Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 30 de junio de 2022

Escritorio

Gustavo Petro: la primera gran derrota del Uribismo que podría ser opacada por el miedo

El analista experto en los procesos políticos de Colombia, Miguel Barreto, se refirió al cambio político que demanda la ciudadanía en las elecciones presidenciales 2022 y su esperanza por acabar con la profunda desigualdad en el país.

Joana Carvalho

  Lunes 30 de mayo 2022 20:45 hrs. 
petro_hernandez

Compartir en

Después del resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, el país sudamericano tiene la posibilidad de que por primera vez en su historia resulte ganador un presidente de izquierda. En el próximo balotaje Gustavo Petro, quien obtuvo un poco más del 40% de las preferencias, disputará el futuro mandato con Rodolfo Hernandez, que consiguió el 28% de los votos a su favor.

“Cambio” es la palabra que mejor describe el deseo de la ciudadanía colombiana en el marco de un proceso electoral histórico, en que el descontento social producto de la inequidad, la pobreza, la inseguridad y la violencia con la que operan los ilegales grupos armados dedicados al narcotráfico, son precisamente los factores a los que buscarán darle un giro radical el 19 de junio en la segunda vuelta.

Radio Universidad de Chile conversó con el académico en ciencias políticas de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, Miguel Barreto, para analizar los resultados de las primera votaciones para las presidenciables 2022 y al devenir del siguiente encuentro electoral. A su juicio, el perdedor de la primera contienda no fue únicamente Federico Gutiérrez al obtener solo el 24% de las preferencias, sino que fue la forma tradicional de hacer política con que la oligarquía colombiana que ha gobernado.

Cabe destacar que una investigación de senadores de izquierda reportó que, hasta 2018, la gobernanza del Estado en Colombia de los últimos 200 años ha estado en manos de tan solo 40 familias.

Rodolfo Hernandez fue un candidato sorpresa, es un empresario de la construcción y exalcalde de Bucaramanga y se presentó como un candidato independiente. De acuerdo con el profesor Barreto, lo han catalogado como el Donald Trump de Colombia y su campaña fue basada en el rechazo contra la clase política tradicional, pero con pocas propuestas concretas.

“Su principal bandera fue luchar contra la corrupción, pero tiene procesos de corrupción en su pasado político. Es un candidato que no se asume como de izquierda ni de derecha, pero que tiene visiones profundamente conservadoras, xenófobas, machistas y violentas”, detalló el cientista político.

Mientras que Gustavo Petro es economista, fue alcalde de Bogotá y esta es la tercera vez que postula a liderar al país como máxima autoridad. Actualmente se desempeña como senador, pero una de sus desventajas es que tiene a cuestas un pasado vinculado con la guerrilla al haber sido parte del Movimiento 19 de Abril, una organización que protagonizó la violenta toma del Palacio de Justicia en 1985.

Proyección de la segunda vuelta y el miedo del comunismo en el poder

La lectura de los resultados podría indicar que quien lidera el balotaje es Gustavo Petro, pero de acuerdo con la lectura de Barreto, debido al profundo miedo que tienen los y las colombianos hacia el comunismo, todos o casi todos los votos que recogió Federico Gutiérrez se los llevará Rodolfo Hernández y eso lo dejaría en primer lugar.

“Me parece clarísimo que en un país que tiene una cultura anticomunista y anti izquierda muy grande subsistan muchos temores. La amenaza del castrochavismo va a llevar a esa transferencia de los votos de toda la derecha y centro-derecha al candidato que no sea Gustavo Petro”, destacó el experto.

En ese sentido, el especialista enfatizó que en Colombia se ha logrado manipular a las masas en función de aquel sentimiento humano que es el miedo y el odio al otro. “Tradicionalmente el miedo se ha fundado contra la guerrilla, pero la guerrilla ya no está ahí, así que el discurso se transformó en torno a otro miedo y a otro odio que ahora es el régimen de Venezuela, primero Chávez y luego Maduro, considerando que Colombia tiene aproximadamente 2 millones de habitantes de origen venezolano”, explicó Barreto.

El académico destacó que tanto la campaña tanto de Hernández como de Gutiérrez fue marcada principalmente por una falta de propuestas políticas y centrada en la idea de “no permitir que se termine la democracia en Colombia con la extensión de un régimen populista”. Aquello se instaló en un discurso en contra de Petro y contra la abolición de la propiedad privada, ya que sostenían que el contrincante de izquierda instalaría una política de expropiación.

No se sabrá cuál será el cambio que lograrán los ciudadanos colombianos hasta la segunda vuelta, pero el profesor de ciencias políticas de la Pontificia Universidad Javeriana consideró que el escenario al que se enfrenta el presidenciable Gustavo Petro es mucho más difícil que la de su contrincante, Rodolfo Hernández.

Si bien Gutiérrez expresó que le entregaría todo su apoyo a Hernández e hizo un llamado a sus seguidores a plegarse a su elección y eso lo posicionaría con más del 50% de los votos, Barreto explicó que la realidad es que al no presentarse a los debates presidenciales tiene un electorado que no conoce su perfil, sus proyectos o su historia.

“En estas tres semanas seguramente saldrá a relucir su historia”, indicó el académico en referencia a los episodios machistas, violentos y xenófobos que ha protagonizado el candidato independiente.

Por otro lado, el experto manifestó que lo que sucederá en las siguientes tres semanas será muy importante para la definición de la elección de los y las votantes, puesto que pueden haber personas que desde la ingenuidad hayan votado por Hernández y su sentido de voto cambie en la segunda vuelta. No obstante, Barreto reiteró que las siguientes semanas serán profundamente polarizadoras y seguramente también se verá demostrado en el posible equilibrio que tendrá el próximo balotaje.

Síguenos en