Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de junio de 2022

Escritorio

Bachelet sostiene que propuesta de nueva Constitución “debería aprobarse” y RN envía carta a la ONU acusando intromisión

El apoyo explicitado de Bachelet al apruebo es un asunto que complica a Chile Vamos, desde donde se ha pensado revivir el proceso constitucional que la ex mandataria impulsó, para erigir una reforma al texto vigente en el caso que gane el rechazo.

Diario Uchile

  Viernes 20 de mayo 2022 10:26 hrs. 
michelle-bachelet

A nadie ha dejado indiferente el borrador de la propuesta de Constitución que elaboró la Convención Constitucional tras un año de trabajo. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, manifestó su preferencia a la opción del apruebo en alusión al plebiscito de salida del proceso fichado para el próximo 4 de septiembre, en entrevista con la agencia internacional Bloomberg. Algo que generó la reprobación de Renovación Nacional quienes remitieron una carta al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Gutierres, acusando una “constante intromisión” por parte de la ex mandataria.

Espero que se apruebe, creo que debería aprobarse”, señaló Bachelet respecto al texto que pasó a la comisión de Armonización del órgano redactor. Y es que si bien indicó que no ha leído la propuesta preliminar “porque no está listo”, afirmó que el documento “está ofreciendo un nuevo contrato social basado en un bonito proceso nacional legal”.

“Son temas muy importantes para resolver algunas de las dificultades y desafíos más importantes para nuestro país, en cuanto a lograr que todas las regiones del país se sientan completamente representadas, que los pueblos indígenas se sientan realmente representados y cómo se pueda integrar mejor los estándares internacionales de derechos humanos. Derechos como la salud y las cuestiones indígenas también”, sostuvo, señalando algunos puntos de la propuesta de Constitución.

Tras estas declaraciones, desde la tienda comandada por el senador Francisco Chahuán, remitieron una carta al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Gutierres, con la finalidad de manifestar “preocupación por la constante intromisión de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos en asuntos de política interna chilena”. 

Los legisladores de derecha sostuvieron que el plebiscito del 4 de septiembre “se trata por cierto de un debate que se ha tomado la agenda política de nuestro país, y que a partir de los estudios de opinión de las últimas semanas tiene un pronóstico incierto, lo que hace aún más recomendable proscribir toda injerencia de funcionarios internacionales”.

Además acusaron que “esta actuación ha sido reiterada y deja en evidencia su voluntad de seguir participando de manera activa en los asuntos políticos chilenos valiéndose de su estatus internacional y de la ascendencia como ex Jefa de Estado”. Ahora, si bien reconocen que no se puede exigir ni prohibir a la otrora mandataria expresar su opinión, precisaron que “sí es del todo relevante supeditar dicha atribución con los deberes que le impone el cargo que hoy desempeña”. 

En diciembre del 2021, en el marco del proceso eleccionario presidencial, la colectividad, junto a parlamentarios de la UDI, remitieron una misiva al organismo internacional luego que Bachelet explicitara su preferencia respecto al candidato Gabriel Boric. En esa oportunidad consideraron grave que la autoridad internacional “emita opiniones de política interna aprovechando sus días de descanso en el país” y junto a eso exigieron que, independientemente de su preferencia, recibiera al candidato José Antonio Kast. 

Así las cosas, el apoyo explicitado de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU a la opción del apruebo a la nueva Constitución es un asunto que complica al conglomerado de Chile Vamos, desde donde ya se han enaborlado distintos escenarios según el resultado del plebiscito, y aún más en el caso de que el texto se rechace, que es la apuesta del sector. Bajo esa eventualidad, la tesis que se ha impuesto a la interna es la de impulsar, de todas formas, una reforma a la Constitución vigente, ya sea a través del Congreso Nacional, por un panel de expertos o bien, reviviendo el proceso constituyente que impulsó la ex mandataria. Es a esa última vía a la que Bachelet quita piso con su declaración.