Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 8 de agosto de 2022

Escritorio

¿Aprobar para reformar o para concretar?: Las distintas posturas en el oficialismo tras el emplazamiento de Boric

A un mes del plebiscito, desde Apruebo Dignidad están propiciando diálogos con sus pares oficialistas para zanjar cuál será la legislación conducente a una nueva Constitución y si bien reconocen coincidencias, toman distancia sobre presuntas reformas

Maria Luisa Cisternas

  Martes 2 de agosto 2022 20:01 hrs. 
Santiago, 10 de junio de 2022.
Imagenes referenciales del Boraddor de la Nueva Constitucion

Juan Eduardo Lopez/Aton Chile

Compartir en

Menos de cinco semanas le restan al oficialismo para arribar a un acuerdo respecto a reformas, adecuaciones o bajadas legislativas sobre la propuesta de nueva Constitución, luego que el Presidente Gabriel Boric instara a los partidos a avanzar en este entendimiento previo al plebiscito de salida. La premura del mandatario va en función de entregar certezas sobre el rumbo que tomará el país a partir del 5 de septiembre en el caso de que se imponga el Apruebo, considerando que el jefe de Estado ya se ha aventurado a proponer la instalación de una nueva Convención en la eventualidad de que triunfe el Rechazo en el referéndum.

“Creo que las coaliciones están de acuerdo con lo sustantivo, que el proyecto es perfectible, y son ellas las encargadas de dar las garantías de que eso se va a llevar adelante”, afirmó Boric, descartando dificultades en el oficialismo para llegar a un consenso. 

Para ello es que el Gobierno dispuso del Ministerio Secretaría General de la Presidencia para recepcionar las propuestas de los partidos. “Estamos instando a que puedan tener conversaciones tanto intra-partido como inter-partidos para que podamos tener con mayor claridad los elementos, los escenarios, las acciones que debiese emprender el Gobierno en conjunto con el Congreso desde el día 5 de septiembre en adelante”, indicó este martes el ministro Jackson.

“Por eso hemos dispuesto que todas esas propuestas que puedan convenir, ojalá las puedan hacer llegar a través de la Segpres“, complementó, aduciendo que serán los partidos “los que tengan las novedades” respecto a este acuerdo. “Creo que ellos y ellas serían los más propicios para poder responder el alcance de esa iniciativa”, agregó, sin abundar en el margen de acción que asumirá el Gobierno, ni en los mínimos comunes que habríamkm en el oficialismo para poder consensuar. 

¿Aprobar para reformar o para concretar?

Si bien desde Socialismo Democrático se ha dialogado en base a un documento del PPD titulado “Aprobar para Reformar” en el que el partido propone entre otras cosas, llamar a la nueva Cámara como “Senado de las Regiones”; reponer el nombre del Poder Judicial; reponer el estado de excepción constitucional de emergencia; eliminar la posibilidad de reelección inmediata del Presidente(a) y eliminar la iniciativa parlamentaria en materias que tienen costo presupuestario, en Apruebo Dignidad se han mostrado proclives a realizar pequeñas adecuaciones al texto de la Convención. 

De hecho, desde el Frente Amplio se ha trabajado en un documento bajo la idea de “Aprobar para Concretar”, en la línea de evidenciar acuerdos para implementar la nueva Constitución. Dentro de él se comprometen a que el nuevo Sistema Nacional de Salud permita que existan clínicas, hospitales públicos y privados, y que todas las personas puedan elegir dónde atenderse. Mientras que en materia de Justicia Indígena, proponen que los delitos que atenten contra la vida de las personas no sean competencia de este sistema.

En conversación con nuestro medio, personeros de Apruebo Dignidad evidencian sus posturas respecto a la viabilidad que tendría un acuerdo con sus pares de Socialismo Democrático a la luz de estas diferencias. En ello consideraron positivo el llamado del Presidente para zanjar cuál será la legislación conducente a una nueva Constitución en el caso que triunfe el Apruebo, pero afirmaron que las conversaciones en el oficialismo aún están en una etapa preliminar.

Así da cuenta la diputada y jefa de bancada de Convergencia Social, Gael Yeomans, quien está por generar una ronda de bilaterales con las jefaturas de bancadas del Congreso para erigir este acuerdo, de hecho, pronto encabezará una reunión con la timonel socialista Paulina Vodanovic. “También nos parece necesario que los partidos políticos y sus direcciones conversen a la vez sobre estos mínimos comunes que son necesarios para poder presentar una propuesta común respecto a cómo vamos a enfrentar una nueva Constitución en términos legislativos”, añadió.

En cuanto a los intransables de su sector, la parlamentaria señaló que “nosotros al menos no estamos cerrados a generar ninguna cortapisa al diálogo que vamos a iniciar. Si tenemos objetivos en esta conversación y que a nuestro juicio pasa por despejar las incertidumbres, algunas de ellas por fake news que se han planteado durante este tiempo y que es importante despejarlas al alero de qué va a ser la ley y la forma de implementación la que responda a estas incertidumbres”.

En esa línea indicó que “el compromiso legislativo que generemos también son líneas gruesas de cómo nosotros pensamos que debería funcionar una nueva Constitución y eso al menos creemos que todos deberíamos tener la disposición a conversar en estos términos amplios, pero sí teniendo como base que lo importante es responder a la ciudadanía y no a los intereses que podamos tener uno que otro sector político respecto al contenido mismo de la Constitución“.

“No pretendemos reponer el Senado como estaba”

A su vez, la timonel de la Federación Regionalista Verde Social, Flavia Torrealba, proyectó en términos positivos el diálogo en el oficialismo. “Veo mucho más que mínimos comunes”, comentó, en términos de “mucho acercamiento en materias como medioambientales, equidad de género, estado regional, que es una cuestión que nos interesa particularmente”.

“Vemos también esta necesidad de respaldar la idea de plurinacionalidad y refrendar la idea de que el país no va a dividirse, ni ninguno de estos riesgos que aparentemente el Rechazo está levantando, por lo tanto creo que es bastante lo que tenemos en común”, agregó.

Sin perjuicio de ello, reconoció que hay cuestiones en las que el oficialismo no se pondrá de acuerdo, lo que releva, a su juicio, la importancia del llamado que hace el Presidente, en cuanto implica “ponerle una baranda a las expectativas de nuestros socios de coalición”. 

“No pretendemos reponer el Senado como estaba instalado en este momento y si es que alguna fuerza de Socialismo Democrático va con esta idea, sentarse a conversar creo que es una buena forma de evidenciar las diferenciaspara ver cuáles son las formas que va a tener nuestra relación al momento en que haya que votar las leyes. Creo que esa discusión también tiene que darse de cara a la ciudadanía, que la gente sepa qué tan intensamente están las fuerzas políticas comprometidas con el texto constitucional“, afirmó.

Generar una “bajada legislativa” o “autoregulación”

Por su parte, el ex convencional constituyente del Partido Comunista, Marcos Barraza consideró que este debate “no se agota hasta el plebiscito, sino que que también se da con posterioridad al plebiscito” y que el diálogo “debe ir en función de precisar cuál es el ámbito de acción de lo que habría que perfeccionar”. En ese sentido, afirmó que a su juicio, las adecuaciones deben ir en pos de generar una bajada legislativa concreta sobre las normas y procurar una autorregulación en cuanto a posibles reformas al texto. 

“La autorregulación en este caso es importante, porque no se trata de hacer una nueva Constitución, sino que perfeccionarla o darle bajada legislativa porque yo insisto que mucho de lo que allí está presente requiere más bien bajada legislativa que reformas constitucionales. Entonces creo que la autorregulación es clave a objeto de no intentar, que eso sería bastante inconveniente, reabrir un debate en términos de una propuesta constitucional que ya está propuesta pero que requiere perfeccionamiento”, señaló.

En ese sentido precisó que la autorregulación sobre posibles reformas debe considerarse en cuanto a “no desmantelar el texto constitucional, porque hay un mandato que es claro desde el punto de vista de la ciudadanía y que nos tiene en este proceso transformador que es darnos una nueva Constitución“, añadió.

En ello coincidió Torrealba, al afirmar que “los partidos no tenemos ninguna atribución para cambiar ningún texto. Lo que nosotros podemos hacer es un gran acuerdo marco en torno a principios generales que vamos a defender después a través de nuestros parlamentarios y parlamentarias en la etapa de adecuación de normas“.

En ese sentido, afirmó que desde el FRVS “no queremos ponerle apellido al Apruebo porque tampoco tenemos la autoridad ni las potestades, porque no la hemos recibido de parte de la ciudadanía, como sí la recibió la asamblea constituyente, por tanto mal podríamos sentarnos a pactar una reforma a la Constitución. Sin embargo este gran acuerdo marco de principios, creo que nos va a guiar en las conversaciones que tengamos posteriormente en el Congreso Nacional”.

Imagen: Agencia Aton.
Síguenos en