. Hay que tener presente que Rusia exportó cinco millones de barriles diarios (mbd) de petróleo en 2020, la mitad hacia países europeos, en especial Alemania, Hungría, Países Bajos, Austria y Polonia, altamente dependientes de ese suministro, aunque no son los únicos.

Por su parte, Estados Unidos, gran productor de energía, decidió embargar el crudo ruso aunque por ahora Europa solo contempla la medida para el carbón y estudia reducir sus compras de gas a Rusia en dos tercios este año. No obstante, Australia y Canadá, que dependen menos del suministro ruso que Europa, siguieron los pasos de Washington y ya han prohibido las compras de petróleo ruso.

Por otra parte, la OPEP rebajó en 500.000 barriles diarios (b/d) su pronóstico del crecimiento de la demanda mundial de petróleo para 2022 y ésta se ha revisado a la baja en 0,5 millones de barriles diarios hasta un promedio de 3,7 millones de barriles diarios, teniendo en cuenta el empeoramiento de la proyección del crecimiento del PIB mundial debido a los actuales eventos geopolíticos y el impacto en la demanda global de una nueva ola de la variante ómicron en China, según el informe mensual de la OPEP.