Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 26 de junio de 2022

Escritorio

“Representa un cambio de paradigma”: Expertas valoran reconocimiento del trabajo doméstico y de cuidados en nueva Constitución

En el marco de la votación del segundo informe de la comisión de Derechos Fundamentales, el pleno de la Convención reconoció el trabajo doméstico como un pilar fundamental para el desarrollo de la sociedad.

Joana Carvalho

  Miércoles 20 de abril 2022 21:26 hrs. 
trabajo-domestico

En el año 2020 producto de la pandemia del Covid-19 mujeres a lo largo de todo Chile dedicadas a los trabajos domésticos y de cuidado quedaron desempleadas, sin tener un reconocimiento formal de sus labores y por ende sin respaldo social en cuanto a cotizaciones y liquidaciones.

En el futuro aquellas mujeres no tendrán que atravesar por situaciones similares, ya que en el segundo informe de la Comisión sobre Derechos Fundamentales, el pleno de la Convención Constitucional aprobó el Artículo 11, el cual estipula lo siguiente: “El Estado reconoce que los trabajos domésticos y de cuidados son trabajos socialmente necesarios e indispensables para la sostenibilidad de la vida y el desarrollo de la sociedad, que son una actividad económica que contribuye a las cuentas nacionales y que deben ser considerados en la formulación y ejecución de las políticas públicas”.

De acuerdo a Camila Miranda, presidenta de la Fundación NODO XXI e investigadora en estudios de género, feminismo y educación, la aprobación del Artículo 11 es un avance sustantivo en términos de los derechos de las mujeres, debido a que los trabajos de cuidado han sido sostenidos históricamente por mujeres y niñas.

Igualmente, la experta indicó que progresar hacia una democracia paritaria no solo significa equilibrar los escaños de trabajo u órganos del Estado según las cuotas de género, sino que avanzar efectivamente en condiciones en que todos y todas sumemos colectivamente en relación a lo que significa vivir en una misma sociedad.

De la misma manera, la investigadora expuso que los nuevos artículos implicarán distintos procesos educativos, así como la creación de nuevas institucionalidades. “La Constitución establece las bases de la convivencia, entonces cuando se establecen estos artículos implica hacernos cargo colectivamente de estas actividades que por mucho tiempo habíamos asumido las mujeres, es un avance sumamente importante”, declaró Miranda.

Según un estudio realizado por el Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales en conjunto con ONU Mujeres y el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género a finales de 2020, semanalmente las mujeres dedican 9 horas más que los hombres en tareas domésticas tales como cocinar, hacer aseo y lavar ropa. Además, el mismo estudio indicó que las mujeres invierten 14 horas más que los hombres en cuanto al cuidado de los niños menores de 14 años.

En ese sentido, según la socióloga y Coordinadora del Observatorio de Género y Equidad, Teresa Valdés, lo contemplado por los artículos aprobados en el borrador de la nueva Constitución plantean la corresponsabilidad del cuidado, es decir que no es exclusivo de las mujeres por el hecho de ser reproductoras biológicas, sino que es una tarea en conjunto de toda la sociedad.

“No es posible seguir con esta división sexual del trabajo donde las mujeres están a cargo de la reproducción y los hombres de la producción”, destacó Valdés. Asimismo, la socióloga enfatizó que lo consignado en el pleno de la Convención en cuanto al trabajo doméstico y de cuidado, permitirá el reconocimiento de los trabajos reproductivos como una actividad económica.

Por otro lado, Claudia Dides, socióloga y Magíster en Género de la Universidad de Chile afirmó que el país está viviendo un cambio de paradigma y que una vez aprobada la nueva Carta Magna, ésta tendrá que dialogar con el resto de leyes, como ocurre en el caso del artículo destacado anteriormente y el Código de Trabajo.

“¿Cómo estará comprendido el trabajo doméstico? ¿Cómo va hacer la remuneración? ¿Cuánto se va a pagar?”, cuestionó la socióloga y agregó: “creo que esto significa que hay una distribución de la riqueza que es de manera distinta y donde la valorización del trabajo doméstico tiene un lugar que ocupar en este cambio paradigmático”.

Igualmente, Dides comentó que si bien todavía no se ha abierto un espacio para que se genere debate en relación a la materia, la discusión tendrá que darse antes de que la nueva Constitución entre en vigor.