Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 28 de noviembre de 2022

Escritorio

Diputada Éricka Ñanco por estado de excepción: “La seguridad no se trata solo de aumentar efectivos policiales o militares”

La parlamentaria mapuche destacó que es necesario empujar el diálogo para superar el clima de violencia que se vive en la zona sur del país. De todas formas señaló que hay grupos que buscan intereses particulares con este tipo de acciones.

Diario Uchile

  Viernes 8 de julio 2022 11:57 hrs. 
09 DE MARZO 2019 / SANTIAGO

Coordinadora 8M invito a un punto de prensa en Plaza Italia para entregar un balance de la jornada de movilización de ayer viernes 8 de marzo. (Erika Ñanco Vásquez, vocera de la Asamblea de Mujeres del Wallmapu)

FOTO: AILEN DÍAZ/AGENCIAUNO

Compartir en

Cuesta cambiar en cuatro meses lo que se ha hecho mal durante 30 años sostiene la diputada mapuche Éricka Ñanco al comentar la situación que se registra en parte de la Macro Zona Sur del país con la toma de carreteras, incendio de predios y maquinaria de empresas y la muerte de mapuche que ha llevado al gobierno a mantener el estado de excepción en la Región de la Araucanía y las provincias del Biobío y Arauco.

Si bien la parlamentaria reconoce la disposición al diálogo planteada por el gobierno del Presidente Gabriel Boric, hay dificultades, tensiones, grupos que no tienen una posición conocida y que actúan en el territorio, además de la contradicción que significa llamar a sentarse a conversar, pero al mismo tiempo aplicar la fuerza con el despliegue de efectivos de las fuerzas armadas.

“Se ve hacia afuera como una contradicción. Porque cómo podemos pedir diálogo si venimos con la fuerza, eso es algo ya en sí contradictorio, es una frase que no junta ni pega. A mí me consta que ha habido acercamiento, que ha habido formas de generar estos diálogos desde las comunidades y las no comunidades con el pueblo chileno, que no es mapuche, pero que también está en la zona. Sin embargo, hoy día la agenda pública siempre se va a centrar en la seguridad, en el uso de la fuerza, en los atacones, la delincuencia. Y al final esa es una agenda que está siendo bien marcada por la oposición”, precisa Ñanco en conversación con la primera edición de Radio Análisis.

Consultada por los periodistas Juanita Rojas y Claudio Medrano, la legisladora señala que a su juicio “los estados de excepción no son la medida que debemos aplicar en esta zona para poder acabar con la situación que se viene dando no sólo durante este año ni durante este gobierno, sino durante bastante tiempo. Es por eso que siempre vamos a mantener nuestra postura de rechazar los estados de excepción porque creemos que es a través del diálogo desde donde nosotros nos posicionamos para buscar una solución a un conflicto histórico que viene durante años dándose en las comunidades, en la Araucanía, en el Biobío”.

Para Ñanco “este es un tema que no solamente debe abordarse desde la perspectiva de la seguridad que es el plano de donde se ha estado observando y también obviamente dándole esta solución a través de la fuerza que es la militarización”.

Esto porque precisa que “hablar solo desde el plano de la seguridad, también es enfrascarse en algo que hay que ver desde nivel global. Hoy día en el país existe un problema con el tema de la seguridad y eso nos lleva a abordar esta situación no solamente tomando la Araucanía o el Biobío como medidas donde la militarización es la opción. Porque si no, en ese caso militaricemos a todo Chile y así acabamos con la delincuencia y con el crimen organizado”.

La parlamentaria insiste: “No creemos que la solución sea llevar directamente a la Araucanía en el caso nuestro, o en el Biobío, las fuerzas militares. Todos sabemos para qué están preparados los militares, cuáles son sus funciones reales y cuáles son las facultades que ellos tienen en caso de verse atacados”.

En este plano indica que se deben buscar fórmulas para llegar también a quienes se han negado a conversar. “Hay que buscar una alternativa que podamos llegar a un consenso y que podamos llegar a una solución que claramente es un tema para todos los que viven en este territorio”, subrayó.

Ñanco reitera que “si ya en 30 años ningún gobierno se ha hecho cargo realmente del tema mapuche, muy difícilmente que en tres o cuatro meses de gobierno que llevamos hoy día podamos solventar todas las necesidades y todas las situaciones de un momento a otro”.

Respecto a las complejidades que presenta el problema de la violencia en el sur del país, la parlamentaria indica que por una parte hay grupos que han expresado abiertamente su posición contra la presencia de las empresas forestales y compañías transnacionales, pero hay otros que ni siquiera se conoce cuáles son sus demandas.

“Acá nos encontramos con otra realidad que no solo tiene que ver con estos grupos que políticamente tienen sus límites bien definidos, sino que con aquellos grupos o aquellas personas que están descolgados de estos grupos, que no sabemos si son o no mapuche, que no sabemos cuáles son los intereses reales que tienen detrás y que no sabemos por qué hoy día se está asesinando a víctimas inocentes como el caso de Segundo Catril que pagan los platos rotos por otros que no sabemos a quiénes representan y los intereses que están defendiendo”, subrayó.

Para la representante existen también “grupos o personas que son descolgadas que defienden intereses egoístas y personales que no tienen nada que ver con la causa mapuche en sí, que no tienen nada que ver con la justa demanda histórica del pueblo mapuche. Eso creo que es lo que se tiene que investigar y el Ministerio Público tiene que jugar un rol mucho más activo, tiene que haber una inteligencia que actúe de manera mucho más eficiente en estos sectores para dar con los reales autores que hoy están causando estas situaciones”.

Para Éricka Ñanco, la posibilidad abierta con el proceso constituyente es una oportunidad también de comprometer al Estado chileno a un nuevo trato con los pueblos originarios, terminando con la lógica de que al cambiar un gobierno se modifican también las reglas del juego.

“El 4 de septiembre vamos a vivir una situación histórica que durante 30 años la estábamos buscando que se genere: El cambio de una nueva constitución que nos permita el reconocimiento constitucional como pueblos originarios, como primeras naciones dentro de este territorio. Y dentro de esta nueva constitución que sí nos reconoce como pueblo, podemos ir generando estos insumos que nos van a permitir en un futuro generar estos lazos de confianza y que no van a depender de un gobierno en sí, si no cómo el Estado se hace parte de estas garantías que deben estar, que no se cambien las reglas del juego”, concluyó la diputada.

Revisa la entrevista completa acá:

Síguenos en