Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de junio de 2022

Escritorio

Andrés Solimano: “Me parece que el gobierno está muy preocupado con la inflación, pero no hay que extremar las cosas”

El economista expresó sus reparos sobre el quinto retiro "acotado" del gobierno y planteó considerar el momento político y social que atraviesa el país. "Haría un llamado a calibrar la política económica, tomando en cuenta esto”, comentó.

Natalia Palma

  Jueves 14 de abril 2022 9:23 hrs. 
Andrés-Solimano

En conversación con la primera edición de Radioanálisis, el economista Andrés Solimano profundizó sobre la discusión en torno al quinto retiro de pensiones y del proyecto alternativo presentado por el Ejecutivo, que serán votados el próximo lunes 18 en la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados.

Esta última iniciativa estaría enfocada en el pago de deudas, tales como pensiones alimenticias y financieras, gastos de salud, créditos hipotecarios y para la adquisición de una primera vivienda.

En ese sentido, dijo que “me parece que el gobierno está muy preocupado con la inflación, obviamente válida, pero a veces no hay que extremar las cosas. Hay que dejar que el organismo económico desarrolle sus propios mecanismos de ajuste. Esto de que no pueda entrar dinero extra en la economía, porque sería supuestamente muy inflacionario, está detrás de la propuesta alternativa del quinto retiro”.

Asimismo, apuntó que “ya hay otros instrumentos anti inflacionarios en operación, como el aumento de las tasas de interés del Banco Central y la reducción del gasto público por la Ley de Presupuestos aprobada en la administración anterior”.

Por lo mismo, el economista consideró que “hay que ir con cuidado porque si bien la inflación no es buena, tampoco es bueno que se vaya a producir una recesión por falta de gasto”.

“No vaya a ser que, por bajarle la fiebre al enfermo muy rápido, le creemos otro problema, que es el de desempleo, baja en las ventas, en la inversión, sobre todo en un año tan crucial en el que se inaugura un gobierno con una agenda progresista y que también se está discutiendo una nueva Constitución. Entonces, haría un llamado a calibrar la política económica, tomando en cuenta esto”, añadió.

El también presidente del Centro Internacional de Globalización y Desarrollo (Ciglob) mencionó que “el problema de una economía como la chilena, con un mecanismo de protección social débil, con una distribución del ingreso muy desigual, la gente es muy vulnerable. Creo que la solución real de fondo es construir un sistema de protección social que efectivamente funcione”.

Esto, de modo que “cuando haya recesiones, crisis de salud como epidemias, desastres naturales, existan recursos que operen en forma automática, rápida y lleguen a la gente. El modelo económico chileno se ha construido en los últimos 40, 50 años y ese componente no está, por eso es que se ha llegado al tema de los retiros como última instancia para hacer frente a crisis de este tipo”.

Por otra parte, Solimano dijo no compartir las declaraciones de la presidenta del Banco Central, Rosanna Costa, quien cuestionó el proyecto del gobierno, señalando que este “jibariza el mercado de capitales a largo plazo”.  

Esto, debido a que el economista recordó la existencia de casos en que los recursos de las cuentas de retiro programado fueron reinvertidos en otros instrumentos financieros, tales como cuentas de ahorro y depósitos a plazo. “Es dinero que se transfiere de una cuenta a otra, no sale del mercado de capitales”, expresó.

Con todo, consideró que uno de los problemas de esta propuesta alternativa tiene que ver con la priorización del servicio de deudas y extrapoló esta situación con la experiencia internacional vivida, por ejemplo, en Grecia y Argentina.

En esa línea, planteó que “primera prioridad es que la gente consuma, que se alimente bien, que tenga empleo y después vamos a la deuda. A parte de la deuda alimentaria, esto va a beneficiar básicamente a los bancos, a las isapres y a los monopolios del agua y el gas”.

“El gobierno debiera evaluar la orientación global de la política económica. Veo que está dominando mucho una ortodoxia que es el objetivo primero, final, rápido, de bajar la inflación- en la que estamos de acuerdo- pero yo haría la pregunta asociada ¿A qué costo y en qué plazo? Haría esa evaluación”, aseveró.